Una conferencia en Taipei.

Como podéis imaginar, ambos países han vivido de espaldas por las malas relaciones entre ambos gobiernos. Si bien Taiwán siempre tuvo muy buena relación con EEUU, la diplomacia china le ha ganado terreno por la importancia estratégica de este país. Así las cosas, hasta hace bien poco todavía había familias separadas que no se veían desde la escisión. De hecho, no fue hasta 2009 que empezaron los vuelos directos entre ambos países (antes se debía hacer vía Hong Kong).

En 2008, me invitó la cámara de comercio taiwanesa en España a dar una conferencia sobre logística especializada como representante de Logisfashion. La charla la di en el marco de una Conferencia internacional que se realizaba en Taipéi con el objetivo de promocionar las inversiones extranjeras. La verdad es que fue un éxito y me permitió conocer la ciudad, que quedo perfectamente definida por Gonzalo Jerez,  nuestro anterior Director en China…. “es como la ciudad de Blade Runner”; y, efectivamente, tiene ese aire postmoderno y decadente que se podía experimentar en la película de Ridley Scott. Tal vez es como China se verá dentro de 20 años o bien, Taiwan hace 20 años se vería como China ahora….

Desafortunadamente, no puedo dar muchas pistas de restaurantes o bares porque llegué directo de México y las 14 horas de diferencia fueron un jet lag insalvable…tardé los 2 días que estuve en acabar de entender donde estaba y que pasaba!!. Eso si, me quedé con las ganas de conocer los famosos resorts de aguas termales en el campo, que supongo deben de asemejarse a los onsen japoneses…

Taiwan o la “China traviesa”.

No dejamos China del todo, sino que nos pasamos a la China traviesa o a la República China (no la Popular) como los propios chinos llaman a la díscola provincia, dejando así claro que no la consideran un país extranjero sino una parte más de su país, habitada por chinos Han como ellos.

A la antigua isla de Formosa fue a refugiarse el General Chiang Kai-Shek en 1949 huyendo despavorido de la revolución de Mao Zedong. Aprovechó el líder del Kuomintang (o partido nacionalista chino, rival del Partido Comunista) para llevarse todas las reservas de oro del Banco de China y estableció la República de Taiwan junto con un millón y medio de chinos que se desplazaron con él. A esta incipiente República la protegió su amigo Eisenhower plantando la V flota entre China y Taiwán por si alguien intentaba tomarse la justicia por su mano.

Recuerdo un viaje por la costa este de China, en la bella ciudad de Xiamen (provincia de Fujian) desde donde se divisa una pequeña isla despoblada perteneciente a Taiwán. Llamaba la atención que en ambas costas habían puesto pancartas gigantes con símbolos propagandísticos,  mensajes a la otra parte: “Un país, dos sistemas”  en la parte China y algo así como “queremos volver pero tenéis que cambiar…” en la parte taiwanesa.

El crecimiento de Taiwán fue muy importante en los años 70 (todos los de mi generación lo recordamos como el país que sustituyó a Japón en el “made in” electrónico de nuestra infancia), si bien, ha sido ya superada por otros países emergentes (como China, donde hay muchas inversiones de empresas taiwanesas en fábricas, por ejemplo, de calzado).

La semana que viene seguimos…buen finde.