Key West y Miami beach…entre jubilados y DJ´s

Después de la peripecia con la policía, llegamos a Miami justitos para la cena. Eran sólo las 9:30 pero nos pusieron cara rara en el hotel “The Marquesa” cuando preguntamos por un sitio donde cenar a esas horas; ufff, aquí no se suele trasnochar mucho, nos dijo el amable conserje del hotel mientras nos ayudaba trabajosamente con las maletas. Y lo hacía de esa manera por su avanzada edad; cualquiera hubiera pensado que tenía edad más que suficiente para disfrutar de un merecido descanso en forma de jubilación. Claro, que en ese momento no vimos ni un alma en la coqueta piscina del hotel pues, como nos dimos cuenta a la mañana siguiente, la edad media de los huéspedes hacia que nuestro amable recepcionista fuera todavía un yogurín.

IMG-20150624-WA0008Pero vuelvo al tema de la cena, donde, tras varias gestiones conseguimos que nos atendieran en el restaurante anexo al hotel (también llamado The Marquesa pues, como la mayoría de las casas en Key West (o Cayo Hueso como curiosamente se traduce en castellano), era una mansión con ese nombre construida a fines del siglo XIX.

Como podéis imaginar, es Key West más un sitio de retiro para jubilados adinerados, que no una bacanal en forma de fiesta permanente. Sin playa pero con un puerto deportivo que permite disfrutar de la pesca y el submarinismo en la zona; hay que recordar la cercanía con Cuba de la que no dista más de 100 millas. Vaya, que para un día holgazaneando en la piscina da pero no para mucho más, así que a media tarde tomamos los bártulos hacia Miami Beach.

Paramos por el camino, en la isla de Marathon, a comer en un sitio curioso famoso por el marisco, en particular las langostas (ya se sabe que la langosta de la zona no es muy sabrosa y es a la gallega como el prosciutto  de Parma al jamón de Jabugo) que puedes degustar en cantidad al borde del mar y a precios populares. El sitio se llama “Key Fisheries” y creo que en fin de semana se pone hasta arriba así que conviene ir a horas intempestivas para las costumbres culinarias americanas (por ejemplo a las 3 de la tarde que para ellos no es ni chicha ni limoná…).

IMG-20150624-WA0004Claro que la llegada a Miami beach con nuestro Mustang descapotable fue a todo trapo. Gracias a Jorgito, que luego nos falló por motivos domésticos indeterminados, nos alojamos en el Shoreclub, vaya, en el mero, mero…  Hotel icónico en la zona norte de Collins con un diseño Zen que contrasta con el Art Deco de la mayoría de los hoteles de la zona. Como coincidía fin de semana la piscina se ponía buena desde prontito con un ritmo endiablado animado por los DJs y salpimentado por ellas y ellos luciendo tipo y bañadores minúsculos. Camareras hacendosas se afanan en saciar la sed y ganas de fiesta del personal lo que da lugar a un ambiente curioso (por lo menos para nosotros no acostumbrados a este percal) y bullicioso. Eso sí, cuando te has tomado 3 mojitos las cosas se ven de otra manera y te olvidas de la clavada que te van a pegar con los susodichos.

Para suplir los duros días de piscina  y las cenas memorables de la que luego hablaré, todas las mañanas a correr por Ocean Drive; 5 kms para abajo y 5 de vuelta con el caloret y la humedad te daban para lo que te echaran el resto del día.

IMG-20150624-WA0007Restaurantes; parto de una obviedad, los de moda todos caros, muy caros; especialmente si se te va la olla y pides vino (no lo hagáis, 3 veces lo que vale en un restaurante en España…en un restaurante de moda me refiero). Dejando de lado el aspecto precio, me gustó mucho el Zuma al que acudimos sobre todo por la promesa de Carlitos Gil de encontrar lo mejor de lo mejor en cuanto a público femenino (japo fusión en los bajos del Hotel Epic en el puerto de Miami, no en Miami beach), aceptable el Juvia (más japo fusión todavía, con unas vistas espectaculares y gente guapa) y normalito el Barton G donde ya había estado y que tiene más gracia la parafernalia alrededor de la comida que la comida en sí, muy normalita.

IMG-20150624-WA0009Me quedé con ganas de probar el famoso Versalles en Little Havanna, aunque si aproveché para dar una vuelta por Coconut Grove y tomar una cerveza con vistas a la bahía desde la encantadora terraza del pequeño hotel Gibraltar, sito en una pequeña isla residencial cuyo nombre no recuerdo pero que me pareció muy adecuada para despedirme de esos días de derroche y entrar de lleno en la vorágine de trabajo que me esperaba al día siguiente en la zona industrial de Miami. Y todo empezó con una cena en un restaurante italiano de polígono que parecía situada en otra galaxia comparada con el glamour del fin de semana…

Miami y los Keys

Pues sí, este es el año de la expansión de Logisfashion. No sólo vamos a crecer en España por encima del 40% y otro tanto en México, sino que acabamos de empezar en Colombia , en Panamá (como os conté hace poco) y  en Miami donde estamos operando vía un partner desde comienzos de año. Veo claro que el desarrollo de Logisfashion en el futuro pasa por una expansión importante en EEUU que va a vivir unos años de intenso crecimiento y de desembarco masivo de marcas europeas. El que hasta la fecha era un mercado vetado (o cuando menos difícil) para éstas, se está convirtiendo en objeto de deseo y esto lo demuestra los planes de expansión que allí tienen empresas como Inditex, H&M, Primark o Bestseller…y allí quiere y tiene que estar Logisfashion. Por otro lado también nos interesan las marcas americanas, con muchas de las cuales trabajamos en otros países pero que no tenemos el acceso para ofrecerles nuestro servicio global…ya sabéis aquello de ¡one stop to shop….desde Asia a todo el mundo!

Es cierto que hay marcas como Express, Bath & Body Works, Loft o Chaps por poner ejemplo de clientes en México que son auténticas desconocidas fuera de EEUU pero que son verdaderos monstruos y a las que tenemos que poder acceder….plan ambicioso, como debe de ser…

LOCATED IN THE MIDDLE OF THE OLD SEVEN MILE BRIDGE TRAVELERS VISIT THE MUSEUM ON PIGEON KEYAsí que, en medio de la vorágine de negociaciones con nuestro socio en Miami para ver de qué manera encaramos conjuntamente el crecimiento (hay feeling y eso es lo más importante, al final lo que necesitamos es, sobre todo, equipos y líderes que nos permitan crecer y a este socio le veo como Logis hace 10 años…pequeño pero con muchas ganas de hacer cosas), me dejé caer por Miami con objeto de conocer un poco la zona. Había estado un par de veces pero casi no había tenido tiempo de ver nada más que Miami beach y el recorrido en barco por la bahía y las casas de los famosos.

En fin que me llevé a Paula (siempre es glamuroso el viaje a Miami), nos alquilamos un Mustang descapotable (nos quitaron en el último momento el amarillo chillón por lo que optamos por un rojo carmín) y nada más aterrizar nos encaminamos hacia Cayo Hueso o Key West (no  es fácil entender el porqué de la traducción).

IMG-20150609-WA0003Esto merece un aparte; obviamente Florida es un destino turístico de primera en EEUU y el aeropuerto es un hormiguero de viajeros, muchos de los cuales alquilan coche y que buenos son los americanos para simplificar los trámites que en otros sitios tanto se complican y hacer los procesos eficientes. Y lo digo por el sistema para alquilar el coche. Accedes a un megaparking donde están todas las compañías (que son muchas) y desde que llegas al mostrador donde has reservado entras en un proceso rollo Disneyworld donde todo es sencillo, desde hacer un upgrade de coche (si te place), hasta elegir tú mismo el coche en el parking (dentro del grupo que has elegido y pagado) y posteriormente salir por unas casetas donde vinculan el contrato con el coche y fuera. La entrega ¾ de lo mismo…para tontos pero, eso sí, tontos pragmáticos. Chapeau!

Con Waze, que lo clava, nada más salir del parking, a eso de las 6 de la tarde que eran las 12 de la noche para nosotros, me marcó que estábamos a 300 kms de nuestro destino, el hotel Marquesa de Key West…ufff…a ojo de buen cubero pensaba que no más de 100 kilómetros o una horita…y como la autopista que cruza los cayos (que realmente son islotes) no permite correr mucho, me marcaba que no llegaríamos hasta las 10 de la noche…

Entre eso, el tráfico de salida y que la llamada autopista de los caimanes acaba siendo un poco sosa, fui poco a poco desesperándome y pisando nuestro “convertible” por encima de lo reglamentario. Parece que, además, cuando anochece la ruta se llena de cocodrilos cruzando (los everglades están pegados) lo cual debía de hacer aún más emocionante el trayecto. Cayo Largo, Marathon, la isla de los ciervos (curiosamente plagada de ciervos, no sé bien por qué…). Fuimos avanzando mientras anochecía y el conductor se desesperaba por el cansancio, el hambre, la certidumbre de que no llegaríamos a tiempo de cenar…hasta que cruzamos el famoso puente de las 7 millas y lo que era un coche aparcado a nuestra izquierda se convirtió en un parque de atracciones y comenzó nuestra persecución.

“Mierda…nos han pillado con el carrito del helado”

A partir de aquí, todo muy americano. Aparcamos en el arcén mientras el coche de policía camuflado para detrás nuestro con toda la parafernalia. Policía tipo armario rubio con linterna en la mano izquierda y mano en la culata de la pistola, luz que me  ciega mientras yo, por prudencia, pongo ambas manos en el volante, preguntas de rigor sobre el motivo de la alta velocidad (75 millas por hora cuando el tope era 55); “I didn’t realize”; papeles y pasaporte y policía que se vuelve a su coche donde se parapeta durante un buen tiempo.

Cuando ya estaba convencido de que dormiría entre rejas porque superar por 20 millas el limite…, en eso que vuelve el agente del orden y me entrega la documentación, a la vez que me entrega la denuncia y el procedimiento para efectuar la reclamación pertinente o, en caso de estar de acuerdo, proceder al pago de la misma. Me pareció excesivamente complicado para ser EEUU, tenía que llamar a un teléfono para que me dijeran la cantidad y luego mandar el dinero por correo. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que no lo iba a hacer bajo ningún concepto así que dije que si a todo (me insistió, imagino que por procedimiento interno, en si tenía alguna duda y, aunque las tenía todas, le dije que no). Finalmente pudimos continuar nuestro trayecto ya de noche cerrada. Espero no saber más del asunto…

Ay…y ahí me acordé de lo fácil que se cierran estos temas en México, cuando los policías tienen su propio código interno y se “olvidan” el libro de multas cuando salen a poner multas…

Logisfashion en Panamá

Paralelamente con Colombia, estamos desarrollando el proyecto de Logisfashion en Panamá. La verdad es que es un enclave estratégico pues, como bien sabréis y por extraño que parezca, el Canal de Panamá ¡está en Panamá!

IMG-20150525-WA0007El mismo que están actualmente ampliando construyendo el tercer canal y donde se ha enfangado (y de paso ha enfangado la imagen de todas las empresas españolas) Sacyr. El mismo que durante años intentaron construir allá por el siglo XIX los franceses encabezados por el ingeniero Ferdinand de Lesseps que se empeñó en hacer un canal a ras de suelo, horadando las montañas que se cruzaba por el camino. No contó con que era cruzar la selva, ni contó con la malaria que se llevó por delante a muchos miles de trabajadores incapaces de aguantar las condiciones infernales del trabajo. Finalmente, arruinados, acabaron desistiendo y fueron los americanos los que finalmente llevaron adelante el proyecto pactando con el gobierno colombiano a la que en esos años pertenecía el territorio.

Fueron 2 las claves del éxito de la empresa; contar con un sistema de vacunación contra la malaria y eliminación de aguas estancadas que permitió reducir los índices de mortalidad de los trabajadores y no hacer el canal a nivel sino con un sistema de esclusas. Imagino que también tendría que ver la organización y logística del ejército americano (seguro que muy superior a la iniciativa francesa).

El hecho de que el Canal cruce Panamá, hace que en la parte Atlántica del mismo (en la Pacífica está la Ciudad de Panamá), se haya desarrollado una Zona Franca (la Zona Libre de Colón) que, probablemente, es la más importante de América como hub logístico (lejos, eso sí, de las asiáticas). Es también una zona bastante caótica, incluso peligrosa si te adentras en la ciudad de Colón y complicada de encontrar espacios libres pues es muy demandada por los empresarios locales y foráneos que quieren aprovechar las ventajas en cuanto a pago de IVA y aranceles. Afortunadamente, nuestro socio local es dueño de varias naves en la zona por lo que tenemos el factor nave asegurado.

IMG-20150525-WA0005La Ciudad de Panamá, donde llegamos bien tarde y estuvimos sólo un día viendo temas de abogados y poniendo en marcha el cotarro, tiene bastante gracia. Contrasta los nuevos edificios en las zonas de desarrollo hacia el oeste con la ciudad vieja colonial. Mucho dinero ha entrado en los últimos años de origen, cuando menos, de difícil justificación convirtiéndolo, por sus especiales condiciones fiscales, en un centro financiero mundial. Esto ha hecho que se desarrollaran construcciones que recuerdan más al desarrollo de ciudades chinas que centroamericanas. Van ganando permanentemente terreno al mar, de hecho, el hotel que estaba en primera línea ya le han metido la costanera y un bonito, eso sí, paseo marítimo que recorre todo el malecón. Más penoso me parece el cinturón que se han inventado  para circunvalar el casco viejo por el mar…será útil pero es feo, feo…

IMG-20150525-WA0006El Casco Viejo, que es pequeñito, tiene mucho encanto. Con edificios rehabilitados, bonitas vistas a la bahía (pena de circunvalación) y buenos restaurantes. Nos dejamos caer por el Tántalo que se pone muy animado y donde después de cenar (comida internacional sin más) te puedes tomar una copa en la terraza de la azotea con maravillosas vistas…y con americanos pedorros bien borrachos a base de tequila matarratas (si no que le pregunten a Yuri que me acompañaba).

Falta un poco de trato al cliente. Tal vez porque sea un país donde el turismo no hace tanto que se desarrolló y el sector servicios no es el más destacado. A modo de ejemplo lo que me pasó cuando llegué al Tántalo y pedí la mesa que me habían reservado desde el hotel (haciendo la llamada delante de mí).

No tiene reserva, caballero” un negro enorme pegado a una carpeta donde apuntaban las reservas.

Si, mire, han llamado desde el hotel Miramar…yo estaba delante cuando han hecho la reserva para las 9 a mi nombre

Le digo que no está apuntado, eso ocurre muchas veces, dicen que le han hecho la reserva y no es verdad

no diga tonterías” me salió “¿para qué van a hacer eso?”

IMG-20150525-WA0008Ufff…y lo peor es que había mesas de sobra pero tomó el negro enorme la postura de indignado por mi comentario y acusándome de faltarle al respeto me obvió y pasó al siguiente de la cola…Tuve que contar hasta 10, comerme mi orgullo, disculparme como si realmente le hubiera insultado y al final conseguí la mesa…

aunque ya os digo que había mesas de sobra….

Festival de flamenco en Delhi

Lo malo de llegar a Delhi es que está demasiado cerca…Esto que parece una chorrada no lo es porque, haciendo escala en Dubai (como no, no hay vuelos directos desde España a India), el trayecto nocturno que sale de Dubai tarda sólo 2 horitas y media. Con lo que estaba en el primer sueño, profundo, cuando la azafata me conminó amablemente a poner el asiento en posición vertical porque íbamos a aterrizar en Delhi. Todavía en estado catatónico, medio dormido y dando vueltas a donde estaba, realicé todos los trámites aduaneros y tomé el vehículo que me llevaría al hotel.

IMG-20141126-WA0003Era mi primera vez en la India y, la verdad, después de todo lo que me habían contado lo esperaba peor; esperaba gente viviendo (malviviendo) en las cunetas de la autopista (esto me lo contó Rafa cuando estuvo hace 4 o 5 años y me impresionó mucho). No digo que no sea para tanto, porque lo es, pero…hombre, cuando vas por las calle de Delhi y te cruzas, entre el caos de coches, tuc tucs y camiones todos tocando la bocina sin parar, con una manada de jabalíes abriéndose camino entre un rebaño placentero de vacas te llama la atención. Aunque he de reconocer  que a mí, lo que más me chocaba eran los monos; monos que parecían gorilas por su tamaño y que jugueteaban en las aceras al lado de donde habían acampado (vaya, vivían en tiendas de campaña rudimentarias, familias de intocables con sus enseres, sus hijos y, IMG-20141126-WA0007en resumen, su cotidianeidad; vamos, haciendo vida social). Y es lo que tiene el sistema de castas unido a la religión hindú, como creen que son lo que son porque Dios lo quiso así y que si se comportan se reencarnarán en una clase superior y que los animales lo son pero en otra vida vete tú a saber lo que serán, pues la gente es feliz a su manera…y se comporta. Porque ante todo, India es un país seguro, donde a pesar de la miseria no se siente peligro (más allá del tráfico que sí que es fuente segura de situaciones riesgosas).

¡Qué aprenda la religión católica con sus fuegos eternos! Estos fueron mucho más listos y hay que ver cómo viven los Brahmanes (casta superior, sacerdotes y guerreros) comparado con los parias o intocables o, los menos de los menos, los invisibles que sólo salen por las noches con el cometido de limpiar letrinas,única ocupación que se les permite…en fin.

IMG-20141126-WA0006Una vez aseados, junto con Alvaro que estaría conmigo en el Foro de Inversión España-India organizado por el Icex en Delhi, decidimos dar un paseo por el Delhi viejo. Impresiona el caos, el gentío, la sensación de ahogo, la beldad de lo horrible…Tiene un par de bazares curiosos, la mezquita y el fuerte rojo aunque no ganará concursos de la ciudad más bella o romántica. Eso sí, nos sumergimos rápidamente en la cultura india y comimos en el Karim’s; muy recomendable al lado de la mezquita; especialidades mogolas a precio razonable (no alcohol).

Y me sorprendió el potencial del país; casi 1.000 millones de habitantes, 50 millones de multimillonarios, 12 millones de licenciados cada año, 50% de la población por debajo de los 25 tacos. Este país tiene que explotar y parece que, con la llegada de Modi al poder cortando 60 años de gobiernos corruptos y burocratizados del Partido del Congreso (el que fundaron los Gandhi…como me recuerda al PRI mexicano) este momento parece haber llegado. Este tío parece tener las ideas claras y una mayoría espectacular para hacer cosas. IMG-20141126-WA0002Tan sencillas (o no) algunas como hacer desaparecer los aranceles entre cada uno de los 29 estados que componen la India o apoyarse en el capital exterior para desarrollar la manufactura India, muy parada por la indolencia de la gente y las pocas ganas de invertir hasta ahora.

Y es que ves cosas y dices: esto no ha cambiado desde que se fueron los ingleses en el 47, dejando el país partido (Pakistán, Bangladesh, India…) y muchos, muchos muertos por las guerras entre Hindis y musulmanes (que formaron su estado en Pakistán y es el gran enemigo; a pesar de eso sigue habiendo 150 millones de musulmanes). Y lo dices porque Delhi es, por definirlo de alguna manera gráfica, todavía un agujero…pero también ves cosas, sobre todo potenciales porque hay mucho por hacer, pero también han ido desarrollando zonas que están muy bien (sobre todo al sur de Delhi en Gurgaon) y yo tengo el convencimiento de que esto tiene que despegar…y las oportunidades están ahora. Porque China ya es el pasado para hacer cosas e india es el futuro.

IMG-20141126-WA0001Todo esto lo fuimos viendo en las múltiples reuniones con potenciales socios. Vimos gente preparada, con ganas de hacer cosas, con mentalidad empresarial y que valoraban nuestro know how, nuestra tecnología…ya os iré contando.Tuvimos la oportunidad también de que el embajador (político muy conocido del PP en exilio dorado…¡vaya nivel de vida!) nos invitara por partida doble a la “Residencia del embajador” que suena bien pero está todavía mejor. Vaya con la choza que “tenemos en Delhi”!…con la que está cayendo…ay la casta, la casta! ¿Qué hay que hacer para ser político?!! bueno, ya les queda poco, o eso espero al menos…

1showflamencoBueno, pues a la segunda invitación era para un espectáculo de cante flamenco de las minas de la Unión! Sí señor, con un par el alcalde del municipio murciano de La Unión se fue de gira con 2 bailaores y 3 cantaores a la India con 2 únicas actuaciones en Delhi (esta de la que hablo en los jardines de la Residencia) y en Bombay. No organiza mal el embajador que se le ve “bon vivant” y hombre de trato afable. No faltó detalle, especialmente en el lado culinario y el del alcohol, que sobre todo disfrutaron los invitados locales pues el alcohol es carísimo en la India y, como no, los becari@s de la oficina Comercial (siempre tan atentos ellos), que llevaban casi un año sin pegarse un homenaje de esta naturaleza. Y realmente el espectáculo fue muy emocionante. Como decía uno de los cantaores ante un plato de curry: “quillo, estos indios que pollas comen! Pero hay que ver que bien organizan tó!”

Celebrando al “Jarocho de pro” en Vigo

Ya repuesto del Oncotrail y después de un viaje relámpago a Colombia (donde he de agradecer a Avianca con un pleno de 100% de retrasos y aviones perdidos) las pocas horas de sueño, enfilamos hacia Vigo con toda la family para acudir al 75 cumpleaños de mi buen amigo y fiel seguidor del blog; Carlitos Gil.

Jarocho de pro y gallego de adopción, decidió dejar tan magno acontecimiento en manos de mi tío Lolo, afamado cocinero y siempre presto y dispuesto a la organización de eventos.

IMG-20141030-WA0000Parece mentira que, a finales de octubre, haga mejor tiempo en Galicia que en pleno verano, con días de playas abarrotadas como si fuera el mes de agosto. Da gusto poderte tirar en la playa de Saians con las islas Cíes cerrando el paisaje pero leche! ya toca que llegue un poquito de frío que no se vende ni una prenda de abrigo!!!!

Todo fue extraordinario y giró como no entornó a la comida; con una magnífica empanada de maíz con chocos espectacular, un delicioso salpicón de marisco, un pulpito a feira y un arroz negro (esto lo más flojito y es que mi tío se empeña con los arroces…).

Mención especial y marca de la casa el Pago de Carraovejas donde Carlitos se dejó parte de la jubilación y, como no, los postres de mi ahijadita Paloma (a destacar la tarta de queso).IMG-20141030-WA0004

Meritó una buena siesta (a una semana de la maratón de Nueva York tengo que ahorrar en esfuerzos) y un paseo por Vigo la nuit con todos los primos. Especialmente animado mi primo Iñaki reviviendo sus esplendorosos  años mozos de días de vino y rosas. Veinte años no son nada…que decía la canción pero ahí estuvimos reviviendo las tensiones nocturnas cuando no alcanzábamos acuerdos sobre la hora de volver a casa tras una noche de fiesta…(Samba, ¿te acuerdas?)

Menos mal que el domingo con el cambio de hora  nos regalaba una horita porque empezaba un maratónico viaje con salida a las 13 horas de Vigo (el único avión disponible) y megaescala de 10 horas en Madrid (lo cierto es que no los pasé en el aeropuerto sino que me fui a descansar a casa de mi padre), vuelo a México a las 23:55 con llegada a las 5 de la mañana para tomar el vuelo a Guadalajara donde a las 9:00 teníamos cita con el cliente. Comida posterior en el típico sitio de carnes en jugo que me cae siempre pesado al estómago y vuelo de vuelta para llegar al hotel en el DF  a las 21:30 de la  noche (esto es las 4:30 de la madrugada del martes en España…)

Y yo que tenía intención de descansar para llegar fino a la maratón….que desastre!!!!

Seguimos en Colombia…ahora para Medellín

Y fue llegar al hotel Intercontinental de Medellín con ganas de parranda, pues no en vano nos acababan de confirmar el primer proyecto inhouse para LogisColombia, que recibimos el mensaje de Inexmoda que, como parte de la feria Colombiatex, justo en ese momento empezaba la fiesta de cierre de la edición…la fiesta del Denim a la que, por supuesto, estábamos invitados. Todo se unía a nuestras ganas de diversión, y es que en el hotel donde nos alojábamos (un poco ajado pues ya pasaron sus buenos tiempos) Pablo Escobar celebraba, en dichos buenos tiempos, megafiestas orgiásticas con mujeres, animales, alcohol y creo que también algo de drogas….vaya, vaya…

IMG-20140213-WA0003

Todo prometía pero, como suele ocurrir en esas situaciones, todo quedó en agua de borrajas pues, entre que se puso a llover, que muchas ganas de fiesta la gente que salía de currar todo el día no tenía y que había que pagar las copas (vaya fiesta más rara) no dio mucho de si. Por ello, con gran acierto por parte de Carlos, mantuvimos y alargamos la reserva que teníamos para cenar en el restaurante de moda de Medellín. El Carmen, teóricamente especializado en carne de cerdo pero que realmente tenían de todo…y rico, muy rico. Ya con el estómago lleno, nos dirigimos al antaño centro nocturno de Medellín (bien lo recordaba de mi último viaje 4 años atrás): el Parque Lleras. Dicen que en Medellín la rumba no para el fin de semana pero que, entre semana, la gente trabaja…y también dicen que el Parque Lleras no es lo que era…y así fue; no duramos mucho en desplazarnos a uno de los bares nocturnos de los múltiples amigos de villa que te vas encontrando por Colombia (a todo se suma que como le reconocen por alto muchas veces le confunden con sus hermanos lo que multiplica por 3 las ya muchas posibilidades de no pasar desapercibido…): No estaba mal el Sinko; por lo menos animado y con cierta gracia.

A las 6 ya estaba dándole en el gym…acaparando la máquina de correr ante la mirada pendenciera de los que esperaban (haberse levantado antes…). Y después de un copioso desayuno antioqueño (otra cosa no pero colesterol a cucharones…) empezamos la cargada agenda de visitas. Gente trabajadora y emprendedora en Medellín…se nota buen IMG-20140213-WA0005sitio para hacer business; Ondas de Mar, Crystal con su espectacular almacén y Hermeco para completar un día intenso de visitas sin ni siquiera parar a comer. Y por la noche, ya en solitario pues Carlos y Pere se me fueron a trabajar en el proyecto Pepe Ganga en Bogotá, de cena con mis amigos periodistas (Pilar de Modaes y Jaime de Noticiero), como no en el Parque Lleras…por cierto la gastronomía tampoco es el fuerte del Parque Lleras….Y aunque tratamos de tomar una copa, entre que en el sitio más de diseño que se debían pensar competían con NYC, no me dejaron entrar por llevar zapatillas (y deje a todos sin poder entrar) y que los otros estaban muertitos…a casa tempranito. Eso si, venían acompañados por un periodista mexicano inasequible al desaliento, con el que lo intentamos por activa y por pasiva pero…lo que no pué ser no pué ser y además es imposible…

Curioso por trágico la historia de las torres Space que era/es un complejo de 6 torres de lujo recién construidas justo detrás del hotel, en pleno barrio de El Poblado de Medellín. Parece que la constructora (propiedad de un exgobernador de Antioquia) se cubrió de gloria y utilizó materiales de baja calidad. Esto provocó que, en octubre pasado, la torre 6 se viniera abajo matando a 12 personas (había sido previamente desalojada pero estaban los ingenieros evaluando si había riesgo de hundimiento…y vaya si lo había, 10 de ellos murieron en el siniestro junto con un par de vecinos a los que se había permitido entrar para recuperar sus enseres…). Pues bien, ahora, entre toda la polémica, han decidido que hay que derribar las otras 5 torres…pues no hay garantías de que no pase lo mismo. Imaginad el follón montado pues están situadas en medio del barrio que escala la montaña…no quiero ni pensar el follón que se producirá.

Ya para acabar; después de ver varias de las películas candidatas al Oscar; por ahora, y a falta de ver la semana que viene Nebraska (en la que tengo todavía bastantes esperanzas) me quedo, sin duda con El Lobo de Scorsese…peliculón y actorazo Di Caprio!

Una tarántula juguetona

“No te preocupes, la tarántula nunca picará el suelo por el que pisa”

¿Estás seguro, Elvis?” le pregunté al guía mientras un sudor frío me recorría la espalda; “mira que no son animales racionales y a este bicho lo hemos excitado sacándolo de su guarida”   “Seguro no, pero a mi nunca me ha picado ninguna” insistía Elvis mientras agarraba con sus dedos pulgar y anular al espécimen peludo y, a primera vista, poco amigable; “además, un picotazo difícilmente mata a un hombre…eso si, se te pondrá el brazo como una morcilla…mira, estos colmillos son los que utiliza para inocular el veneno”

Joder, que tranquilo me dejas….en fin, todo sea para que mi hijo Gosha me vea como un héroe… Vamos allá!IMG-20131119-WA0002  me resigné como borreguito al matadero mientras le ponía mi brazo para que depositara la tarántula.

Es curioso ver como en estas situaciones, se produce una euforia general entre el grupo que formábamos parte de la excursión por la selva amazónica colombiana. Sobre todo lo veo en el video (pues hay referencia gráfica de la hazaña) en el cual, especialmente las mujeres, te animan a que cometas la locura con frases tipo: “si no pasa nada”, “eres un valiente” y “parece un bichito muy dócil…”.

Imagino por dentro todas esperaban más sangre de la que finalmente se produjo pues mi amiga la tarántula se limitó (como predijo Elvis) a recorrer mi brazo sin más. Una vez pude respirar (y creo que con cierta desilusión por parte de las acompañantes) siguió el grupo adelante mientras yo me quedaba respirando y tratando de recomponer la figura. “pues no era para tanto….” alcancé a escuchar a alguna de las decepcionadas excursionistas.

Y este sólo fue un episodio de la excursión por la selva en la que el guía (el susodicho Elvis que era una especie de Frank de la jungla en colombiano) capturó tarántulas, serpientes venenosas (una mapaná…causante de la mayoría de los accidentes ofídicos en la selva según sus palabras) y algún caimancito despistado (pequeñajo, eso sí).

IMG-20131119-WA0005Porque, como os anuncié, tras unos días en Bogotá, y con la inestimable compañía de Paula, nos dejamos caer por Leticia que es la capital del Amazonas colombiano porque, si, aunque desconocido por lo pequeño (sólo recorre 100kms aprox de territorio colombiano), el Amazonas separa Colombia y Perú durante una pequeña parte de sus 5.000 kms de longitud. Y es que Leticia está justo en la frontera con Brasil (la salvaje Tabatinga), en un trecho de río que pertenece también a Perú (las tres fronteras). De hecho el paso de la frontera es libre, sin ni siquiera existir puesto fronterizo entre Colombia y Brasil.

En Leticia, el hotel más afamado es del Decamerón que, a pesar de ser un hotel de pulserita, tiene el encanto de la decadencia (no le vendría mal una renovación) y de, sobre todo, la figura de Capax; este es una especie de Tarzán colombiano (así me lo describió Carlitos) que, en sus años mozos, se recorrió el cauce del Rio Magdalena a nado en, según me informó, un mes (son mil y pico kms por lo que se hacía 30 kms al día si no me fallan los números lo cual es una barbaridad). Como el hotel del que se precia en ser PR (relaciones públicas) los años no pasan en balde y se nota en su figura (sana pero avejentada) y en su aire despistado (habla contigo pareciendo que piensa en otra cosa). Sin embargo sigue siendo un activo entre los turistas colombianos pues, parece, efectivamente llegó a ser una eminencia (¿un mix entre Javier Calleja y de la Quadra Salcedo?)

El día que llegamos hicimos una excursiónIMG-20131119-WA0004 muy chula que recorría en lancha 90 kms río arriba hasta llegar a la ciudad de Puerto Nariño; vimos delfines rosados (tenía entendido que estaban extinguidos pero está claro que no) nadando junto a los grises. Dice la leyenda que los primeros son descendientes de unos vikingos que se ahogaron en el río y que se dedican a secuestrar bellas muchachas indígenas a las que embaucan para llevárselas al fondo del río donde habitan….

Además están muy bien dotados, como IMG-20131119-WA0003podemos ver en la talla de madera…

También vimos guacamayos (uno nos mordió la oreja mientras nos fotografiábamos con él al hombro) y micos, muchos micos en la isla de los mismos que, al darles de comer bananos, se te suben encima de una manera bastante graciosa. Es interesante saber que fueron traídos de manera artificial a la isla que actuaba como centro de acopio cuando, a mitad de siglo, se puso de moda el contrabando de animales salvajes; una vez prohibido allí se quedaron e hicieron fortuna con los turistas. Incluso jugué al “Trejo” con los nativos (una especie de petanca que consiste en lanzar un disco a una tabla recubierta de barro donde sitúan unos triangulitos explosivos que suenan (explotan) si les alcanzas.

Como es lógico acabé pagando las cervezas….

Debia de estar

Mientras escribo estas líneas debía de estar en Shanghai; habría pasado previamente por Hong Kong (por cierto, coincidiendo con el último tifón que dejo decenas de muertos en la zona) y el fin de semana lo habría pasado en Singapur, donde debería de haber asistido al Gran Premio de F1 con mi amigo Beretti (nuestro futuro socio en China) e invitado al paddock de Red Bull por la gente de Pepe Jeans (que esponsoriza al equipo).singapur

Incluso, por curriculum más que nada, habríamos pasado unas horas de escala junto con Paula en Colombo (capital de Sri Lanka); todo esto por un curioso viaje con Emirates que me permitía ahorrar bastante pasta.Y digo debía porque la realidad es que ando por casa convaleciente y en reposo.

Y resulta que llevaba viendo moscas desde que volví de vacaciones, que no acababa de ver bien por el ojo izquierdo…y sabiendo que es un tema delicado, pedí hora al oculista (aunque antes tuve que pasar por México…) y éste me mandó una eco en el ojo (para 10 días después…ya podía haber corrido un poco…).

Pues el viernes 13 (manda huevos) me fui a hacer la eco con total normalidad y con una agenda apretadita. “Ufff…aquí se ven unas manchitas que…podría ser…hay que hacer pruebas pero….podría ser un desprendimiento de retina”

Todas las alarmas se encendieron en mi cerebro; resulta que a mi padre le pasó hace un par de años y recordaba el postoperatorio infernal. No jodas, a mi edad? pero… Pues sí, afortunadamente era parcial (no se me había caído la cortina del todo) pero ya no era desgarro, paso previo que entendí evitaría la operación y valdría con meter láser… Bueno, dije tratando de mantener la calma cuando vi que todo el mundo a mi alrededor se movilizaba (se llamaban unos a otros y empezaban a preparar precipitadamente algo que no acababa de entender), pues si hay que operar habrá que operar pero yo tengo un viaje la semana que viene y la maratón de Nueva York en noviembre, …tal vez a finales de noviembre me podría venir bien….

Tu estás tonto chaval? Tu te operas esta tarde, zanjó la doctora sin ni siquiera molestarse en mirarme!  Coño…esta tarde? La de hoy?, seguía dándole vueltas al cambio radical que había sufrido mi vida en 2 segundos…pero…y esto es lo del postoperatorio bocabajo durante 10 días? ” Si, que más quieres saber?”, me respondió la doctora en otra dimensión (mientras tanto seguía organizando medios para la operación como si se tratara de la operación del Rey…). Claro, tu tenías miopía, no? Pues ya está…ese es el factor de riesgo fundamental  Y ese mismo día, a las 4 de la tarde me operaron de urgencia; no es que sea una operación a vida o muerte pero es laboriosa (según palabras del Dr Navarro, es la primera vez que me opera un médico con nombre normal después de que el Dr Verdugo me operara la rodilla y el Dr Conill me trajera al mundo). Y lo de menos es la operación (no mola porque son 2 horitas en que notas como te van metiendo mano en el ojo…); lo jodido es que, efectivamente, te has de pasar 10 días bocabajo 100%. Y estar por el día apoyado en una mesa sobre una almohada es fastidioso pero dormir…ay dormir…es un infierno, yo ponía un artilugio construido con cojines a los pies de la cama donde apoyaba la frente y la barbilla en la cama…

juanojo

Además notas como te va bajando la resistencia día tras día; nada más salir de la operación estaba eufórico (imagino que con el subidón de la sedación).

Salí hambriento pues no había comido. Vista la cena que me servían en el hospital, Paulita se ofreció a subirme un bocata (de camembert fundido con cebolla pochada) y una cervecita…¿por qué no?…y me puse con fruición a comerme el bocata. No podéis imaginar la bronca que me echó la enfermera  jefa…pero chaval; métete en la cama y deja esa cerveza de inmediato, que no hace ni una hora que has salido del quirófano !!!!

Viaje relámpago y tormentoso a México

Pasa que de vez en cuando ocurren accidentes que sólo pasan si se dan una serie de situaciones muy poco probables y todas a la vez; lo que llamamos “la tormenta perfecta”.

Pues bien, desde su génesis (en mitad de mis vacaciones agosteñas) hasta su desenlace, mi último viaje a México fue, cuando menos, intenso…. Estaba tranquilamente disfrutando de la playita gaditana sin más quehacer que decidir en que posición me echaría la siesta, cuando recibí una llamada de Yuri (nuestro capo en México) indicándome la confirmación de una visita del “vicepresident” de logística a nivel mundial de Polo Ralph Lauren para mediados de agosto…que estaban muy contentos con nosotros y querían conocernos ….que a ver si podía adelantar mi viaje previsto para septiembre y apoyarle en la visita porque les gustaría que estuviera yo. “¿tu lo crees necesario, Yuri?, tu te puedes desenvolver perfectamente solo” le contesté precipitadamente mientras mi somnoliento cerebro pensaba en alguna excusa más digna; que si el coste de cambiar el billete, que si tenía… “Creo que es importante” respondió secamente zanjando la discusión. “ok, me organizo” me rendí asumiendo que mis vacaciones de este año nuevamente se verían cortadas en pleno agosto (el año pasado tuve que irme a China de urgencia aunque por razones más desagradables que este); “allí estaré” dije muy digno pretendiendo dar una sensación de seguridad y control de la situación.

Ponte a llamar a Iberia, a pelearte con todos, que si esa tarifa no admite cambios, que si la única opción cuadriplica el precio que te parece razonable, que si la salida es desde Madrid en lugar de desde Barcelona se anula el billete…hasta que al final conseguí algo razonable para salir el 20 de agosto destino a México. Mira que he ido mucho a México pero nunca en agosto y me sorprendió el frío gélido con el que me recibió de madrugada la Ciudad de México. Viniendo del agosto español no había previsto este contratiempo. Como siempre me pasa cuando llego en el avión que aterriza a las 5.30 de la mañana, la recepción en mi querido hotel fue una lucha para que me dieran la habitación sin hacerme pagar la noche anterior. Y no es por lo que cuesta pero es que me “toca las narices” pagar una noche cuando llego a las 7, me voy al gim un rato, me pego una ducha y me voy a Logis. Como suele ocurrir cuando das explicaciones desde tu punto de vista razonables y recibes a cambio la tradicional sonrisa mexicana (que si estamos a plena ocupación, que es la única manera de garantizarme que no habré de esperar…), me di cuenta de que no había nada que hacer y me rendí, asumiendo el pago de la noche no dormida.

Subí al cuarto (que ni upgrade me hicieron…que descaro!) y me tumbé en la cama. No estaba borracho pero todo se empezó a mover…”Coño, un temblor.. y de los fuertes….empezamos bien”; al final 6,1 en la escala de Richter, el mayor de los que he vivido en México e impresiona, caray si impresiona…

Finalmente la visita del cliente fue fenomenal, la presentación todo un éxito y los 5 gringos que vinieron, por cierto, en una camioneta Suburban tipo GI Joe que acojonaba (básicamente es la que utilizan los narcos e imagino serían normas de la compañía para visitas a México de altos directivos, cuando lo que marca el sentido común es todo lo contrario: low profile…). Se llevaron una magnífica impresión y quedó abierta la puerta para poder hacer muchas cosas con ellos (cruzo los dedos). La verdad es que las cosas en México van como un tiro y, a pesar de que parece que hay algunos signos de enfriamiento de la economía y el peso se ha debilitado mucho en los últimos meses, nuestras perspectivas son muy favorables fruto de la buena labor del equipo encabezado por el gran Yuri.

En cuanto a restaurantes, si bien el viaje fue breve (sólo 2 noches) si que me dejé caer por sitios interesantes. Estoy saliendo de mi hábitat natural de Polanco y, cada vez más, conociendo la Roma que tiene un aire mucho más bohemio y canalla. Gastrorestaurantes ecológicos con producto de cercanía y rollo “slow food” como bistrot Máximo (imprescindible probar los “mezcales” que veo se van convirtiendo en la bebida in) o Alexander, rollo francés como el Mexí Bocú y más festivos como el muy curiosísimo Broka (lugar de celebraciones bohemio por excelencia aunque, eso si, un poco demasiado muchachada…). De copas con varios ambientes (también mezcalería) el Romita y, no fui pero me hablaron, el Santa Diabla aunque, eso si, lo máximo para tomar la última el Bengala con el inefable Walter a los mandos y su ejército de admiradoras-cougars…

No iban a acabar aquí las vicisitudes del viaje, que ya de por si estaba resultando movidito con tantas reuniones, comidas, cenas con copitas y desayunos de trabajo a las 8am. IMG-20130902-WA0000El día de mi partida, y antes de una nueva comida tumultuosa con clientes, me comentan que una manifestación del poderoso sindicato de maestros (ya os conté alguna vez quien era y que poder tenía la ahora encarcelada antigua Presidenta del Sindicato (Elba Esther Gordillo)) había cortado el acceso al eropuerto. Ni cortos ni perezosos, después de haber estado toda la semana empreñando por el DF con acampadas en el Zócalo, cierre del Senado, etc y con el consiguiente caos circulatorio, se les ocurre cerrar el acceso al aeropuerto el día en que yo me tengo que volver…manda huevos!

Directo del restaurante de mi última comida con un buen cliente, y lo más pronto que pude, me fui al aeropuerto con Salvador a los mandos de nuestra flamante y nueva camioneta. Utilizando atajos y caminos que jamás recordaría y entre una densa lluvia, nos fuimos acercando al aeropuerto hasta que llegó un momento en que la propia policía cortaba el acceso.IMG-20130902-WA0001 Como vi que la gente se bajaba de los coches y sin tener muy claro cómo proceder, hice lo mismo y despedí a Salvador como quien va directo al matadero (a todo esto la lluvia era ya un diluvio). Con mi maleta, bolsas de regalos múltiples, maletín con portatil…me adentré entre la maraña de policías dispuesto a lo que fuera para no perder el vuelo. Y como quiera que la gente se acercaba a los furgones policiales, eso hice hasta que me vi, con todo mi equipaje, instalado donde, imagino, generalmente llevan a los presos. Cruzamos la barrera de manifestantes que nos miraban desafiantes resguardados por feroces antidisturbios que, a veces, en México son mas peligrosos que los manifestantes. Y así llegué a la terminal de salidas internacional del aeropuerto.IMG-20130902-WA0003

Claro está, una vez allí, me dieron la noticia de que el avión saldría con 4 horas de retraso por los problemas en el acceso.

“Coño, yo estoy aquí y he tenido que buscarme la vida!” espeté a la del checking“Ya, pero….”                                       Y ya sabía yo lo que pasaba, los señoritos de la tripulación que tienen su hotel en el Centro (el mejor) y que cuando pasa algo tipo lluvias torrenciales, manifestaciones…que generan el caos circulatorio, nadie tiene las narices de decirle que hay que recogerles 3 horas antes como hace todo hijo de vecino…no pasa nada, que espere el avión….con un par!!! Al retraso le sumas que pierdes la conexión…que ya no hay vuelos en Madrid y a Barcelona llegué a las 11 de la noche del sábado…con 5 horitas de retraso…pero que no se me estrese la tripulación…que para eso ya estoy yo….

El Viajero en Camping…y de tercera

(Dedicado a mi fiel seguidor Iñaki Tombilla; verdadero culpable de esta situación; genio y figura)

Quien lo iba a decir; que el viajero acabara en un camping…y de tercera, a su edad y acostumbrado ya, un poco aburguesado, a buenos hoteles con todos sus servicios, desayunos en la planta club, “fitnesscenters” y, como no, algún que otro spa, era algo que se salía del guión y que pensé no llegaría a contar.

Pero mi primo Iñaki, apoyado en su malévola mujer, supieron jugar bien sus cartas y, poco a poco, me envolvieron en una hábil maniobra que, primero se apoyó en la lejanía al evento y, después, cuando ya se acercaba la fecha, en una táctica sibilina de recuerdos de infancia, sabores de naturaleza y la risa contagiosa de los niños. Así, fueron poco a poco, minando mi natural resistencia hasta que me vi en un callejón sin salida del que no pude/supe salir de manera elegante. Lo que iba a ser una gran fiesta familiar de primos, tíos, abuelos con una jauría de niños hambrientos del planazo ideado por su tío preferido, se convirtió en un mano a mano en el momento que todos, sin excepción, se fueron dando de baja con excusas banales.

Así que, y ya era tarde, me vi en posesión de los sacos, mochilas y una tienda de campaña prestada por mi prima que, por cierto, cabía en una bolsita de dimensiones reducidas (donde habría cabido mi neceser que, por logística, no pude llevar) que presagiaban algo no demasiado cómodo. Eso sí, la alegría contagiosa de los chavales me tranquilizó e hizo olvidar lo que se venía encima durante el trayecto en el vapor de las CIES; porque a esas preciosas islas protegidas nos dirigíamos, no en un vapor (guardo el nombre de recuerdos de infancia) sino en un moderno catamarán que hace actualmente el recorrido desde el puerto de Vigo.

cies

Las 3 islas Cíes, situadas estratégicamente, protegen la Ría de Vigo de la virulencia del Océano y permiten que las playas entre Vigo y Bayona gocen de una placidez que sería impensable si no estuvieran allí plantadas. Lo cierto es que la llegada es impresionante ya que la perspectiva, a medida que te acercas, varía bastante sobre la que se ve desde la costa.

cies2

La isla Sur, virgen y separada de las otras 2 que sí que están unidas por la playa y una construcción de piedra que une el pequeño embarcadero con el camping.

Llamamos camping a una pinada donde las tiendas se amontonan de manera anárquica y que cuentan con los servicios más básicos imaginables (4 WC mal contados, unas duchas en las que el agua caliente funciona a monedas y, eso sí, 2 simpáticos restaurantes bien surtidos).

Tras plantar las tiendas (yo ni idea, para que vamos a decir mentiras…de la bolsita de cies3mi tienda, tras una pequeña manipulación mágica de mi primo surgió una pequeña formación de un metro de alto que anclamos al suelo) nos fuimos a tirarnos a la playa de Rodas; impresionante el color del agua, parecía el Caribe hasta que te acercabas a la orilla y te dabas cuenta que el agua estaba helada. Como tampoco hacía un calor agobiante…más bien fresquito, pocos nos bañamos. Yo, como un valiente, me fui nadando con mi sobrina Lucia hasta una boya a la que no llegábamos nunca…Jo, como nadan las nuevas generaciones…con 10 años me hizo llegar resoplando…

Y lo bueno es que la playa da hambre y yo que me animaba y me decía esto no es para tanto, sobre todo cuando nos sentamos en el Serafín y vimos pasar la bandejita de cigalas que se iban a trajinar nuestros vecinos.

iñaki

Gran lugar, con producto fresquísimo y a unos precios razonables. La botellita de albariño contribuyó a que me invadiera una sensación de euforia que se prolongó con los traguitos de tequila que Lisi había traído de México (he de decir que no era el tequila ideal para tomar derecho pero…).

Así que me metí en el catre pensando que no estaba tan mal el tema…que era un todoterreno…que cuarentay…no son nada pero…y donde estaba el colchón? Y la almohada? A las 2 me desperté sudando, con una sensación de claustrofobia novedosa entre mis aflicciones, necesitaba salir de la tienda pero fuera diluviaba…y me dolía la espalda…y la cabeza, y luego las gaviotas graznando, o como se diga el ruido infernal que emiten esos bichos que no se callan, y los ronquidos del vecino…y tengo pis…Nop, no estoy hecho para esto del camping…tal vez con más preparación, había tiendas que parecían casas pero, entonces ¿Por qué no ir a un hotel que es más cómodo? Eso sí, si vais, aunque sea a pasar el día que es una opción más recomendable una vez cumplidos los 40 (o en barco propio con canguro, que vi hacían algunos y me gustó…especialmente por la canguro…;), no dejéis de subir al faro, excursión más que recomendable por las espectaculares vistas de los arrecifes que dan al Mar abierto, al Mar (o a la Mar) bravo que golpea de manera insistente y cabezota las piedras con las gaviotas de privilegiadas espectadores de la maravillosa vista de las Rías gallegas (Arousa, Pontevedra y la isla de Ons en primer plano).s de tequila que Lisi había traído de México (he de decir que no era el tequila ideal para tomar derecho pero…).

Ah, finalmente cuidadito con llevaros algún animalito pues al ser parque natural os revisarán y multarán si os lleváis algún animalito…es que mi hijo Gueorgui siempre anda metido con cangrejos y lagartijas y ya la tuvimos con los guardias del parque….