Llegó la hora de inaugurar nuestro Cedis en Chile

Si Señor, tocó el momento de inaugurar el nuevo Cedis de Logisfashion para su cliente Casaideas en Santiago de Chile.

Se trata de un proyecto en el que trabajamos desde hace más de un año y que nos ha obligado a construir una bodega de 14.500m2 cerca del aeropuerto de Santiago, en ENEA que es la zona de desarrollo logístico más cool del país.

Hemos vivido la construcción del proyecto desde su etapa embrionaria hasta la fecha del 10 de octubre en que celebramos el evento de inauguración al que acudió la flor y nata logística de la región.

El almacén cuenta con sistemas automáticos de picking y packing y está entre los más avanzados en cuanto a sorters, PTLs y sistemas de estocaje de producto. Capacidad para servir más de 20 millones de unidades anuales y le hemos metido casi 4 millones de dólares en tecnología.

Perfecta puesta en escena por parte de Lili que llevaba su tiempo trabajando in situ para lograr el éxito del mismo, conseguimos un éxito de convocatoria que ya querrían los gigantes de la logística.

Un proyecto a medida para CasaIdeas

 

 

Decir que Casaideas es un retailer chileno en el área del producto de hogar cuyo lema es “la democratización del producto de decoración”. Están creciendo mucho y hace poco ha invertido un fondo árabe con el que pretenden tener un crecimiento importante en la región. Un gran cliente que nos ha facilitado mucho el camino y con el que trabajamos mano a mano durante todo el proceso.

Aprovechamos la semana para celebrar el comité anual intercentros y tuvimos presencia del equipo a nivel mundial. Jornadas que se completaron con la conferencia que dio este Viajero en el 7mo LatamRetail Congresshop organizado por el Diario Financiero y  America Retail (ah, y el workshop de Pere…que no se me olvide…).

No estuvo mal la semana con el colofón del Comité que sirvió para que nos sentáramos en el diván del psicólogo gracias al encomiable trabajo de Josep María y Mario…

Hasta Carlitos se animó a venir y “coachearnos”. Ha aprendido mucho del Sr. Martínez 😉

En fin, que una noche decidimos dejarnos caer por un restaurante mexicano de un “escuchante” de la Conferencia que di. Este le tiraba a todos los negocios, pero lo que consiguió fue que 30 logisfashionitos llenaran el restaurante de su hermano. ¡Qué pena que nos sacara ese tequila claramente de garrafa!!! No nos lo merecíamos…Nunca probé un 1800 tan corrosivo.

Mucho mejor cenamos en el peruano al que nos llevó Lili , el Sarita Colonia, comida peruana travesti, muy kistch, santos y una decoración muy barroca y un tanto provocadores teniendo en cuenta que tenían a los héroes peruanos de la guerra con Chile de cabecera. Intentamos ceñirnos a un presupuesto donde el alcohol estaba racionado (un pisco sour por persona). ¡Qué debiles somos! …al final no podía faltar el vino en la mesa…

Y es que cada vez le estoy cogiendo más gusto al vino chileno. Ya el día de la despedida en el Mestizo, Don Mario siempre atento, me permitió gozar de un Terrunyo del 2015 magnífico. Sólo fue el preludio de la noche que vendría. Eso es lo que pasas cuando dejas a Gonzalo a los mandos.

 

No puedo terminar sin  agradecer el trabajo de todo el equipo de Logisfashion, esa gran familia que tenemos en cada uno de los países. En esta reuniones anuales te das cuenta de las ganas, el empuje y la motivación de todos.

¡Este es el verdadero motor de la empresa!!

Os dejo con el video del evento…

En el invierno del hemisferio sur

Todo lo que mola cruzar el Ecuador cuando en Europa estamos en invierno con todo lo que eso conlleva (días grises, frío, noches largas…) lo tiene de negativo ese mismo camino en julio. Pasas del ambiente de playa y chiringuito, calorcito, días eternos, terracita y piscina al de lluvia y abrigos, ropa oscura, frío y noches desapacibles.

Llevaba varios viajes a Chile y Argentina en nuestros meses más invernales (diciembre y febrero) y me generaba una situación muy gratificante encontrarme con un ambiente de expansión y luz versus la oscuridad y frío del hogar. Sin embargo, esta vez ha sido todo lo contrario, cambié una Barcelona resplandeciente, con ganas de verano a comienzos de julio por una Buenos Aires lluviosa y aplatanada. He de decir que rápidamente cambié el chip y me hice a los calcetines de lana y a las chaquetas de invierno.

Llegué un lunes por la noche con la idea de acercarme a cenar y después dar un paseo por Puerto Madero (como hice la última vez que fui en diciembre) pero la lluvia y el frío me aconsejaron quedarme a resguardo en el hotel. Ya sé que debería haberlo pensado antes pero a veces el cerebro humano actúa de una manera irracional basado en recuerdos y no en hechos reales.

Buenos AiresHe de reconocer que me pareció más chulo que la última vez el hotel Intercontinental de Buenos Aires y pude aprovechar bien el gimnasio y la piscina cubierta. Además tuve tiempo de preparar la reunión que  tendría al día siguiente y ponerme al día de la situación con Macri (justo había estado en Buenos Aires cuando la toma de posesión y recuerdo que la taxista nos dijo sobre Cristina que muchos la echarían de menos).  Bien es cierto que la apertura del país no va al ritmo deseado, que la devaluación de la moneda (más de un 50%) ha hecho que los precios sean más razonables desde la visión del extranjero pero siguen siendo altos, que el incremento de precios bestial de los servicios públicos estancados desde hacía décadas ha afectado, como siempre a los más débiles…😑😑

Pero también creo que el camino es el correcto (o más bien eso creen mis amigos argentinos). Pasa como siempre, que todos son muy patriotas pero los dólares en EEUU por si acaso…y el por si acaso le cuesta muchos puntos de desarrollo al país.

Y saltando el biombo al día siguiente me planté en Santiago donde hacía si cabe más frío pero, cuando te sale un día despejado…Qué bonita e impresionante es la Cordillera…y está tan cerca.

Vamos bien en Chile, a punto de cerrar lo que será uno de los proyectos más importantes en Latam y que nos permitirá abrir una operación triple A especializada como no la hay en Chile. Hay pesimismo, como he percibido en este viaje en todos los países visitados (fueron 5) pero creo que Chile y Argentina tienen papeletas para salir rápido de esta mini crisis y también creo que es un buen momento para invertir. Nosotros así lo haremos…

Como soy animal de costumbres, no dejé de cenar a mí llegada el mero de profundidad del Don Carlos en Isidora Goyenechea (¡qué carnes más prietas! Las del mero se entiende…) y salí a correr por el parque Bicentenario desafiando al frío intenso matutino. ¡Qué subidón cuando corres sólo recién amanecido con el pedazo de montaña rodeándote!…y más ahora que está nevada hasta la base. ¡Espectacular!

Santiago de Chile

No me gustó demasiado el peruano de fusión japonesa donde cenamos; el restaurante Hanzo cerca de Borderío…aunque también he de decir que “peruanos” iba a tener  a mansalva en este viaje porque la siguiente escala era Lima. 

Buenas sensaciones en Chile

Siguiendo con el tour que me llevó por todas nuestras operaciones latinoamericanas y que me hizo recorrer unos 40.000 kms en 10 días. Uff…se me hizo intenso de salida pero es que tenía que  aprovechar el viaje y estar de vuelta para el Summit de Modaes (imperdible) no me quedaba más remedio. Así me lanzo a recorrer Chile, Colombia, Panamá y México. Y vuelvo loco al equipo obligándole a movilizarse para poder cuadrar citas incluso en festivos… ¿Cómo lo veis; consejo en México el día de la Revolución…?. Así de revueltas están las cosas.

Y aterrizo el lunes por la mañana en Santiago. ¡Qué maravilla es llegar Santiago en pleno mes de enero!!! Cuando en el hemisferio norte nos morimos de frío y ellos están empezando a saborear el verano, bueno, están en pleno verano pero me tocaron unas temperaturas de lo más suaves.

parque bicentenario chile

 

 

 

 

 

 

 

Estamos con un proyecto muy interesante que puede suponer un cambio radical de nuestras operaciones en Chile, país donde llevamos casi 10 años pero que nos ha costado mucho más que en otros sitios despegar. Aunque la situación del país es complicada, lo cierto es que el consumo todavía está tirando (y se nota en los restaurantes, especialmente el Osaka en el hotel W que llevo varios viajes queriendo volver y no hay manera).

El tema del cobre afecta, y mucho, pero recordemos que en Chile están los grandes retailers sudamericanos Falabella, Ripley, París. Cruzo los dedos y espero poder daros en breve la noticia que puede suponer una facturación importante y un proyecto global con uno de los grandes retailers locales de productos de hogar. Y en esto estamos trabajando y esto me ha permitido conocer al equipo del cliente/partner con el que hemos conectado de inmediato. Desde la propiedad, el directorio y la gerencia de logística hemos creado un equipo con muchas ganar de sacar el proyecto adelante y muchas sinergias.

Entre otras en el mundo del running del que Tomás es fanático y nos llevó a Pere y a mí por la calle de la amargura (especialmente por el desalmado de su entrenador que se frotaba las manos con la imagen de los 2 españolitos que venían con su alumno (aventajado) a su clase de running del lunes por la tarde en el parque del Bicentenario. Qué chulo para correr y qué ambientillo más sano pero que…dejémoslo en desalmado….todavía tengo agujetas en músculos insospechados.

Eso sí, comimos y bebimos como Dios manda. Como no, nos pasamos por el Due Torri donde no dejé de probar la albacora y cenamos, después del trajín del entreno, en el Temple del mismo hotel Intercontinental; asiático con pretensiones que se queda lejos del Osaka…

http://www.kilometro0.cl/

kilometro 0, santiago de chile

Y la guinda del pastel vino el martes por la noche en la que Mauricio nos invitó al Km0 también en el W (sin duda mucho más de moda que mi hotel). Espectacular la ensalada de centollo sobre capa de palta (aguacate) y el brazo de cordero (tierno no, lo siguiente). Rico vino chileno y de ahí directamente para el aeropuerto porque teníamos vuelo para Colombia a la 1 de la mañana…

¡Gracias Chile! Qué éxito de viaje y que bonito que lo pasamos…

 

 

Foto Parque Bicentenario Thisischile.cl
Foto

 

Haciendo millas, primera parada Chile

Esta semana me espera una agenda intensa de muchos viajes, reuniones en diferentes ciudades, pues en tan solo 10 días, voy a estar en 4 grandes países: Chile, Colombia, Panamá y México. Muchos kilómetros, diversas realidades y múltiples proyectos.  Por un lado me da un poco de pereza,… (no puedo negarlo me estoy haciendo mayor ) de tantas horas de vuelo que me voy a meter y los respectivos jetlags pero por otro me apetece ver cómo avanzan los proyectos en cada mercado y reunirme con los equipos.

las condes, santiago de chile,

Esta vez, mi primera parada es  Santiago de Chile, las más de 14 horitas de vuelo no me las quita nadie, llegando al Arturo Merino Benítez  me voy como siempre al Hotel Intercontinental Santiago que está muy bien ubicado en la zona de las Condes.

 

¡Qué gusto es llegar en veranito, con los días más largos, la luz del sol reflejada en los grandes edificios  y ver la ciudad y las terrazas en plena ebullición!

Santiago es una ciudad segura (comparada con otras en Sudamérica) y me gusta pasear por la orilla del río Mapocho que baja con una fuerza impresionante. Y es que el agua baja de la cordillera con una fuerza brutal. Es probablemente la presencia permanente de la cordillera lo que le da carácter a la ciudad. La única pega es la fuerte contaminación, por las mañanas ver la cordillera impacta pero a medio día se te olvida su presencia al cubrirse el cielo de ese manto grisáceo que lo nubla todo.

1391011610_santiago_de_chile528x376

Es un país muy interesante tanto a nivel de negocios como para recorrer sus extensos 4270kms de largo en múltiples viajes.  En el 2015 fue premiado con los World Travel Awards como el mejor destino de turismo aventura en Sudamérica, ya que puedes realizar cualquier tipo de deporte acuático, escalar, caminar, andar en bicicleta, volar por las nubes, esquiar, subir montañas, bajar volcanes, explorar glaciares y más.

Recuerdo el viaje que hice  unos años al Sur que me gustaría ampliar  y conocer Pucón y Villarrica o hacerme otra vez la ruta desde Puerto Montt por los canales patagónicos y recorrer el parque natural de Torres del Paine.

Tirando de blogoteca os dejo con el  post de ese magnífico viaje: Navegando hacia la Patagonia  …

“Desde Puerto Montt también sale otra ruta magnífica, la que se hace navegando durante 4 días por los canales patagónicos rumbo a Puerto Natales, para desde ahí conocer el increíble parque natural Torres del Paine y la ciudad más austral del mundo: Punta Arenas… >>ver más

 

Foto credit: El blog de Davichu

¡Felicidades Logisfashion!

Logisfashion

Juan Manzanedo Logisfashion

Un  21 de Octubre de 1996, fundábamos Carlos Villa, Juan Martínez  y yo, Logisfashion S.A. como el primer operador especializado en Logística textil en España. ¡19 años! Se dice rápido, pero vienen cargados de mil anécdotas,  mucho esfuerzo y trabajo  pero también mucha satisfacción al mirar atrás y ver como ese proyecto de negocio del IESE se convirtió en una innovadora y consolidada  empresa multinacional con un excelente equipo humano y profesional  que ahora suma  más de 800 personas y al que quiero públicamente agradecer por su labor y dedicación.

Hoy contamos con naves en España, México,  Colombia, China, Vietnam, Chile,  Miami y Panamá  para dar servicio de calidad a un importante número de clientes que nos han dado su confianza y que nos han permitido crecer, innovar  y expandirnos generando estrechas relaciones y proyectos de futuro.

Podemos decir que nuestro servicio está muy asentado y estructurado. Nuestro valor agregado  frente a otros operadores logísticos, es el de poder brindar  la especialización en el sector textil/moda pero también ser capaces de dar un servicio global a nuestros clientes y seguirlos en su crecimiento y expansión internacional  allí donde decidan vender sus productos.

equipo LogisfashionHace ya 6 años que Logisfashion creó la división de e-commerce, y ha ido creciendo muy positivamente. Como queremos seguir dando  un servicio de calidad y seguir creciendo de la mano con nuestros clientes para satisfacer a un consumidor final cada vez más informado, conectado, activo y exigente hemos invertido mucho en innovación, en sistemas informáticos y en tecnología, para estar un paso por delante de las necesidades específicas de este sector.

Como he dicho en la entrevista que me hicieron en El Vigía (que os adjunto ) :

“Si ahora iniciase de nuevo este negocio, probablemente no seguiría los mismos pasos…pero estoy muy contento de lo que hemos logrado y los retos que tenemos por delante de cara al 2020.  ¡Felicidades  Logisfashion  y a por muchos más!

Sur de Chile: navegando hacia la Patagonia.

Desde Puerto Montt también sale otra ruta magnífica, la que se hace navegando durante 4 días por los canales patagónicos rumbo a Puerto Natales, para desde ahí conocer el increíble parque natural Torres del Paine y la ciudad más austral del mundo: Punta Arenas.

Son 4 días de navegación que se disfrutan al máximo, casi en todo momento en los canales, sin salir a mar abierto, excepto en el temido golfo de penas (el nombre lo dice todo), con sus tremendas olas y corrientes. Nuestro paso, que recuerdo con horror, fue calificado por el capitán como regular, no de los peores y dio los siguientes resultados: de unos 50 pasajeros cenamos 6, de los 6 vomitaron 4, los otros dos bordeamos el vómito pero resistimos al tumbarnos en la cama durante varias horas..deciros que yo puedo ir en un coche mirando hacia atrás y leyendo un periódico y no me mareo!.
Ahí estábamos, en la Patagonia, región que debe su nombre a los indios patagones o tehuelches, que alumbraban las escarpadas costas de esa región con sus enormes hogueras.
Es cosa totalmente recomendable aprender de ellos y otras muchas cosas interesantes sobre la región leyendo el magnífico “en la Patagonia” de Bruce Chatwin, en la que además, se nos cuentan las andanzas de Butch Cassidy y Subdance Kid robando bancos y haciendas en esa zona antes de desplazarse hacia Bolivia y ser muertos ahí ( o no sr. Blackthorn?).

En el barco se disfruta el paisaje, se lee, y si uno viaja solo (muy recomendable en ocasiones) se hacen amistades; yo conocí a un tipo peculiar, de animada conversación, un pintor mexicano de unos 50 años al que su joven tercera (o era cuarta..?) mujer esperaba hacía más de dos meses en DF y que tenía una lengua viperina, se pasaba gran parte del día, entre historias de sus muchos viajes, metiéndose con el aspecto y costumbres del resto del pasaje. Un día le dije, “que mala leche tienes con la gente” y él raudo me contestó “amigo, que quieres, provengo de una tribu que tenía por costumbre comerse el corazón de sus enemigos tras la batalla, ahora que ya no me dejan hacer eso, al menos que pueda tener mala leche”…incontestable, pensé yo.

A los 4 días llegas a Puerto Natales, bonito puerto, pequeño, puerta de entrada hacia las Torres del Paine. Es este un parque natural maravilloso, lamentablemente de actualidad hace un mes por los incendios acaecidos. Un lugar de apabullante belleza natural, de formaciones montañosas preciosas (los cuernos y las torres), glaciares como el Grey, milenarios y de precioso color azul claro, especies animales como llamas, guanacos, cóndores e incluso pumas, magníficos senderos y circuitos de trekking en medio de lo que si se siente como “el fin del mundo”……

Desde Torres del Paíne enfilé sur por autobús hacia Punta Arenas, la mítica ciudad del viento (muchas veces he visto imágenes de gente sujeta a farolas a punto de salir volando). En el camino, km y km de tundra patagónica, unos pocos árboles arqueados por la fuerza de vientos milenarios..la belleza plena de la desolación de estos confines.

En Punta Arenas, recomiendo un día hacer una excursión a las cercanas pinguineras, se disfruta viendo a estos simpáticos animalejos andar torpemente y rodar por el suelo; pasear por las calles, subir a la colina y mirar el estrecho de Magallanes, y, cómo no, acudir a Sotitos Bar a comerse un delicioso plato, rebosante de carne de centollo, todo peladito, sin necesidad de trabajar, con tenedor, como a los viajeros vaguetes y con hambre, como yo, nos gusta.

Un saludo y buen finde.

Sur de Chile: mágico Chiloé.

Desde la ciudad de Puerto Montt, situada más de 1.000 km al sur de Santiago se inician dos interesantes posibilidades de viaje: por una parte es el punto de salida de la carretera austral que avanza rumbo a la Patagonia entre la “selva fría”, canales e islas del sur y por otra, puerta de entrada hacía la que es sin duda mi zona favorita de Chile: el archipiélago de Chiloé.
¿Qué es Chiloé?: es un grupo de preciosas islas, de naturaleza agreste, habitadas por gente encantadora, pescadores, agricultores,..con una mitología muy interesante, que habla de barcos fantasmas, luchas entre serpientes marinas, de feos “monstruos del bosque” que embelesan y embarazan a las jovencitas locales, en resumen, un lugar mágico, que a mí en cierta forma me recuerda a Galicia; mantiene costumbres tan ancestrales e interesantes como la “minga” o traslado físico de casas entre toda la comunidad.


Desde los alrededores de Puerto Montt se cruza en ferry hacia la isla grande de Chiloé, y a veces se ven delfines nadando al lado del barco, es ya un buen comienzo. Os aconsejo recorrer la isla grande, sin prisa en 3-4 días, disfrutando paisajes, pueblos, su naturaleza, sus iglesias, su gente…..
El ferry entra por el norte de la isla grande muy cerca de la segunda ciudad más importante, Ancud, tenéis que  ir a Ancud a tomaros un pisco sour en la hostería, mirando el mar desde sus salones ojalá en un atardecer que haya tormenta y oleaje.
Pero no os aconsejo dormir en el hotel, pese a que está bien, para mí lo suyo es conducir e ir parando a dormir en las casas que forman la red de agroturismo de la isla, la gente de las casas es majísima y podréis conocer la vida real de los chilotes, y según en qué casas os alojéis, podréis salir a pescar trucha y salmón en los ríos, elegir un corderito para que os lo asen “al palo”, conocer alguno de los varios cultivos de ostras que hay en la isla, cocinar con ellos un buen curanto, hacer unas mermeladas caseras..
Conducid parando en los paísajes, y en los pueblos en los que se alzan las iglesias de Chiloé, que están integramente construidas de madera. Además de su belleza, impacta la cantidad de ellas, pues no se encuentran distanciadas más de 10 kilómetros unas de otras. Fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad

Para terminar en la zona sur de la isla, en la capital Castro, donde hay que visitar las casas sobre el agua (los palafitos), pasear por sus calles y visitar la catedral.

No nos olvidemos de la gastronomía chilota: pescado y marisco magnífico (ostras, centollos, mejillones…), cordero asado, y sin duda tenéis que probar el plato típico, el curanto, algo similar a un “cocido” pero a lo bestia, cocinado bajo tierra, con piedras calientes y que lleva varios tipos de carne, de marisco, patata….Tremendo, sabroso, contundente…

 

Sur de Chile, rumbo a la “frontera”.

Inicio hoy una serie de 3 posts sobre el sur de Chile; os cuento en este primero mi visita a la que se llama la región de la araucanía y también zona de “la frontera”, situada a unos 800-900 km al sur de la capital.

Es en esta zona de Chile donde habita una mayoría de los que los españoles llamaban araucanos pero que llamaremos por su nombre, los mapuches o “gente de la tierra”, los habitantes originarios de gran parte de lo que hoy es Chile.

Viajar al sur desde Santiago se puede hacer de 3 maneras: en coche por la panamericana sur, en avión (volando a Temuco) o en autobús; ésta última opción, incluso por la noche, en uno de los muy cómodos buses cama de varias compañías. Yo lo he hecho de todas las maneras y la verdad es que en bus se va muy cómodo, es más económico y además si tienes suerte te puedes ganar, como yo, una botellita de tinto chileno en el bingo que se juega antes de dormir.

La capital y ciudad más importante de la zona es Temuco, pero no ofrece mucho de interés la verdad.

Yo suelo pasar más tiempo en Valdivia, bonita ciudad en la desembocadura del río calle-calle, famosa entre otras cosas por el brutal terremoto (se dice que el mayor de la historia) que sufrió en 1960; es recomendable dar un paseo en lancha, se disfrutan bonitas vistas de la ciudad y además podréis ver, entre otras, cosas techos y chimeneas de casas anegadas por el terremoto, que modificó profundamente la geografía del lugar. Es Valdivia una ciudad pequeña, coqueta, con influencia alemana en muchos de sus aspectos (costumbres, arquitectura, comida y bebida). De hecho una de las cosas que más me gusta y repito siempre que paso por ahí es visitar la cervercería Kuntsmann y degustar, junto con algo de comer, una de las cervezas cuasi artesanales que allí se elaboran.

A unos km de Valdivia hacia el interior (la cordillera de los Andes) está otra zona preciosa para conocer; llena de bosques frondosos, el lago Pucón, con el volcán Villarrica, y los dos pueblos con los mismos nombres destino de mucha gente de Santiago para las vacaciones de verano. Hay muchas actividades: senderismo, rafting, deportes náuticos en el lago…a mí el paisaje ya me llena lo suficiente, pasear mirando el volcán y el lago es difícilmente mejorable.

Además, cerca de Pucón está el magnífico Hotel Antumalal, uno de mis favoritos del mundo mundial, con su imagen kitsch de los 50-60, su arquitectura vanguardista para la época y sus vistas inigualables de la naturaleza.

Ya lo decía Pablo Neruda, nacido en esta zona de Chile, “…bajo los volcanes, junto a los ventisqueros, entre los grandes lagos, el fragante, el silencioso, el enmarañado bosque chileno….”.

Saludos.

Chile: en Santiago y el puerto de Valparaíso.

Hace ya unos meses de mi último viaje a Chile donde parece que el negocio de Logisfashion crecerá de manera significativa con la entrada de un nuevo cliente que supondrá triplicar la operativa que actualmente tenemos en Santiago y pasar de una bodega de 3500m2 a una de 10.000m2. Esto nos dará una capacidad de crecimiento que actualmente no tenemos y que entendemos que claramente demanda el mercado chileno. Como ya os conté en otros post, Santiago es una ciudad dinámica, con pequeño y mediano comercio que se renueva constantemente y pymes que tras crecer en el mercado local dan el salto, generalmente con éxito, a países cercano como Perú, Argentina o Colombia.

Volví a visitar varios de los restaurantes y lugares que me gustan de la ciudad, como el mercado central, lleno de magnífico pescado y marisco, con sus restaurantes donde tomarse una paila marina (sopa de pescado), unos magníficos locos o picorocos (mariscos deliciosos que en España no se venden), unas machas a la parmesana, un buen pescado a la plancha (elija usted entre corvina, congrio, merluza, ..).

Para cenar o tomar una copa, en el barrio El Golf, cualquiera de los varios restaurantes o bares del interesante hotel W.

Aprovechamos además el fin de semana para visitar la costa, en concreto Vaparaíso, un encantador puerto, lleno de colinas, funiculares, trolebuses, casitas de colores …..me recuerda, de alguna manera, a una Lisboa algo más decadente. La ciudad es desde el año 2003 patrimonio de la humanidad.

Ahí también se ve que las cosas mejoran día a día, ya no solo está el magnífico pequeño hotel Brighton, donde tomarse en su terraza un pisco-sour es ineludible para todo el que visite la ciudad; hay ya decenas de pequeños hotelitos y bed and breakfasts con encanto, donde dormir para luego salir a pasear y disfrutar la ciudad.

Por el día la ciudad gusta, y por la noche, no defrauda; hay que vivir la bohemia del puerto, en locales tan típicos como el bar Cinzano, escuchando un tango porteño con un buen tinto chileno en la mano y grata compañía.

Valparaíso es el puerto más importante de Chile, y encara ahora en 2012 el proceso de inicio de licitación de su nueva terminal que aumentará considerablemente su capacidad, no en vano, es ya la puerta de salida de miles y miles de toneladas de exportaciones chilenas, brasileñas y argentinas que cada vez más llegarán por ferrocarril y carretera por el corredor oceánico que se construye ahora para conectar la zona interior de esos dos países con el que es puerto de embarque de las mismas hacía los “tigres” asiáticos: China, Japón, Corea,….

Decía el Domingo EL PAIS que la expectativa es que en 2020 la renta per-capita de Chile sea de 20.000 dólares o unos 15.000 euros, cifras ya de país desarrollado…no me extraña, como dicen por ahí “Chile va como avión”!!.

Un saludo,