Los restaurantes “Posh” de Shanghai

IMG-20140402-WA0004He vivido experiencias de lo mas curiosas en Shanghai, desde aventuras kanbei con vasos de vino barato de La Mancha, hasta restaurantes fakes vegetarianos imitando platos de todo tipo de carnes, pero lo que se lleva en Shanghai, cada vez más, son los restaurantes de diseño. Y, en esto me recuerda a cuando en Barcelona se puso de moda el concepto disseny  (la comida daba igual, importaba la decoración y platos de corte moderno tipo steak tartare, tataki de atún, coulant de postre con una calidad más bien mediocre). Eso sí, lleno de guiris (empezando por los encargados), con camareras que hablan perfecto inglés, con, incluso bar speakeasy al que accedes con contraseña y en él, un barman gringo te indica que ha venido a este mundo con el único objetivo de que te emborraches esa noche…(sic); y mejor es no conseguirlo porque, como os podéis imaginar, los precios son acordes a toda la parafernalia previa.

IMG-20140402-WA0003En este último viaje visité 2: el light & fire al que nos llevó Alvaro como “uno de los restaurantes del Bund donde no te clavan” y el Shook, donde comimos al día siguiente a la vez que nos enterábamos de los entresijos de por qué se rompió nuestro trato con los italianos en China que ya os comenté en otro post.

Pues sí; italianos, que difíciles son! Grandes vendedores pero poca esencia después…y debemos de parecer tontos porque todos nos acaban engañando (y ya llevo unos cuantos tratos rotos…) pero vuelvo a caer en sus empalagosas redes…

Y así es porque una de las cosas que hice en el viaje fue visitar el almacén del mayor competidor de nuestro expartner italianos con los que rompimos y que, lógicamente, se odian. No es exactamente buscar el amor en brazos de la enemiga íntima de tu ex pero…se parece. El tema es que tienen un almacén perfecto para nuevos proyectos y vacío, por lo que pinta bien. Necesitamos alguna alegría en China que últimamente….

IMG-20140402-WA0002Escribo este post muy lento, lentísimo, a una sola mano (para más inri siendo zurdo con la derecha…) y con la clavícula partida en 2 trozos después de pegarme una buena leche en bici el sábado pasado….

y gracias por poder escribirlo…..

24 años de Tiananmen

Acabo de volver de China y Hong Kong en un viaje en que no os puedo traer muchas novedades ya que ha sido bastante poco fructífero en descubrimientos suculentos. Eso si, me ha dado tiempo para ver que uno de nuestros socios nos está haciendo un 12/13 saltándonos para atacar directamente a nuestro cliente. Esto, que a mí me indigna, me da la sensación que dentro de la forma de pensar de un chino es algo bastante normal…estoy contigo porque me interesa pero si me deja de interesar te pego la estocada y tan amigos…incluso se extrañan de que me indigne, posiblemente porque me consideran amigo…curiosa forma de pensar.

Siguiendo con esta forma de ser y el culto por el dinero, el otro día leía una noticia sobre una feria de casamientos que se celebró este fin de semana en Shanghai. No se trata de una feria donde se busca adquirir los enseres para una boda o donde hacerla, No!, se trata de una feria donde, como su nombre indica, se busca novi@. Los interesados ponen anuncios en carteles (rosas para ellas, azules para ellos) indicando sus datos personales y una foto; por supuesto, uno de esos datos es el trabajo y el sueldo (elemento este que no es nada tabú en la sociedad china, es muy normal conocer a alguien y preguntarle como se llama y cuanto gana…).

Todo esto me lo esperaba,  lo que más gracia me hizo es que una parte importante la llevan a cabo los padres de los casaderos que deambulan por la feria con una foto de su hij@ buscando otros padres con fotos del sexo opuesto que puedan emparejar.

En cualquier relación china, tan importante es la opinión de los futuros contrayentes, como la de los padres que darán el ok definitivo si no serán, incluso, los que entablen la relación. Bueno, de algún caso similar exitoso me estoy acordando también en casa….

Como noticia destacada en Shanghai, el nuevo hotel en que me quedo, el Ruijin Intercontinental que, aparte de estar en el cogollito de la French Concession y me queda todo a un paso, es una mansión colonial que perteneció a la “riquísima” familia Morris. Posteriormente, con la revolución, quedó en manos de la élite del partido hasta que, finalmente, se convirtió en un hotel chino…ahora reconvertido en Intercontinental. Impresionantes los jardines en pleno corazón de Shanghai donde pude presenciar una verdadera boda china.

IMG-20130605-WA0000

El viernes comí con el equipo para celebrar que estaba yo allí…me llevaron a un local de una cadena que se llama Grandma’s en inglés (Waibo en chino; que por cierto no es abuela sino la abuela por parte del padre….la de la madre tiene otro nombre: Nai Nai). La comida no fue memorable pero eramos 8 y con cervezas pagamos 40€!!!

Y en Hong Kong, aparte de avanzar de manera provechosa en nuestro proyecto de JV con nuestros socios italianos (avanti!!!) presencié la manifestación, más bien velada, por los hechos de Tiananmen (de los que ya hace 24 años….que mayores nos hacemos!). Obviamente, estos actos están prohibidos en China pero Hong Kong es China pero no…de hecho me llamó la atención algo que, hasta la fecha no había constatado. Siempre, tanto taiwaneses, como Hongkonitas me había parecido que, ante todo, se consideraban chinos y que para ellos era más importante el “hecho diferencial” de la raza que otros asuntos (políticos, económicos…). Sin embargo, esto que es así entre los mayores, entre los jóvenes de Hong Kong ha cambiado de manera radical. Se consideran básicamente hongkoneses o, en el mejor de los casos, chinos hongkoneses pero nunca chinos a secas. Esto está muy relacionado con el temor que tienen a la irrupción del gobierno chino en su apacible vida aunque, me da la sensación, también está relacionado con cierto “racismo” hacia el vecino pobre y su “invasión” del estatus adquirido; ¿no os suena aquello de: “vienen a quitarnos los puestos de trabajo y a utilizar nuestra sanidad”?. Pues eso…

Un restaurante vegetariano “fake” en Shanghai.

Imaginad la papeleta, el jueves, nada más llegar a Shanghai tengo una reunión con comida posterior con un el director de logística y su equipo de un cliente importante francés. La comida posterior la organiza su transportista internacional que es quien tiene la cuenta y con quien Logisfashion trabaja en China para los proyectos de logística de sus clientes textiles. A todo esto, nos enteramos que el Jefe de los franceses es musulmán (o eso imaginamos porque se llama Brahim). En el proceso de decidir dónde ir, proceso en el que toma parte un equipo “multidisciplinar” de 8 personas se decide, para evitar situaciones desagradables, acudir a un restaurante vegetariano ya que existían dudas sobre que algún otro de los comensales fuera  judío. Todo este proceso supuso un par de días de mails arriba y abajo…
El restaurante elegido, situado muy cerca de Renmin Sq, se llama Pure Beauty. Después de elegir los platos por parte del equipo multidisciplinar (aquí ya solo intervinieron los representantes chinos) empiezan a sacar los platos: pato laqueado, cerdo en salsa, ternera picante a la sichuanesa, pescado en salsa, gambas con guindillas….vamos, lo típico de un restaurante chino…


Los no chinos nos miramos un poco extrañados sabedores de que las cosas no iban como debían. El cliente pone cara extraña por motivos obvios. A todo esto, los chinos se explican: “todos los platos son falsos:….están hechos de tofu”. De verdad que de los chinos en materia de copias me creo casi todo pero esto ya era demasiado…es que eran perfectos, el pato pequinés con todas sus diferentes capas y texturas…la piel, la carnes más tierna, el hueso…….eso si, el sabor dejaba un poco que desear. Otro punto a mencionar eran las fuentes donde servían la comida, con imágenes de pajaritos multicolores picando en las fuentes, otra con forma de cisnes y las mandarinas finales (estas no eran falsas) en  una fuente con 2 ranas enfrentadas….
Sin duda, la comida no fue memorable pero si las risas que provocó. El cliente musulmán comentó que, cuando menos, era una decisión controvertida por su parte comer las falsificaciones de cerdo ya que no estaba seguro que valiera que supiera que era falso. De todas maneras se lo comió y creo que le reafirmó en su voluntad de no comer cerdo…con sabor a tofu!

 

Alrededores de Shangai.

Que nadie espere que, subiendo al coche en Shanghai y a una distancia prudencial de la ciudad, nos encontraremos con paisajes idílicos en la montaña o playas paradisiacas. Este concepto en China no existe. Salir de las ciudades es encontrarse con grandes autopistas que van atravesando pueblos/ciudades alternando edificios de viviendas monótonos con fábricas de varios pisos.

Así, salir de Shanghai hacia el norte (Jiangsu) o hacia el sur (Zhenjiang) no promete pintorescos paisajes, ya que se trata de regiones muy industrializadas con fuerte implantación de industrias como la textil y el calzado (que son las que me ocupan e interesan) y electrónica. A esto se le añade la persistente niebla o falta de sol fruto de la humedad e, imagino, la contaminación.

Sin embargo, hay ciudades interesantes que merece la pena visitar (incluso en excursiones de un día desde Shanghai). “Arriba el cielo y en la tierra Hangzhou y Suzhou” dice una leyenda clásica china. La primera, a un par de horas en coche (y a mucho menos en el moderno tren que la une con Shanghai), merece mucho la pena para, incluso, un fin de semana. Es preferible no ir en verano ya que su precioso lago está abarrotado de turistas chinos. Además, es de las ciudades con más calidad de vida en China y de las pocas donde los precios de la vivienda no se han visto frenados en los últimos años (me dijeron el otro día que junto con Wenzhou son las 2 ciudades cuyos precios siguen desbocados por su alto desarrollo y crecimiento económico). Suzhou, sin embargo, donde fuimos la semana pasada, me decepcionó un poco. Por sus canales se la conoce como la Venecia china pero….que os voy a contar….hay algo de exagerado en la comparación; eso sí, sus jardines merecen mucho la pena (me gustó mucho uno llamado “master of the net”).

Más hacia el Sur, atravesando el puente (35 km) que, sobre la bahía, une Shanghai con Ningbo, se llega en unas 3 horas a esta coqueta ciudad desde donde se puede hacer una excursión (si se quiere inmersión total en cultura china) a la isla de Putuoshan, que más o menos podría ser el “Lourdes chino”: templos budistas de todos los tamaños, monjes y chinas que acuden esperando casarse o quedarse embarazadas….o ambas cosas…

Saludos, buen fin de semana.

Bienvenidos a Shangai.

Shanghai es una ciudad que ha surgido, como hoy la conocemos, en los últimos 20 años. El skyline de PuDong (al este del rio Pu) en los años 80 era un campo de arrozales poblado de humildes campesinos. Era una ciudad llena de reminiscencias coloniales pues, no en balde, después de la segunda guerra del opio en el siglo XIX, se la repartieron la potencias coloniales, vencedoras de la guerra, otorgándose concesiones los franceses, los ingleses, los norteamericanos… Así, en el famoso Bund en la orilla izquierda del rio estaban asentados los ingleses y los norteamericanos y, más al oeste (Puxi), los franceses en lo que todavía se llama la French Concession y donde, desde mi punto de vista, están los restaurantes y bares más interesantes de la ciudad. También había zonas japonesas, alemanas…

Es la ciudad donde más se ha podido ver el cambio que ha transformado China en las 2 últimas décadas desde que Deng Xiao Ping vino a decir aquello de “enriquecerse es de buen comunista”. Es la ciudad comercial por excelencia de China, con el puerto más grande del mundo (si no ha superado a Hong Kong y a Singapur, está cerca) y, sin duda, la más cosmopolita.

Desde que vine por primera vez, en cada visita hay nuevos restaurantes y bares a cual más chic, nuevos hoteles espectaculares (sobre todo a raíz de la expo del año pasado que tuvo más de 60 millones de visitantes…) y, nuevos edificios a cada cual más impresionante. Me quedo con el Jin Mao (imprescindible subir al bar en el último piso y deleitarse con la vista ….me recuerda a la guerra de las galaxias). No hace mucho construyó una empresa japonesa el  IFC que es bastante más alto (superó al Taipei 101 como el más alto de East Asia  y creo que sólo es superado por un edificio en Dubai). Curiosa la anécdota pues a los chinos no les gustan nada los japoneses y estos pretendían acabar el edificio con una especia de círculo que recordaba al sol naciente de su bandera; los chinos se lo prohibieron y les obligaron a convertirlo en una especie de trapecio que recuerda a un “abre chapas”.

En Shanghai está la oficina central de Logisfashion China y varios almacenes con operativas diversas tanto de exportación (control de calidad y preparación de pedidos), como de logística para China que, como os podéis imaginar, crece más y más. ¿Con que clientes trabajamo?: Geox, Lanvin, nuestros amigos de Venturmoda…

Algunas recomendaciones en Shangai (si vais no dejéis de preguntarme y encantado os ayudo a organizaros):

Bares: cuando llegué el sitio de moda era el Bar Rouge en el Bund (no es lo que era pero es impresionante la terraza sobre todo en verano); luego el Velvet en la Concesión francesa me parecía muy divertido….ahora parece que el Apartment se lleva el gato al agua. Para fumar un puro y tomar un buen whisky japonés el Constellation con varias sedes (decid que venís de parte de Alvaro…)

Restaurantes: últimamente vamos mucho al Lost in Heaven de comida Yunanesa (región al oeste de China donde está el Tibet). Muy recomendable

Hoteles: yo me quedo siempre en el Intercontinental de Puxi que es una maravilla a un precio muy razonable y como tenemos tarifa de empresa así que sólo tenéis que pedir que os reservemos y, encantados.

Disfrutad  Shangai, un saludo.

China (el reino del centro).

La traducción literal de la palabra ZhongGuo (China) es el Reino del Centro. Es curioso que este país se haya puesto tan de moda en el siglo XXI y no antes, cuando parece que ya hace muchos años todo el mundo (especialmente los políticos) ven la virtud en el término medio y evitan los radicalismos y situarse en el “centro” (por lo menos a los ojos de terceros…).

Viajo a China desde 2005, unas 4 veces por año. Cuando vine por primera vez ya me dijeron aquello de, ante mi ingenua afirmación sobre que venía porque China era el futuro, que China no era el futuro….que es el presente (con mayúsculas)…y de verdad que lo es, sino ya el pasado en algunas zonas.

Desde 2005 ha cambiado mucho. Muchísimo diría yo. Desde las dificultades para encontrar restaurantes extranjeros o commodities como desodorante en grandes ciudades como Shanghai, a la explosión de las ciudades del interior con la aparición masiva de Centros comerciales donde se pelean por estar situadas las marcas más fashion del mundo (“the world is flat”, que decía Friedman).

A mi me sigue sorprendiendo encontrarme todavía con que me hablan de ciudades de las que no he oído jamás hablar que tienen varios millones (incluso a veces 10) de habitantes y con un boom espectacular de la construcción, de consumo….

En fin, empiezo este viaje y creo necesario hablaros en profundidad de China, de su presente y como creo que puede ser el futuro y hoy no hago sino empezar, con esta introducción. Logisfashion lleva operando en China desde 2007 con una WOFE (compañía 100% de capital extranjero denominada Shanghai Logisfashion SA). Nuestro modelo de negocio pretendía ir aguas arriba en la cadena de suministro de nuestros clientes, apoyándoles con sus operaciones de control de calidad y logística cerca de sus centros productivos. Tenemos oficinas en Shanghai, Guandong (Cantón) y Hong Kong, que básicamente son las zonas productivas en China y un Director General español (Alvaro). Mis viajes suelen cubrir visita a las operaciones y oficinas y suelo aprovechar el fin de semana para conocer algo más del país. Normalmente, como esta vez, empiezo el viaje por Shanghai…..