Dubai no es para mochileros

Ya me tocaba ir a China después de casi un año sin dejarme caer por el lejano oriente…y en esto que en un arranque impetuoso me dije de hacer una paradita en Dubái y qué mejor que llevarme a Paula para conocerlo. Y ni cortos ni perezosos nos dejamos caer en Dubái para pasar un fin de semana que se prometía caluroso por las fechas.

No es que pensara que fuera a ser barato, pero como saqué el hotel con puntos de Intercontinental (gran hotel el Intercontinental en plena Marina) y mi vuelo era de paso…pues no pensé yo que la broma se nos escapara demasiado de las manos.

Pero Dubái es caro, si amigos, muy caro; sólo los taxis (y los vuelos de Emirates) son baratos…curiosamente todo lo que tiene que ver con el petróleo que es lo que le ha dado vida a este emirato. Aquí todo te lo cuentan antes y después del petróleo como si te hablaran de antes y después de Cristo.

Lo que hacían antes los beduinos nómadas y los pescadores que poblaban este asentamiento donde, por su estratégica posición, se comerciaba desde hacía tiempo entre Asia y Europa. Pero básicamente les cambió la vida cuando se dieron cuenta que tenían el culo encima de una de las mayores reservas de petróleo del mundo…y lo que eran dejaron de serlo para convertirse en nuevos ricos. O eso dicen porque dubaities como tal pocos ves. De una población de 8 millones, solo hay medio millón de locales que tienen unos privilegios descomunales.

El jeque les entrega una casa de 500 m2 cuando se casan, un sueldo anual porque si…todo para que se arrejunten entre ellos y procreen…y es que, debido a la alta inmigración y la dificultad que paquistaníes, indios o filipinos tienen para traer a las familias, la tasa de hombre/mujeres es de 3/1…todo está descompensado aquí.

Eso sí, como tienen dinero y una estrategia clara; ser el centro turístico donde se gasten la pasta todos los ricachones de la zona, han apostado claramente por el turismo…y todo a lo grande, no les vale ser segundos: el edificio más alto del mundo, el parque temático cubierto más grande del mundo, el hotel de más estrellas, la aerolínea más chula (esto lo digo yo) ….

Hablando de hoteles, después de un primer día de relax en la piscina del hotel (salimos a dar un paseo por la playa a mala hora y salimos escaldados por el calorón…no deja de ser pleno desierto…), teníamos reserva en el restaurante del famoso Burj Al Arab (el hotel de siete estrellas…). Pensé que era una forma de conocer el hotel sin tener que pagar los 1000€ que vale la noche y me gustó la idea de cenar en el restaurante de la planta 27 (Al Maharat). Todo bien salvo que el tema empezó con que NO nos dieron una mesa con vistas sino una en el centro del restaurante de lo más normalita. Ya no me gustó demasiado y menos cuando vi los precios de los vinos. Coño, no me planteaba una cena así sin vino, pero es que el más baratito rondaba los 200€…repito el más baratito que en España te cuesta 20 en un restaurante y te quejas…os podéis imaginar a cuanto ascendió la cena, sin vistas y que no se pasó…en fin…ya os dije que no es para mochileros.

Merece la pena visitar la parte antigua de la ciudad con un zoco curioso donde si o si te colocan cosas. ¡Mira que le insistía a Paula en que no se dejara seducir por los cantos de sirena, pero…hasta a mí me convencieron con sendas camisetas de Griezmann que acabé adquiriendo para Gon y Gueorgui…como saben los muy zorros! Y es que hay que hacer patria aunque sean falsas…digo yo que a más demanda…todo cuenta.

Lo mejor sin duda fue la excursión por el desierto. Te llevan en unos land rovers vintage espectaculares y puedes apreciar la inmensidad del mismo. Orix, gacelas, espectáculo de halcones (no podía faltar) y cena final en un campamento muy chulo. Lo mejor la shisha (no sé lo que le metieron a Paula en la misma) y nuestras amigas paquinglesas que no dejaban de hablar. Que tipas más simpáticas…para un ratito.

Estas nos convencieron de subir al Burj Kalifa en nuestro último día. 850 metros de edificio que, por supuesto, es el más alto del mundo.

Lo que creíamos que había costado 100 Dirhams (25€ al cambio) resulta que fueron 1.000 (se nos escapó un cerito) …es decir que subir nos costó 250 euracos…eso sí, trato VIP con fast track…en fin, lo dicho, Dubái no es para mochileros (o iban a pasar mucha hambre…)

Del Asia profunda bengalí a la hiperdesarrollada

IMG_3825La llegada a Hong Kong fue un poco rara, después de la noche en Dhaka ciertamente surrealista con la cena bañada en Johnny Walker (reitero lo dicho no puedo entender como mi vecino de mesa se pimpló 5 whiskies uno tras otra durante la cena y se levantó como si hubiera bebido agua) y el vuelo a las 2 de la mañana que recuerdo entre brumas. Al ser sólo un vuelo de 4 horas, la llegada a Hong Kong fue extraña, con la boca pastosa y la cabeza embotada pasamos del Asia profunda bengalí a la Asia hiperdesarrollada de la ex-colonia británica. Y todo este proceso lo decidimos saborear desayunando en un restaurante muy cuco que hay en la zona de llegadas donde José María me volvió a demostrar que tiene un estómago a prueba de bombas.

Tras echar una cabezadita en el maravilloso Airport Express llegamos sobre las 10 al Lanson Place Hotel en Causeway Bay. Hotel, dicho sea de paso, reservado a través de una web (app) de la que recibo desde hace años y puntualmente emails todos los lunes con ofertas que no había prestado atención y a la que ahora me estoy aficionando para conseguir buenas ofertas en hoteles boutiques en capitales de todo el mundo.  Todo fue bien –el hotel estaba espectacular para los 120€ que había costado la habitación en un sitio tan caro como HKG– hasta que la amble recepcionista nos comunicó que no estaría lista la habitación hasta las 13 horas 😲 😲…era domingo y el hotel estaba a tope y los check outs se retrasaban y blablablá. Qué bajón, con las ganas que traíamos de meternos en la cama y echarnos una siestecita. Pues nos la echamos en unos sofás muy cómodos sitos en el salón del hotel, hasta el punto de dar  pena (y mala imagen para el resto de huéspedes) que a las 11 ya nos habían dado las habitaciones y pudimos echarnos esa siesta que antes se llamaba del cura (la de antes de comer).

IMG_3824Con otro cuerpo, me enteré de que el famoso por sus ” Xiao Long Bao” (dumplings), el restaurante Din Tai Fung estaba a la vuelta de la esquina. Dicen que es el restaurante con estrella Michelin más barato y probablemente el más cutre al que he ido, pero los dumplings de cerdo con trufa son espectaculares.

Como hubo que echarse otra siesta no dio para mucho más el domingo. Bueno para la enésima discusión ¡qué manía en Hong Kong con seguir la premier y no interesarse por la Liga ni aunque se jueguen el campeonato! con un Sports bar donde me habían asegurado que si cenábamos me pondrían el fútbol. No pudo ser allí y tuvimos que buscar otro bar para ver perder al Atleti en Levante y echar por tierra todas las opciones de conseguir el campeonato. Eso sí con una maravillosa pinta de Mahou de barril… ¡Qué nivel!

El lunes, tras un intenso día de trabajo y visitas a almacenes con la humedad sofocante del trópico (me niego a contar la historia del francés, insultantemente bello, que nos enseñó uno de los almacenes y mientras se gustaba explicándonos esto y aquello se le cagó una gaviota encima de la chaqueta Armani  😝😝) cruzamos la frontera hacia Shenzhen. Y si, volví a mi hotel preferido, el que tanto me gusta de la parafernalia española con toros por todas partes, botones con sombrero cordobés, recepcionistas en traje de lunares y un galeón español en medio de la piscina y lo más gracioso, el restaurante chino del hotel que se llama “El Chino”…por lo menos a mí me parece muy gracioso. No me detengo en más detalles del Intercontinental de Shenzhen porque le he dedicado varios posts.  Eso sí, teníamos el cuerpo rumbero Jose María y yo y lo que iba a ser una visita al Cocopark (zona de bares y restaurantes) se convirtió en una salida en toda regla. Y eso que era lunes y que al día siguiente nos esperaba una jornada intensa. Es lo que tiene la juventud…

IMG_3827El martes visitamos a uno de nuestros partners en el puerto de Yantian que es el más importante de Shenzhen y uno de los más importantes del mundo (aunque sólo en Shenzhen hay 4 o 5 puertos más grandes que el de Barcelona). Llegamos a mala hora (la una de la tarde) a conocer al Presidente de la compañía (en China normalmente las empresas siempre pertenecen a grandes corporaciones de negocios muy diversos que suelen generarse cuando se privatizan empresas estatales….son privadas pero no del todo o estatales pero con parte privada, quien sabe…). A la hora de la comida, bajan la luz y los empleados se pegan unas siestas apoyados sobre los escritorios que dan envidia pero es que el Presidente se había tumbado todo lo largo que era (que no lo era mucho) en el sofá de su despacho. Le dimos un tiempo para que se reacomodara y acicalara y nos sentamos a departir en el mismo sofá como si tal cosa.

Me quedé con la sensación como que estábamos profanando algo. 😬

IMG_3826

Enlaces relacionados:

 

Din Tai Fung: dumplings con estrella Michelin en Hong Kong

Comer dumplings es una actividad muy corriente en el sur de China (hablamos de esa especie de empanadillas cocinadas al vapor y rellenas de todo tipo de cosas). De hecho, como para nosotros sería ir de tapas, para los cantoneses o hongkonitas el Dim Sum es casi una religión. Esto es una especie de brunch (generalmente acuden los domingos) en que los camareros van pasando con carritos con diferentes tipos de manjares (generalmente los socorridos dumplings pero no exclusivamente). Pues bien, resulta que en Hong Kong además, puedes comer dumplings con estrella Michelin, y todo gracias a la cadena taiwanesa de restaurantes Din Tai Fung que tiene 2 locales en Hong Kong y la que acudimos con Alvaro y nuestro hombre en HK (Steven) durante mi último viaje.

Como Singapur, Hong Kong es un centro culinario de primer nivel donde puedes encontrar restaurantes de chefs renombrados (mucho francés pero también algunos españoles como Paco Roncero) a unos precios de escándalo (nunca, repito nunca pidáis vino en estos restaurantes…bueno en HK en general…). También los hay más locales para turistas que están muy bien como el que ya os he comentado alguna vez el Hutong en Kowloon (impagables las vistas!). Eso si, barato, barato ninguno. Donde hay pasta…ya se sabe!

Empiezo diciendo que el Din Tai Fung merece la pena, y mucho, pero no os esperéis mucho más que un restaurante donde tomar dumplings con cerveza y mesas sin manteles. Especialmente el de trufa y cerdo es espectacular. Eso si, no esperéis otra cosa que el típico restaurante chino donde te sirven de inmediato ya que la preparación de los dumplings no es trabajosa (lógicamente están hechos cuando llegas) y atiborrado de turistas. Precios muy razonables y en 45 minutos fuera y rotación de mesa. Nosotros llegamos a las 9.30 al que está en la isla (Yee Woo Street) por lo que no hubimos de esperar pero cuidado porque cierran a las 10!.

Es una eterna queja a la que me uno contra el chauvinismo francés: ¡Qué fácil es dar estrellas a restaurantes en Asia no competidores directos de la desfasada cocina gala (fácil ver el ejemplo de Japón donde en Tokio hay más estrellas que en toda España) y que difícil en España (valor al alza y competidora directa de la casa madre en turismo de lujo gastronómico!).

IMG-20140108-WA0003Otra buena elección en este viaje fue el hotel. El recién abierto Indigo de Hong Kong es muy recomendable con un diseño muy moderno a unos precios razonables para HK. Impagable la piscina en el piso 20 que sobresale el edificio con el suelo de cristal!

 

 

Por cierto, fuimos a tomar una copa en la IMG-20140108-WA0004famosa calle de bares de Lan Kwai Fung y me hizo gracia el cartel que avisaba de lo que te podía pasar si bebías…  todo muy gráfico!

Y yo que venía con la resaca de los pisco sours de la noche anterior en el Ceviche de Shanghai con los Alvaro´s

24 años de Tiananmen

Acabo de volver de China y Hong Kong en un viaje en que no os puedo traer muchas novedades ya que ha sido bastante poco fructífero en descubrimientos suculentos. Eso si, me ha dado tiempo para ver que uno de nuestros socios nos está haciendo un 12/13 saltándonos para atacar directamente a nuestro cliente. Esto, que a mí me indigna, me da la sensación que dentro de la forma de pensar de un chino es algo bastante normal…estoy contigo porque me interesa pero si me deja de interesar te pego la estocada y tan amigos…incluso se extrañan de que me indigne, posiblemente porque me consideran amigo…curiosa forma de pensar.

Siguiendo con esta forma de ser y el culto por el dinero, el otro día leía una noticia sobre una feria de casamientos que se celebró este fin de semana en Shanghai. No se trata de una feria donde se busca adquirir los enseres para una boda o donde hacerla, No!, se trata de una feria donde, como su nombre indica, se busca novi@. Los interesados ponen anuncios en carteles (rosas para ellas, azules para ellos) indicando sus datos personales y una foto; por supuesto, uno de esos datos es el trabajo y el sueldo (elemento este que no es nada tabú en la sociedad china, es muy normal conocer a alguien y preguntarle como se llama y cuanto gana…).

Todo esto me lo esperaba,  lo que más gracia me hizo es que una parte importante la llevan a cabo los padres de los casaderos que deambulan por la feria con una foto de su hij@ buscando otros padres con fotos del sexo opuesto que puedan emparejar.

En cualquier relación china, tan importante es la opinión de los futuros contrayentes, como la de los padres que darán el ok definitivo si no serán, incluso, los que entablen la relación. Bueno, de algún caso similar exitoso me estoy acordando también en casa….

Como noticia destacada en Shanghai, el nuevo hotel en que me quedo, el Ruijin Intercontinental que, aparte de estar en el cogollito de la French Concession y me queda todo a un paso, es una mansión colonial que perteneció a la “riquísima” familia Morris. Posteriormente, con la revolución, quedó en manos de la élite del partido hasta que, finalmente, se convirtió en un hotel chino…ahora reconvertido en Intercontinental. Impresionantes los jardines en pleno corazón de Shanghai donde pude presenciar una verdadera boda china.

IMG-20130605-WA0000

El viernes comí con el equipo para celebrar que estaba yo allí…me llevaron a un local de una cadena que se llama Grandma’s en inglés (Waibo en chino; que por cierto no es abuela sino la abuela por parte del padre….la de la madre tiene otro nombre: Nai Nai). La comida no fue memorable pero eramos 8 y con cervezas pagamos 40€!!!

Y en Hong Kong, aparte de avanzar de manera provechosa en nuestro proyecto de JV con nuestros socios italianos (avanti!!!) presencié la manifestación, más bien velada, por los hechos de Tiananmen (de los que ya hace 24 años….que mayores nos hacemos!). Obviamente, estos actos están prohibidos en China pero Hong Kong es China pero no…de hecho me llamó la atención algo que, hasta la fecha no había constatado. Siempre, tanto taiwaneses, como Hongkonitas me había parecido que, ante todo, se consideraban chinos y que para ellos era más importante el “hecho diferencial” de la raza que otros asuntos (políticos, económicos…). Sin embargo, esto que es así entre los mayores, entre los jóvenes de Hong Kong ha cambiado de manera radical. Se consideran básicamente hongkoneses o, en el mejor de los casos, chinos hongkoneses pero nunca chinos a secas. Esto está muy relacionado con el temor que tienen a la irrupción del gobierno chino en su apacible vida aunque, me da la sensación, también está relacionado con cierto “racismo” hacia el vecino pobre y su “invasión” del estatus adquirido; ¿no os suena aquello de: “vienen a quitarnos los puestos de trabajo y a utilizar nuestra sanidad”?. Pues eso…

La dura vida del proveedor textil

Llevo un tiempo pensando en preparar un post sobre los proveedores de los “gigantes de la moda”. Siempre hablamos de estos últimos como historias de éxito y siempre se nos olvida reconocer la labor de los sufridos proveedores que tienen que seguir el ritmo de los grandes sin que nunca se les reconozca su porción en el éxito global y, desde luego, sin participar, ni de lejos, en los golosos beneficios.

Creo que es justo que este post vaya dedicado a los esforzados proveedores.  Y lo voy a hacer apoyándome en un par de anécdotas que me han contado en los últimos días amigos/clientes que, por otro lado, son proveedores de los grandes. Si bien, estos grandes, incrementan sus beneficios año a año haciendo las cosas muy bien, los proveedores dedican el día a día a tratar de seguirles, muchas veces con la lengua fuera, sin capacidad alguna de financiación, sometidos a decisiones discrecionales en forma de millonarios cargos por pequeños problemas, tratando con jóvenes ejecutivos robotizados cuyos objetivos son sagrados “caiga quien caiga” y cansados de que sus diseños sean fusilados a la primera de cambio para ahorrar un puñado de céntimos.

Como decía, me voy a apoyar en un par de anécdotas; una me la contaba ayer un buen amigo proveedor de éstos sobre el riesgo que tiene cuando les presenta muestrarios. Hasta 20 modelos presentó para la campaña de invierno esperando que le hicieran una buena compra que le permitiera, si no ganar dinero, si generar volumen para conseguir mejores precios en sus fábricas. Claro que era consciente del riesgo pero es un “lo tomas o lo dejas”; muestra que entra en nuestras oficinas, muestra que se queda…. Al cabo de un par de semana, estando en su ciudad de origen en plenas fiestas navideñas, le llaman para que se presente en las oficinas al día siguiente (situadas a mas de 400kms). Como le iba fatal intenta retrasarlo pero “el joven ejecutivo con mucho poder hecho a imagen y semejanza de su marca” le dice que lo quiere allí mañana porque se va a China al día siguiente. Allí se presenta un poco mosca para que le digan que de los 20 modelos le van a hacer un pedido de solo 2 modelos, con unas cantidades ridículas y a un precio inferior al ofertado. Mi amigo, cansado de tanta prepotencia le contesta al “joven ejecutivo con…” que no le interesa y que le devuelvan las muestras que se las lleva.

No puedo porque las he mandado a China para que las copien

¿Perdona? ¿estoy escuchando correctamente lo que me estás diciendo?

Sí, es que yo viajo y no quiero llevarme un maletón por lo que las he mandado por adelantado….

¿mis muestras? ¿las has mandado para que las fusilen…? ¿y me lo dices así…?…joder…¿y no se te cae la cara de vergüenza?

También conozco a otro que les vendió una partida de piel para fabricar zapatos; que fabricaron los zapatos y salió mal la producción (según mi amigo por un problema de confección, nada que ver con la piel…). Pues ni cortos, ni perezosos le devolvieron el valor de la piel en zapatos mal confeccionados…imagino que también la fábrica pagaría por lo que, financieramente, sería una operación redonda para “el joven ejecutivo con…” que cumpliría objetivos y sería recompensado.  ¿Y sigues trabajando con ellos? Le pregunté a mi amigo…”pues si…ya me dirás si no a quien vendo”…por cierto, si queréis comprarle botines de piel de mujer os doy el contacto, os las venderá barato…el problema es que todas son del pie izquierdo….

images

Tristes noticias las que sigue habiendo sobre el textil español. He vivido de cerca muchos EREs y muchos cierres de empresa; ayer salió publicado la de Basi/Lacoste y el cierre y despido de la producción en España para trasladarla a Francia. Lástima todas estas noticias…

¿hacia donde vamos?

¿Cuándo dejaremos de caer?

Comité Dirección Logisfashion en China …1ª parte

Cada año organizamos el Comité de Dirección Intercentros de Logisfashion en el que, a los miembros habituales en España, se unen los Directores Internacionales (México y China), así como algunos consejeros . Este año fue el primero en que decidí hacerlo fuera de España con objeto estrechar lazos dentro de la organización, así como permitir a aquellos que han de vender el servicio a sus clientes entender bien la operativa que hacemos en China que es muy diferente a la que hacemos en Europa o América ya que trabajamos más en operaciones tipo control de calidad y consolidación de fábricas y preparación de pedidos para diferentes países.

Nuestra estructura está basada en Shanghai, Shenzhen y Hong Kong con una red de proveedores controlados desde nuestras oficinas en Shanghai y Shenzhen. El concepto es diferente y, para complicarlo más se añade que hay mucho componente de transporte y de almacenes en depósito aduanero que no son fáciles de entender para alguien que no lo conoce. En resumen, que alguien vendiendo algo que no conoce canta mucho y te lleva a  “problemillas” como confundir ciudades o no ser capaz de explicar al cliente las diferencias entre un control de calidad en plataforma o en fábrica y las ventajas/desventajas de ambos.

Yo llegué un día antes pues estábamos inmersos en un tender importante de Inditex que, cruzo los dedos, a fecha de hoy sabemos que estamos en la final pero todavía no hay resultado definitivo. Os podéis imaginar que este proyecto puede suponer un cambio radical en el negocio de Logisfashion China por lo que hemos puesto todos los recursos en que salga adelante. Para garantizar la escalabilidad de metros cuadrados y la presencia en el país, nos hemos aliado con una empresa de Hong Kong llamada Cargo Services de la que os hablaré más adelante…

Ese primer día me llevé a Gonzalo (nuestro IT manager y gran noctambulo) al fake market a que comprara ropa un poco decente… y luego un masajito. Fuimos a una sala de masajes de una cadena diferente de la que me gusta (Dragonfly) y me preguntaron si quería el 3 estrellas o el 5 estrellas; conociendo el percal (y porque había dicho que invitaba) pedí el 3 estrellas que me pareció correcto para el precio que pedían; además me dijeron que la única diferencia era que en el 5 la masajista era “algo” más profesional. Como me valía una amateur pues tan ricamente. Es verdad que la sala era más cutre de lo normal y allí nos pusimos los calzoncillos  de tela indescifrable que te dan en todos los centros de masaje (Gonzalo, como está recio, no tardó 2 minutos en romperlos). Tras una breve espera se presentó un muchacho con los kits de masaje instándonos a tumbarnos…. ¿pero, va a ser un tío?  preguntamos ambos al unísono; “3 stars no lady….”; “coño, pues 5 stars” respondí con soltura calculando lo que me iba a costar la bromita…” en fin, todo para tener al equipo contento.

El grueso de la expedición llegó el jueves por la mañana y, tras un breve descanso y una primera comida china que permitió un aterrizaje forzoso en el país de aquellos que no salen de la tortilla de patatas y el filete de ternera, celebramos el Comité en el hotel.

Aparte de los anteriormente mencionados y las 10 personas desplazadas desde las diferentes oficinas de Logis, se añadieron todo el equipo de Logis China. Creo que fue muy interesante y, aparte de algún pequeño desliz idiomático, quedó bastante apañadito. Cada vez parece más claro que la estrategia de crecimiento internacional de la compañía emprendida hace años, será la que nos permita seguir creciendo en el futuro ya que la situación en España está durilla.

 

El viaje que no fue, ¿y si hubiera llegado a Hong Kong?.

Por la mañana me levanté (básicamente porque sentía un terrible malestar) y me di cuenta que lo que tenía no era una gripe, que estaba mucho más hecho polvo que jamás me hubiera encontrado en mi vida. Con buen criterio, me fui a urgencias y me confirmaron que tenía neumonía…así que ingresado con antibióticos y a ver qué pasa en unos días. La neumonía es una infección en los pulmones por una bacteria (en mi caso la más normalita, neumococo) que normalmente afecta a personas mayores o niños y que en ese caso puede ser muy grave. En mi caso, seguramente la estaba incubando durante la maratón y, después, al estar bajo de defensas, me pegó muy fuerte…Pasé 2 días en la clínica Teknon bien fastidiado y después de convalecencia en casa…

De todas maneras, me quedan 2 conclusiones:

La primera es que menos mal que no me fui a China; el viaje podía haber sido terrible pero no me quiero ni imaginar lo que podía haber ocurrido llegando a Hong Kong; una de las cosas que te hacen en la aduana es la temperatura corporal y yo he sido testigo de un vuelo en el que abrieron las puertas del avión y entraron 3 tíos vestidos de blanco en plan emergencia nuclear y se llevaron a una chica llorando (imagino que habían reportado que tenía fiebre). De la chica nunca más supe (lógicamente pues no la conocía de nada) y siempre ha alimentado en mi cabeza las más truculentas historias sobre lo que los chinos pudieron hacer con ella…Incluso, en la mejor de las soluciones, que me hubieran llevado a un hospital chino, un escalofrío me recorre la espalda…

La segunda es que en la categoría de corredores con neumonía de la maratón de Barcelona 2012, seguramente gané…

Saludos y buen finde.

El viaje que no fue, maratón y vuelo inicial.

En este preciso instante, deberíais estar conmigo, viajando por Camboya. Tenía previsto pasar Semana Santa recorriendo el Reino de los Jemeres aprovechando uno de mis viajes de trabajo a China y Vietnam (de ambos hemos hablado en varios posts). Sin ir más lejos, hoy debería de estar dejando Phnom Penh con destino Siem Reap (Angkor wat) para acabar en Battambag y Bursat.

Es un viaje al que le tengo desde hace tiempo muchas ganas de hacer  y que, sin duda (entre otras cosas por los compromisos ya adquiridos) he de hacer este año.

Sin embargo, y he de reconocer que afortunadamente, este viaje nunca se hizo.

El lunes, tras correr la maratón de Barcelona el 25 de marzo, tenía billetes para ir a Hong Kong vía Zurich el lunes 26 por la noche y dar el salto a Phnom Penh en desde Cantón el jueves 29 por la noche donde para comenzar el periplo.

Sin embargo, el viernes anterior a la partida, cuando esperaba para correr la maratón, una seris de  compromisos empresariales ineludibles me obligaron a cambiar completamente el planning. Y es que la semana siguiente debía de estar en Madrid pues era la fecha tope para la firma de una serie de mejoras importantes en nuestras instalaciones.. Con gran pena en el corazón hube de cancelar vuelos y hoteles esperando poder arreglar rápidamente los trámites e intentar reengancharme en unos meses.

Si bien corrí la maratón con una buena marca (3.10.56), es verdad que los últimos 7 kms se me hicieron extremadamente largos (recordáis el post de la maratón de Chicago y el “muro”); pensé que era por haber ido demasiado rápido al principio y quedé algo decepcionado pues pensaba mejoraba mi marca de NYC con claridad (3.10.21). …no lo conseguí.

El lunes por la noche me hubiera tocado subir al vuelo a Hong Kong pero por la tarde me empecé a sentir un poco regular. Me tomé el pertinente pastillazo y me metí en la cama pensando que la mañana siguiente me iba a Madrid al tema de las firma y a visitar a mi “hermanito” al hospital. Pero…… me desperté horas después con escalofríos, fiebre altísima, tos, flemas con sangre, dolor de cabeza….vamos un cuadro…y recordad que según el plan inicial es la noche que tenía que haber pasado en el avión con destino a Hong Kong…

 

Italia, Veneto, segunda noche: cenita local con el socio.

La segunda noche, nuestro en ese momento, incondicional socio, se empeñó en que fuéramos a cenar a su casa; su mujer prepararía una cena irresistible. Como al viajero siempre le gusta paladear de verdad las costumbres de la zona, aceptamos sin rechistar. La casa de Silvano, como se llamaba nuestro hospitalario socio, estaba situada en la vieja casa familiar de la familia de la mujer en el centro, pero completamente renovada con un gusto que sólo los italianos tienen. La mesa estaba preparada en la cocina, que destilaba diseño y modernidad en contraste con la piedra de la casa. Me sorprendió que en ella estaban sentados 5 o 6 amigos (más bien la definición sería “amigotes”) de nuestro socio. Todos muy contentos nos dieron la bienvenida, mientras la mujer seguía cocinando a nuestras espaldas. Tras un par de botellas de buen vino veneciano y unas sabrosas ensaladas, sirvieron el plato estrella de la zona que no era sino pequeños pajaritos asados que se tomaban enteros (con cabeza y todo, tipo boquerones). Parece que era la temporada y estaban realmente deliciosos. La pena es que no me acuerdo del nombre. Lo más curioso fue que la mujer no se sentó en ningún momento con nosotros y, una vez terminó de servir se retiró (parece que tenía una reunión con el párroco….)…vamos, ni en la España de los 50…

Este socio nos duró poco, igual que llegó se fue….y se fue de mala manera (preguntadle a Alvaro, nuestro Director en China…). Una vez conseguido el primer gran cliente conjunto (por no decir marcas, el de los zapatos que respiran….), para ofrecer servicios de control de calidad en China y, después de múltiples viajes para arriba y para abajo, decidió (nuestro socio) que era más rentable para él saltarnos y trabajar directamente con nuestro socio-proveedor en China. Afortunadamente, así como critico a este gran y falso amigo de nombre Silvano, chapeau para los de los clientes…….que entendieron rápidamente el engaño y ahora son uno de nuestro clientes más importantes en China(y tal vez en breve en Vietnam). Por cierto, tienen la sede en Treviso…otra ciudad también preciosa de la que os hablaré en otra ocasión….

Italia, el Veneto, ciudades preciosas y empresas de alta calidad.

Hace un par de años desarrollamos una sociedad conjuntamente junto con una empresa italiana logística que tenía su base en Vicenza. Esto, unido a que empezamos a trabajar en China con varios clientes italianos me llevó a viajar habitualmente a la zona del Veneto.

Lo primero que te sorprende de la zona es la cantidad de pymes con marcas globales que tienen los italianos. Era la época en que en España nos vanagloriábamos de haber superado en renta per capita a Italia lo cual me parecía increíble (ahora vemos que con mucha razón). Sólo en la autostrada que une Milán con Venecia te puedes encontrar decenas de sedes de marcas muy reconocidas (fundamentalmente por su diseño). Esto, en nuestro sector es como Jauja, por la cantidad de clientes potenciales.

Si he aprendido algo de los italianos es que son grandes vendedores; el marketing no tiene secretos para ellos y rápidamente puedes hacer grandes amistades….aunque también es fácil que rápidamente te decepcionen. Otra cosa es que valoran mucho hacer negocios con italianos en el extranjero, que pena que los españoles no seamos así….

El primer viaje  a Vicenza, junto con nuestro Director de Internacional se saldó con una gran tournée turística con todos los gastos pagados. Nos instalaron en un maravilloso y pequeño hotel (Ca’Sette) cercano a Vicenza y, nada más aterrizar, nos invitaron a una espectacular cena en el restaurante del hotel (con estrella Michelin) en lo que era la especialidad de temporada de la zona: los espárragos.

Aparte del anterior, os recomiendo también una auténtica joya como trattoria, Antico Guelfo con unos imprescindibles Gnocchi.

Vicenza, como ciudad del Veneto, tiene su “León de San Marcos” en la espectacular Piazza dei Signori y es famosa por las obras de Palladio que, no sólo construyó en la ciudad, sino también gran cantidad de Villas para los adinerados burgueses renacentistas venecianos que querían escapar de la insalubridad de la ciudad de los canales. Así, ambas riveras del Brenta están dominadas por estas bonitas villas. Acercarse a Bassano, de donde es originaria la grappa es otra excursión imprescindible en la zona.

Ciao amigos.