“Con las manos en la masa”

La verdad es que al escribir esto ya he pasado nuevamente por Bogotá. Llevo una racha de viajes que se me hace difícil planificar los posts y llevar una bitácora  accesible para quien me siga. Siento, por ello, mezclar historias o restaurantes que pertenecen a viajes diferentes. Puede ocurrir y tampoco me preocupa demasiado pues el orden no ha sido nunca el objetivo de este humilde blog.

Así, puedo hablar de 2 visitas al precioso hotel de la Ópera en Bogotá (uno con el Comité y otro con el Consejo…); justo al comienzo del Centro Histórico la Candelaria y a 2 pasos de la Plaza Bolívar donde se sitúan los edificios más representativos de Bogotá: la Catedral, el palacio de gobierno, el ayuntamiento, la casa Nariño (hogar del Presidente) y el Palacio de Justicia. Éste último totalmente remodelado tras ser destruido en 1985 tras la toma del mismo por el grupo guerrillero M19 y el posterior asalto que no hizo sino aumentar la carnicería del ejército colombiano que no dejó vivo ni al tato (bueno, alguno que luego fue alcalde de Bogotá sí que salió vivo). En total más de 100 muertos con varios desaparecidos que, muchos años después, fueron reconocidos en fosas comunes…no suena bien, ¿verdad?

en-la-candelariaAhora intento darle forma porque esto me lleva a muchas historias apasionantes que son hitos del psique colombiano. El primero, como no, me hace enlazarlo con el reciente referéndum (justo mis viajes fueron 2 semanas antes y una después del fiasco). Lo que iba a ser la fiesta de la paz se convirtió en una pesadilla para muchos colombianos de buena fe. Nadie entiende desde fuera que se vote NO a un proceso que traería la PAZ después de 50 años de barbaridades. Por muchas concesiones que se hagan y después de una campaña donde las voces en contra eran mínimas aunque poderosas (Uribe, siempre Uribe…), por sólo 50.000  votos y en unas elecciones donde hubo casi un 60% de abstención, los colombianos, en todo su derecho pero de manera, reitero, poco comprensible lo rechazaron.

Esto abre un periodo de incertidumbre que ha generado una movilización popular nunca vista en Colombia que podría llevar a que se llegara a una solución final empujada por el pueblo y no por los políticos. Y esta podría ser una de las causas del rechazo al proceso: la baja popularidad de sus políticos y, especialmente de su Presidente Santos que, a lo Cameron, pretendió jugarse al todo o nada el Proceso de Paz y le salió cruz…bueno, al menos se llevó el Nobel que algunos opinan era lo que realmente buscaba.

carlos-y-toniAhora está la plaza llenándose de acampados que protestan en general (vi incluso pancartas anti taurinas) y llegan hasta la misma esquina donde se puede visitar la Casa del Florero.

Es este uno de los puntos clave de la Independencia de Colombia (la historia siempre se cuenta como se quiere o como es más divertida). Parece que el robo del susodicho florero o la no cesión por parte de unos hacendados españoles, generó revueltas que fueron el detonante o la excusa para el comienzo de las refriegas que llevaron a la liberación de Bogotá. No es que le de mucha verosimilitud a la historia que, por cierto, me recuerda a una en México con los franceses y unas tartas.

En la peatonal que sale entre el Palacio y la casa del florero, mataron a Gaitán; ese prócer colombiano de los años 50 asesinado por las oscuras fuerzas reaccionarias  (podría haber sido el Kennedy colombiano). Esta sí que es una historia interesante perfectamente relatada por el escritor colombiano (uno de mis tops) Juan Gabriel Vásquez  en su última novela “La forma de las ruinas”. Un imprescindible que también mete en el cóctel la muerte, en la misma zona, del General liberal… Uribe Uribe (siempre Uribe) manejando nuevamente la teoría de la conspiración común en las 2 muertes anteriores. ¡Apasionante!

Es esta Avenida la que lleva al Museo del Oro. Muy interesante (imprescindible un guía) para entender el manejo que del oro hacían los indígenas precolombinos y como debió ser el choque de culturas con los materialistas conquistadores.

con-las-manos-en-la-masaNo me voy sin antes contaros el Curso de Cocina que hicimos con el Comité en la escuela del argentino Mariano Moreno en Bogotá. No cabe duda que este tipo de trabajo en equipo genera un espíritu que no se consigue de otra manera.

Ver como Gonzalo con su afán gallego de la carne cruda destrozó la posta cartagenera (punta de anca sellada y cocida en su salsa aderezada con panela o el azúcar de los pobres) a pesar de los esfuerzos de Toni que, eso sí, prefirió hacerse su propia tortilla de 20 claras de huevo.

Fue sin duda el arroz con coco uno de los platos más sobresalientes de la terna aunque hicimos tanta cantidad que podíamos haber dado de comer a un regimiento.

No faltó el grupo de las chicas con un patacón con hogao. Sencillo pero sabroso. Tal vez nos debíamos de haber atrevido con un sancocho o un ajiaco pero la experiencia estuvo divertida (sobra decir que cuanto más vino tomábamos más divertida se volvía).

 

Casi se me escapa el vuelo a Bogotá

Y tenía a todo el equipo ya esperándome en Bogotá y yo sudando la gota gorda en el Uber  con destino al aeropuerto. Se me había complicado un poco la mañana ya que había desayunado con un cliente importante en el hotel y nos habíamos explayado a gusto. Luego me puse con un par de temas, carrerita por Chapultepec y a las 3:00 al Uber para llegar al aeropuerto –calculaba- sobre las 4:00 y tomar el vuelo a las 5:50 con destino al Comité Intercentros de Logisfashion que este año se celebraba en Bogotá.

Normalmente el trayecto no debe durar sin tráfico ¡Qué entelequia! más de media hora. Pongámosle una hora para ir cubiertos, hora y media a lo sumo…todavía vamos bien llegando a las 4:30 al aeropuerto. No contaba con que las cosas se iban poniendo muy negras, ya salir de Polanco en dirección al Circuito Interior fue una odisea. Semáforos que se ponían en rojo sin avanzar nada, bocinas a doquier, cuando tocaba avanzar se metían los de la otra dirección, cuando se ponía en rojo avanzábamos, eso sí, mínimamente. Y el tiempo inexorable, haciendo lo que mejor sabe, pasar…

trafico-y-caos¿Dónde están los policías organizando los cruces si nadie hace caso a los semáforos?

Y siempre había un conductor más espabilado que se metía y nos taponaba. Y yo sudando de los nervios y del calor que hacía. Maldije a mi conductor varias veces -por lo lento que me parecía y por no llevar aire- pobre hombre, se esforzaba y de verdad, sufría casi más que yo. Y no nos movíamos… por fin Circuito Interior (una especie de ronda de Dalt/M30 siempre colapsada). Mi única opción pasaba porque fuera fluida. Cosa que no iba a ocurrir. Cuando parecía que salíamos del follón y medio andábamos, otra vez nos parábamos; y el caos, no había por dónde cogerlo. ¿Queda mucho? Yo ya conocía la respuesta pero necesitaba que me mintiera el chofer. Lo hacía pero la cara le delataba…”hombre…depende del tráfico” y allí seguíamos, a vuelta de rueda…

Las 5 de la tarde y nos aproximábamos. Parecía que llegando al aeropuerto el tráfico se animaba y se hacía más llevadero.

  • ¿Terminal 1 (la antigua)?,
  • “No, a la nueva que es con Aeroméxico”.

maletaSí, a la terminal nueva unida a la antigua por un moderno monorraíl sin conductor que hace el trayecto en 3 minutos y una recién construida autopista de 2 carriles que…y esa iba a ser mi perdición, se colapsa por una rotonda a la entrada de la terminal donde confluyen los que van, los que vienen y los que pasan. El caos, otra vez el caos, parados a unos 500 metros de la rotonda…las 5:15 y no avanzamos…y 20…, después de haber avanzado 50 metros a lo sumo hago de tripas corazón y me bajo del taxi con mi maletón verde clorofila. Y a correr entre los coches parados (humo, bocinazos, más gente que se baja, eslalon…). Llego a la rotonda jadeando y maldigo a los policías apoyados en el capó de los coches patrullas charlando tranquilamente. Cuento 5 de ellos mientras voy superando a otros viajeros desfondados. Entro en la puerta de la terminal a las 5:30, subo a Aeroméxico -sudo mucho pues hace calor- y veo la cola para facturar.  No way! Afortunadamente hay una cola de “last minute” con unas 10 personas. Imposible hacerla.

  • Señorita” y le explico mi situación;
  • “Esta es su cola caballero”
  • Pero perderé el vuelo…no puedo hablar con alguien para pasar y ver si hay alguna opción; el vuelo embarcaba a y 5 y son y media…”;
  • “Hable con la coordinadora pero le dirá que esta es la cola”

La coordinadora al teléfono; me mira con desprecio (yo también me hubiera mirado con desprecio, desaliñado, sudoroso, implorante…) y levanta la mano en una señal de

  • “¡Alto!” ¿no ve que estoy hablando?
  • “Es que pierdo el vuelo”
  • “Siempre hay un vuelo después” (me había salido filosófica…); le explico la situación y como me había predicho la otra señorita me manda a la cola de último minuto.
  • ¿No entiende lo que le digo? Si hago esa cola mis pocas opciones actuales desaparecen” suplico humillándome ya sin ningún tipo de vergüenza, “No puedo perder este vuelo” recalco “es el último…”;
  • “Nunca es el último….” Ahora sí que la noto socarrona o poco solidaria…
  • Déjeme pasar a un mostrador” me aventuro.
  • “¡Qué falta de respeto! pida permiso primero a los de la cola”

Me doy la vuelta y procedo a pedir permiso a los primeros de la cola que me miran con cara de entre asco y pena y me perdonan la vida con cierta displicencia…”anda, pasa, pasa…” y me lanzo al mostrador…

  • “Tengo el vuelo a Bogotá a las 17:50 y…..”

Ahora es la chavalita del mostrador que imaginaba menos escrupulosa la que me mira mal y me hace callar:

  • “Me parece una falta de respeto, hay que llegar con tiempo…”. Me callo lo que pienso, la de veces que ha sido el vuelo el que ha salido tarde, lo mal organizado que está el tráfico en esta ciudad….
  • -“Ya lo sé pero no ha podido ser y el vuelo sale en 20 minutos….por favor….he pedido permiso a los de la cola
  • -“¿A todos los de la cola?”; dudo si ahora sí que se está cachondeando de mi desgracia;
  • -“A todos no, sólo a los primeros
  • -“Pues tiene que ser a todos” no hay tiempo para protestas, me giro, ya no sé cómo humillarme más y grito exponiendo mi situación a toda la cola. Como es una cola de último minuto nadie va sobrado así que no me faltan miradas asesinas. Aparte de esto parece que nadie pone pegas…me equivoco, un padre con una hija pequeña (el juicio popular ya está perdido) grita desde el fondo de la cola: “yo tengo el vuelo a y 35…”; este sí que está jodido, pienso, y le digo que pase, que se cuele él también pero que no me haga perder el mío. Cosa que hace y furibunda aún más a las masas…

Finalmente accedo al mostrador e insisto en que ahora sí, que tengo el permiso de la cola. La muchacha no parece muy convencida pero me pide el pasaporte para ver de qué manera prosigue el castigo.

  • “El vuelo está cerrado”; me lo imaginaba pero estuve hábil y en el coche había movido hilos;
  • “Tengo el pre embarque hecho aunque no tengo tarjeta de embarque”; esto la desarma y noto un gesto de fastidio.
  • “Está bien, le daré la tarjeta de embarque…no lleva equipaje, ¿verdad?”
  • “No, que va, miro mi maletón pero lo escondo como puedo”, adiós a la colonia Atkinsons regalo de mi amigo Jorge…

Con la tarjeta entre los dientes corro al control de seguridad (me consta que están embarcando desde hace tiempo). Obvio que se dan todas las circunstancias propias de una situación así, cola enorme que me salto suplicando y no mirando atrás, control de seguridad donde me hacen sacar y colocar varias veces en bandejas diferentes portátil y iPhone y, la de más difícil situación, la maleta no cabe por la máquina de rayos x. Finalmente la meto en diagonal, me la hacen abrir pero el oficial se apiada de mí y no me quita la colonia ¡Qué arbitrario es el tema de los líquidos!

Y corro, corro por la terminal esperando que no hayan cerrado la puerta de embarque y, al mismo tiempo, pensando que hacer con el maletón. Llego a mesa puesta (el último) y consigo que me bajen la maleta a la bodega en la puerta del avión. Me siento sudoroso pero feliz en mi asiento -además no se sienta nadie a mi lado lo que agradezco- y me relajo…por fin, me relajo.

Tengo 4 horas para pensar en la aventura y llegar descansado a Bogotá porque allí me esperaba mi equipo y de alguna cerveza no me iban a dejar escaparme….

bogota

Buen comer y mejor beber en Monterrey

Después de una escala en Bogotá donde conseguimos cerrar el fichaje de quien será el monterreyDirector General de Logisfashion Colombia y quien estamos convencidos nos va a aportar muchísimo para el desarrollo de la compañía. Además de eso Bogotá nos premió con una cena maravillosa con Carlitos y Sra. (tras visitar la nueva mansión que se nos ha comprado el matrimonio más mediático de Colombia) en el café Niko, con 2 jornadas de lluvia y frío que nos hicieron olvidar rápidamente el benigno clima chileno (cómo me cuesta acostumbrarme al plomizo tiempo bogotano). Y un gran descubrimiento, que el Director del hotel donde cada vez más nos sentimos como en casa, el Exe Bacatá cercano al parque de la 93, es un forofo atlético y pudimos ver conjuntamente (junto con varios amigotes suyos todos colchoneros) el Barça-Atleti de la ida de cuartos de champions. Admirable la elegancia de Pere rodeado de fanáticos colchoneros indignados por el arbitraje de un alemán que tenía claro que no quería al Atleti en semifinales; que templanza la suya; ¡chapeau!

Salto para México tras 3 noches en Bogotá de recuperación tras el fin de semana de Santiago y me encuentro con mi padre recién llegado y con ganas de México…Para empezar magnífica cena en el Quintonil invitados por Yuri. Hacía tiempo que no iba pues no es fácil conseguir mesa (¿Qué hilos movería Yuri?) y la verdad es que es un restaurante en progresión continua. Cocina mexicana sin estridencias pero con un estilo propio muy marcado. Creará escuela si no lo ha hecho ya. Para mí por encima del  Pujol que es el restaurante considerado como en número 1 en México.

Después de un Consejo que debería de haber sido para revisar el plan estratégico (que tiene mucha tela que cortar) y que por la presencia de los “nouvinguts” se convirtió en una carrera de fondo de la que fueron cayendo elementos con el paso del tiempo hasta que nos quedamos en familia (nunca mejor dicho), teníamos el cumpleaños del gran Jorgito en La Única. Como siempre que está Jorge de por medio (y si Paulina toma los mandos) no faltó de ná (especialmente alcohol) y disfrutamos de la compañía hasta bien entrada la noche. Sí señor, cayeron unos cuantos gin-tonics pero un día es un día y si no se celebra hoy quien sabe lo que podremos celebrar mañana…

elgranpastorY nos esperaban para disfrutar del fin de semana en Monterrey 2 buenos amigos de la familia con ganas de ver a mi padre; aquí sí que fue llegar y no parar. Además de que son gente de buen comer y mejor beber, se fueron turnando para que no faltara detalle. Recepción con cena de cabrito asado (la especialidad de Monterrey) y Machitos (especie de morcilla con todo lo que va en las tripas del animal…delicioso) en el Gran Pastor. Bien regadas con 2 botellas de Alión que el gran Victor Canavati trajo de casa (muy típico esto entre los lugareños). Como mi padre se centra en el tequila y D. Victor bebe pero no tanto…y como las botellas se acabaron creo que tal vez regué demasiado el cabrito; eso sí medio cabrito nos tomamos y no quedó ni el recuerdo.

Costó la digestión nocturna, más allá pues acabamos la velada fumando un puro mexicano (Revolución) en casa de Don Victor a eso de las 2 de la mañana (con una copita de coñac que se priva de nada…) con una animada charla que cada vez me costaba más procesar.

Tras un poco de gym matutino y el partido del Atleti contra el Español, llegaría la comida en otro magnífico restaurante de, como no, carne. Espectacular la misma, con buenos antojitos mexicanos y mejor compañía: toda la familia Canavati (no pueden ser más encantadores las 3 generaciones de Canavatis reunidas en la mesa). Acabamos tarde (sobre las 6) y decidimos era buen momento para un paseíto por Monterrey y su macro plaza que es donde se reúnen los monumentos más emblemáticos que, dicho sea de paso, no son tantos. Ciudad más industrial que histórica situado en lugar de paso pero con una climatología adversa (mucho calor en verano pues es casi desierto y frío en invierno al ser un clima muy continental).

monterrey2

Claro está, el paseíto pretendía preparar el remate final; cena con Ernesto y el Películo en el Gallo 71; restaurante de moda y, claro está, de carne. Gente guapa a mansalva y ambiente exclusivo. Qué buenos los tacos de cochinita y la carne; incluso probamos un pescado que no recuerdo el nombre pero era una delicia.  No os cuento con que regamos la comida (aparte de algún que otro tequila) se trajeron de casa 2 botellas de Pago de Carraovejas…

¡Si es que tomo mejores vinos en México que en España!

“Si se trabaja y se quiere, se puede!”

Nadie dijo que los comienzos fueran a ser fáciles. Con un crecimiento como el que llevamos en 2015 por encima del 50% a nivel de grupo y con aperturas permanentes (Colombia, Panamá, Miami…) las situaciones se vuelven a veces complicadas y afloran las tensiones dentro y fuera del equipo. Es normal en situaciones de alta exigencia y altos niveles de estrés. Las operaciones necesitan rodarse, los sistemas afinarse, los procedimientos ajustarse, las personas formarse…

Quiero aprovechar estas líneas para mandar ánimos a todo el equipo de Logisfashion; a aquellos que están desplazados dando servicio a los almacenes que se están montando, a los nuevos clientes y a aquellos que, desde Central, ponen también todo su esfuerzo en apoyar el desarrollo de las nuevas operaciones. Este es un gran proyecto con un gran equipo. ¡Que no decaiga el ánimo ante las dificultades muchachos!

Como decía el Cholo: “Si se trabaja y se quiere, se puede…¡ánimo muchachos!”

Y no quiero establecer paralelismos extraños pero escribo todo esto mientras el mismísimo James Bond llega a la ciudad de México. De hecho veo desde la ventana de mi hotel su llegada a la premier de su nueva película Spectre en el Auditorio Nacional. Parece que es fin de semana de acontecimientos (será por ser el día de los muertos) pero el otro día me crucé con Fernando Alonso en el hall del hotel. Y corría huyendo de los fans mucho más de lo que acabó corriendo en el Gran Premio… ¡perra vida!

equipo Logisfashion Colombia

Ya os digo, semana intensa de trabajo donde nos habría venido de perlas un par de 007s. No paramos entre negociaciones con clientes, partners, proveedores. Eso sí, dio para conocer un buen restaurante (como siempre actuó Carlitos de Cicerón). Acaba de abrir el cocinero asturiano Koldo Miranda el restaurante “El Gamberro” en Bogotá y me pareció un restaurante con alma, con sabor, algo que no es fácil de encontrar en los nuevos restaurantes de Bogotá que todos están muy bien pero que, al final, todos son muy parecidos: modernos, aseados…y un poco insípidos para mi gusto…ahhh…y caros, todavía muy caros a pesar de la devaluación del peso (y no os cuento si pedís vino).

¡Ayyy la devaluación del peso!….todo el mundo llora, como si se pensase que la era de las materias primas, que había convertido a países parias en los amos del universo, fuera a durar eternamente. Se creó ese espíritu típico de las burbujas que hacia crecer riqueza como hongos. Pero amigos, la riqueza que se crea de manera artificial desaparece igual que viene y sólo los de siempre sacan rédito de la misma; ¿Serán aquellos mismos los que las crean para sacarnos el dinero del bolsillo?

Bueno, vuelvo a la realidad que me voy por los cerros de Úbeda, lo dicho, el restaurante me pareció muy bueno porque, extraño en estos proyectos que ponen el apellido pero los chefs no están encima, consigue crear algo diferente, algo que sorprende, algo con “armonía” (aquí guiño a Paula).

También tuvimos ocasión de cenar con el equipo, con el que se va formando en Colombia/Panamá (donde en breve seremos ya más de 70 personas) y con el que se está desplazado apoyando con gran esfuerzo la puesta en marcha…Eva, Quim, Pere…y en breve Hector, Gonzalo, Oscar, David…todos contribuyen a este proyecto y sin él no seríamos nada.

Cenamos, nada más y nada menos en la versión capitalina de mi adorado Andrés carne de res…el Andres DC que impresiona por el tamaño (un edificio entero de 4 plantas remedando al original en Chía) con capacidad para 700 personas que llena día sí y día también. ¡Madre que negocio tiene el amigo Andrés! Eso sí, difícil trasladar el carácter y la personalidad del original. Se ve como lo que es, una copia perfectamente ejecutada.

Y aunque uno ya no da para muchas alegrías nocturnas y esa semana estaba especialmente cansado, no dejamos de ir a tomar la penúltima en la zona T en un sitio muy chulo de conciertos con una terraza espectacular (Armando Records) donde acababan de tocar los Planetas. Ese Fer se las sabe todas por la noche…

Bogotá…ciudad difícil pero me gusta

La verdad es que Bogotá es una ciudad bastante inhóspita. No le quito mérito al desarrollo que ha tenido en los últimos años con la apertura, es verdad, de un gran número de restaurantes adaptados al gusto moderno; restaurantes mediterráneos, franceses, más tradicionales, cervecerías artesanas…vaya, lo que se entiende por desarrollo, lugares pulcros con una comida aseada que te encuentras en todas las grandes capitales.

Como decía, esto es indudable pero voy a mi frase inicial; Bogotá es una ciudad inhóspita porque cuesta cogerle el tranquillo. El clima no acompaña…normalmente nublado y frío (la altitud no es como en México que suaviza las temperaturas, tal vez porque hablamos de 2600 y no 2200 metros de altitud) y se te cala hasta los huesos haciendo que uno se constipe con bastante facilidad. Tampoco ayuda que esperes otra cosa y no vengas preparado o que las casas no estén tan preparadas como en otros lugares más fríos… ¿Y el tráfico? Ay, el tráfico…no salgas en hora punta del Chicó porque estás muerto. No es sólo que haya mucho tráfico sino, y sobre todo, que faltan vías de comunicación (para ir del norte del país al sur has de cruzar por el centro de Bogotá) y no hay metro… ¿una ciudad de 8 millones de habitantes sin metro? Pues sí, imaginad lo que puede ser eso.

¿Y el business? Pues tiene buena pinta. Logisfashion Colombia va tomando forma. Ya tenemos la sociedad constituida junto con un socio local y esperamos empezar a funcionar a partir del mes de abril. En breve empezaremos a desembarcar y a poner en marcha cosas. En este último viaje aprovechamos para ver las diferentes zonas francas de la ciudad (un concepto interesante éste que no se ve en todas partes) y la verdad es que están haciendo unos desarrollos muy interesantes que falta redondear con unas infraestructuras adecuadas. Estoy convencido del potencial del país y lo mucho que puede desarrollarse Logisfashion en el mismo.

IMG_1500Pero bueno, a mí me gusta y más estando Carlitos por allí que nos lleva a los sitios de moda. Magnífica cena nos pegamos durante mi último viaje en el gran Harry Sasson (que no tiene nada que ver con Vidal y, de hecho, está entre los 50 mejores de Latinoamérica según la guía Restaurant).

Eso sí, en precios no esperéis chollos. Bogotá es también una ciudad cara. Caro en vivienda (obvio en la zona buena que es donde quiere vivir la gente con pasta), caro en restaurantes y caro en hoteles. Gracias al encanto de Pere con las relaciones de los hoteles, conseguimos una muy buena tarifa en el Exe Bacatá de Eurostars (muy bien situado sobre el parque de la 93 y recientemente inaugurado). Y todo pinta bien en el hotel pero…algo falla, como que hay demasiadas cosas pequeñas que no acaban de funcionar y te sientes incomodo…tienen una maravillosa terraza donde “se puede fumar!!!” mientras te tomas una cerveza (no es baladí en Bogotá donde han llevado al extremo la cruzada contra los fumadores) pero resulta que cierra a las 22 horas, tienen un gimnasio apañadito pero las máquinas de correr se paran a los 5 minutos de empezar por falta de mantenimiento (ya me ha pasado en 2 viajes diferentes) y con una preciosa piscina en la azotea que creo que jamás nadie ha utilizado ni utilizará (por el frío). Eso sí, el desayuno es muy bueno (aunque el hotel está lleno de españoles…ummm punto negativo).

¿Y el servicio? Desbordado, atento pero desbordado…raro es que en América te encuentres un servicio con tan poco personal cuando la amabilidad y la cantidad de servicio es siempre una de las grandes virtudes. ¿Mentalidad española en la gestión? También he de decir que el gerente (español) un 10, supliendo las carencias del servicio y de la infraestructura.

IMG_1486Aunque para anécdotas la que me contó Carlos sobre el hotel Nogal que es el club de la alta sociedad bogotana (donde, como no, Carlos nos invita a ver los partidos de fútbol cada vez que vamos y donde estuve yo la primera vez que fui en noviembre del 2013 invitado a dar una conferencia sobre estrategia en las empresas textiles). Pues resulta que hay gran polémica porque un “hombre de negocios” mexicano de visita en la ciudad fue encontrado muerto. Y no por intoxicación etílica sino por un mal funcionamiento de la calefacción que envenenó el ambiente…glubs…y yo dormí allí con Paula (¡espero que no en el mismo cuarto!!!)

De celebraciones familiares en Colombia

O soy muy oportuno o la familia Villa celebra y celebra y no deja de celebrar…

Después de pasar por México a comprobar la buena salud de la operación y de un viaje relámpago a Medellín donde visitamos a nuestro ya cliente Crystal con el que operamos en México y China y esperamos en breve también tener la oportunidad de trabajar con ellos en Colombia, llegué a Bogotá un viernes por la tarde.

En Medellín tuve ocasión de presenciar la llegada al hotel la noche anterior de un equipo uruguayo (Defensor de noseque) que acababan de ganar al equipo local (Nacional de Medellín) en las semifinales de la Copa de Libertadores. Se les veía contentos…muy contentos….y venían escoltados por un grupo muy festivo. Yo, que soy muy vivo, ya me vi algo venir mientras me tomaba una cervecita. Al día siguiente algo le comenté a Pere sobre la fiesta que se habían corrido….y efectivamente, tal fue así que salió en los medios locales…drogas, sexo y rock&roll en el Intercontinental de Medellín…con fotos bastante explícitas de lo ocurrido (creo que me pareció ver a la escultural aunque madurita mujer del Presi en los brazos del portero y figura del equipo).

IMG-20140610-WA0003Como decía, llegamos a Bogotá y después del atasco de rigor, Carlos nos confirmó el plan para el fin de semana que consistía en: Viernes por la noche; recepción en el Museo del Tequila donde su primo George (el gran George que tantas alegrías nos dio durante su estancia en Barcelona) celebraba su cumpleaños. Cabe aquí decir que, después de 2 días en México todavía no había pisado restaurante mexicano alguno pues por h o por b ambas noches había acabado en restaurantes españoles (de los que soy  cero fanático cuando viajo). Pues tocó en Bogotá y, si bien pensaba que el primo George se nos había domesticado, fue que no. Cayeron una tras otra botellas de Herradura reposado por lo que no me preguntéis por la comida (decían que no valía mucho pero después de la quinta botella…que quieres que te diga…). Ocho cayeron, ocho y no eramos ni veinte con las esposas (que creo que beben menos).

IMG-20140610-WA0001Este primer evento dificultó, sin duda el segundo que tenía lugar a la mañana siguiente. Me cuesta entender los horarios colombianos; comunión de la niña de Carlos a las 9 am!!! Menos mal que Carlos, con buen criterio, tuvo la amabilidad de invitarme sólo a la comida en el gran Andrés Carne de Res. Costó llegar porque se come pronto y se atasca uno mucho.

Con George de punta en blanco después de la mala cara que le vió acabar la noche anterior (nada comparable a la de su amigo Pacho…el borracho…) acabamos llegando una hora tarde pero…vaya homenaje nos pegamos!!!

No me extiendo sobre el AndrésIMG-20140610-WA0002 porque ya lo he hecho anteriormente y es, posiblemente, el restaurante más curioso del mundo. Hay que ir para verlo pero he de decir que lo de menos es la comida (y eso que no se come nada mal) sino toda la parafernalia alrededor de la misma…

Y para el domingo lo mejor…o eso pensaba yo….ver como el Atleti se proclamaba campeón de liga lo que nos permitiría pegarnos una gran fiesta bogotana (para variar). Para eso había que ganar al Málaga en casa y que el Barça no ganara en Elche. Además lo vería con Pere que, como todo catalán con el Rh adecuado, es culé a muerte (como todos sobre todo cuando ganan…) y no me olvido que Carlitos me guarda las apariencias pero tiene un pasado oscuro…

No saldría bien el día hasta el punto que resultó ser el día de la madre (no debe de ser un asunto muy serio porque cada país lo pone cuando le sale de las narices pero parece que en Colombia es cuestión de estado) y Carlitos se negaba a abandonar el hogar familiar ante la amenaza por parte de María Isabel de todo tipo de represalias.

IMG-20140610-WA0000No pasa nada Carlitos…nos plantamos en tu casa como 2 campeones! Con camisetas del Atleti para dar y tomar…fueron cayendo las cervezas y el tema se fue animando; y marca el Málaga…pero empata el Atleti…y el Barça sigue empatando…y acaba el partido en Elche y queda el descuento y si el Atleti marca es campeón y…se queda sólo Adrian y chuta a la escuadra….y la saca el puñetero portero del Málaga….bluffffffffffff!
Pues nada, más alcohol y ya seríamos campeones la semana siguiente en el campo del Barça y más gintonics…y un puro de los que le regalamos a Carlos por su boda (hace 5 años ya y ahí siguen!!!).

Vaya que nos hicimos fuertes y nadie nos movió de allí hasta las nueve de la noche…