Llegó la hora de inaugurar nuestro Cedis en Chile

Si Señor, tocó el momento de inaugurar el nuevo Cedis de Logisfashion para su cliente Casaideas en Santiago de Chile.

Se trata de un proyecto en el que trabajamos desde hace más de un año y que nos ha obligado a construir una bodega de 14.500m2 cerca del aeropuerto de Santiago, en ENEA que es la zona de desarrollo logístico más cool del país.

Hemos vivido la construcción del proyecto desde su etapa embrionaria hasta la fecha del 10 de octubre en que celebramos el evento de inauguración al que acudió la flor y nata logística de la región.

El almacén cuenta con sistemas automáticos de picking y packing y está entre los más avanzados en cuanto a sorters, PTLs y sistemas de estocaje de producto. Capacidad para servir más de 20 millones de unidades anuales y le hemos metido casi 4 millones de dólares en tecnología.

Perfecta puesta en escena por parte de Lili que llevaba su tiempo trabajando in situ para lograr el éxito del mismo, conseguimos un éxito de convocatoria que ya querrían los gigantes de la logística.

Un proyecto a medida para CasaIdeas

 

 

Decir que Casaideas es un retailer chileno en el área del producto de hogar cuyo lema es “la democratización del producto de decoración”. Están creciendo mucho y hace poco ha invertido un fondo árabe con el que pretenden tener un crecimiento importante en la región. Un gran cliente que nos ha facilitado mucho el camino y con el que trabajamos mano a mano durante todo el proceso.

Aprovechamos la semana para celebrar el comité anual intercentros y tuvimos presencia del equipo a nivel mundial. Jornadas que se completaron con la conferencia que dio este Viajero en el 7mo LatamRetail Congresshop organizado por el Diario Financiero y  America Retail (ah, y el workshop de Pere…que no se me olvide…).

No estuvo mal la semana con el colofón del Comité que sirvió para que nos sentáramos en el diván del psicólogo gracias al encomiable trabajo de Josep María y Mario…

Hasta Carlitos se animó a venir y “coachearnos”. Ha aprendido mucho del Sr. Martínez 😉

En fin, que una noche decidimos dejarnos caer por un restaurante mexicano de un “escuchante” de la Conferencia que di. Este le tiraba a todos los negocios, pero lo que consiguió fue que 30 logisfashionitos llenaran el restaurante de su hermano. ¡Qué pena que nos sacara ese tequila claramente de garrafa!!! No nos lo merecíamos…Nunca probé un 1800 tan corrosivo.

Mucho mejor cenamos en el peruano al que nos llevó Lili , el Sarita Colonia, comida peruana travesti, muy kistch, santos y una decoración muy barroca y un tanto provocadores teniendo en cuenta que tenían a los héroes peruanos de la guerra con Chile de cabecera. Intentamos ceñirnos a un presupuesto donde el alcohol estaba racionado (un pisco sour por persona). ¡Qué debiles somos! …al final no podía faltar el vino en la mesa…

Y es que cada vez le estoy cogiendo más gusto al vino chileno. Ya el día de la despedida en el Mestizo, Don Mario siempre atento, me permitió gozar de un Terrunyo del 2015 magnífico. Sólo fue el preludio de la noche que vendría. Eso es lo que pasas cuando dejas a Gonzalo a los mandos.

 

No puedo terminar sin  agradecer el trabajo de todo el equipo de Logisfashion, esa gran familia que tenemos en cada uno de los países. En esta reuniones anuales te das cuenta de las ganas, el empuje y la motivación de todos.

¡Este es el verdadero motor de la empresa!!

Os dejo con el video del evento…

La maratón que no fue

Se trataba de correr la maratón de Santiago junto con el equipo de Casaideas para celebrar el contrato firmado entre ambas empresas. Tomás, el Director de Operaciones, es un runner reputado y cuentan en el equipo con un algún que otro animal de los deportes extremos. Lo que acordamos en una noche, creo recordar con alguna cerveza de más, lo rebajamos al poco tiempo a la media maratón que se ajustaba más a las características del equipo Logis. Sin duda un equipo correoso, pero menos pro que el de Casaideas.

El compromiso era por parte de todo el equipo directivo que se preparó a conciencia. Hubo bajas previas (José María se inventó una oportuna artroscopia en la rodilla la misma semana de la carrera…), pero el resto del equipo aterrizamos en Santiago directos desde Panamá el viernes por la noche con la intención de reposar para la carrera del domingo. Lo cierto es que yo ya tenía decidido mi ausencia de la carrera por problemas en el tendón que no me dejarían correr, pero, para no desgastar la moral del equipo, mantuve la incertidumbre de mi presencia hasta el final.

Allí estaba Galache que también se proponía correr con nosotros (este sí que hubiera dejado alto el pabellón de Logis) pero, ni corto ni perezoso, nos recibió con una cena en el Mestizo. Me gusta este restaurante, claramente de moda y ubicado en el mismo Parque del Bicentenario cosa que, especialmente con buen tiempo, le da mucha vidilla. Tomamos “locos” que hacía mucho tiempo que no probaba y que me parecieron tan insípidos, aunque tan imprescindibles con siempre. Comimos unas machas a la parmesana deliciosas y una entraña espectacular. Claro está, todo con cerveza y buen vino chileno (sé que no lo fue, pero digamos que un Marqués de Casa Concha…es que no acabo de recordar el que pedimos…). Y la noche no podía terminar así. Primero al Balbona (demasiados españoles…) y luego a una disco colombiana también demasiado poblada de españoles (andan por todas partes en Santiago.).

En fin, que la noche se complicó, aunque afortunadamente la Candelaria cerraba pronto. No fue la mejor manera de preparar la carrera del domingo; sin duda no lo fue.

Eso sí, el sábado todos los runners se cuidaron. Gonzalo no se permitió ni una mísera cerveza en el Formentera donde vimos la victoria del Atleti en Málaga. Miento, acabó tomándose un par, pero es que eran Mahou. Pere y Josep María ni agua bebían.

Gracias a ello dieron el callo en la carrera. La disfrutaron y consiguieron un resultado memorable. Bueno, al menos pasaron un buen rato y no sufrieron más de la cuenta. Como les envidio porque yo soy incapaz; siempre acabo sufriendo demasiado…

Y después de la carrera, gracias a Leo el hijo de Mario pudimos visitar las bodegas de Concha y Toro en las cercanías de Santiago. Había que ver cómo me comían los chavales después de la carrera. Esa cata con quesos donde devoraron como si no hubiera mañana. Así acabaron menos tocados pues bebimos bastante vino. Y como no, acabamos comiendo en la misma bodega con una botella del delicioso Epu, aunque Gonzalo estuviera empeñado en beberse una cerveza.

Por cierto, visitamos el famoso Casillero del Diablo que es donde el Marqués de Concha y Toro guardaba sus vinos más preciados…y se inventó la leyenda de la presencia del diablo para evitar que los lugareños entraran a robarle las botellas.

¡Pero también trabajamos!

Esto fue el aderezo de unas jornadas de trabajo, días intensos por cierto, porque las obras de nuestra nueva bodega van viento en popa…y en julio tenemos que inaugurar la operación con 14 mil 500 metros cuadrados con un grado de automatización absolutamente innovador.

 

 

Y si, Gonzalo se salió con la suya y acabamos cenando en el Liguria…;)

 

 

Sobreviviendo en Acapulco …

La idea era desayunar en un restaurante famoso que estaba pasado Cuernavaca, a unos 100 kms de nuestro punto de salida. Y efectivamente paramos en 4 Vientos a tomar tacos de cecina con requesón (deliciosos) pero a la hora del almuerzo. Tardamos 4 horas y media en recorrer 100 kms! Y no fue lo peor, lo peor vino después ya que ni mucho menos se arregló la carretera. Siempre indicaba Waze accidentes que nunca vimos. Lo cierto es que, de esta manera en caravana y el pobre Jorge al volante con la cabeza como un bombo (hay que resaltar lo bien que se portó Alonso, el bebé de Jorge y Pau aunque, como es normal, hubo algún momento de nerviosismo en el vehículo). Y fuera a 37º C, menos mal que no se averió el coche ya que ibas viendo que, sobre todo los coches viejitos se iban quedando en la cuneta de manera exponencial…

Nunca me olvidaré de la hora adicional que supuso circunvalar la capital de Guerrero, Chilpancingo, que es tan fea como su nombre. Y todo por la cola de coches que intentaban poner gas en la única gasolinera en muchas millas…

IMG-20150504-WA0004Finalmente llegamos a destino. Eran casi las 6 de la tarde tras 10 horas de viaje y aquí sí que empezamos a cuidarnos. Lo primero parar a comprar una michelada de litro bien fría y con esta a la piscina del fraccionamiento donde tienen la casa Arturo y Ceci.

¡Qué grandes anfitriones! Rápidamente habíamos olvidado las penurias del viaje y estábamos degustando un coctel de camarones, sopecitos, pescadillas y…”almejas rasuradas”. Si, a mí también me extrañó el nombre aunque tampoco quise dar demasiadas explicaciones sobre el significado en España. Eso sí, si había que comérselas, mucho mejor rasuraditas…Y allí nos quedamos en la terracita, fumando un buen puro y dando buena cuenta de una botella de Zacapa, que abrimos y cerramos esa misma noche entre Jorge, Arturo y ese amateur que suscribe.  ¡Qué tipos más competentes con el vidrio!!!!

IMG-20150504-WA0003Y el sábado, como no podía ser de otra manera, nos dedicamos a castigar el cuerpo. Chilaquiles de desayuno con coco natural (me negué a que me echaran ron desde tan temprano). Indulgencia con el cuerpo en la piscinita (con su aperitivo de jamoncito ibérico con prosecco) y a comer al Beto Godoy en Barra Vieja. Es, probablemente, el restaurante más popular de Acapulco donde te sirven los pescados hechos a la parrilla que tú mismo eliges. Huachinangos, robalos o mojarras enormes al mojo de ajo o a la talla (enchiladas y con achiote). No puede ser más auténtico en mesas corridas bajo una palapa al borde de la launa de 3 palos. Delicioso con la salsita de aceite picante y una buena chelita helada…

Y lo de la noche fue otra experiencia; completamente diferente, eso sí, pero igual de espectacular. Resultó ser el día de la pelea del siglo entre Meyweather y Pachiao. Gringo contra filipino. Claro está todos íbamos con el filipino (hasta 100€ apostamos y perdimos).

IMG-20150504-WA0005Me quedé sorprendido con las cifras que mueve una pelea de box. 200 millones de dólares para Meyweather y 120 para el filipino…En Europa se sigue entre 0 y nada pero en México es todo un acontecimiento. Así que un vecino muy simpático había reservado mesa en el restaurante más espectacular de Acapulco, con vistas sobre la bahía el Becco no es donde mejor se come, ni donde mejor relación calidad precio dan (es caro de cojones) pero, efectivamente tiene unas vistas sobre la bahía que quitan la respiración. Y allí se acumuló toda la gente guapa del DF para ver el combate. Nuevamente, me di cuenta que nada como tener el restaurante de moda para que seas el gallo del corral; había que ver las viejas en la mesa del dueño (al que todos llamaban por otro lado el cabezón…)

IMG-20150504-WA0006Ahh…y no os había contado la experiencia con el mar de fondo porque, si, también nos dio tiempo para ir un poco a la playa. Quería montar Jorge todo un entramado  de toldos, sillas y neveras con chelas pero se lo desaconsejaron porque el oleaje y el mar de fondo estaban cañón. De hecho estaba medio cerrada la playa. Yo me metí “con un par” porque no daba sensación de peligro pero, cubriendo por las rodillas entendí perfectamente lo que era el mar de fondo. Entra como un tsunami, el agua se te acerca y ves la ola apenas elevándose sobre el nivel del mar, pero la vuelta de esa agua es criminal. Notas una potencia desmesurada que casi me tiró y me impedía avanzar (ya os digo, cubierto por las rodillas, no más..). Ya fuera, y con estos riéndose de mí y casi a la altura de las edificaciones (normalmente el agua llega 30 metros más lejos) vino hacia nosotros una especie de tsunami verdadero.

Nos reímos al principio de unas chicas que a media distancia eran arrastradas en lo que creíamos que era un juego. Pero es que lo que nos venía cubriendo las rodillas empezó a subir y a empujarnos hacia adentro a la altura del pecho (a todo esto Jorge con mi celular y Arturo con mis gafas). Y lo peor vino cuando la ola rebotó contras las paredes arrastrando en la vuelta, troncos, una portería que acababa de destruir y toda la bisutería de una pobre vendedora que tenía montado el puesto y se quedó sin género, ni puesto y sin habla.

Tuvimos que esquivar los troncos que venían a una velocidad considerable y que, de habernos dado en su retorno sin control nos hubieran roto la pierna o la cadera sin duda. Fue un buen susto aunque al final la única baja fueron las chanclas de Jorge (gracias al Consejo de la vendedora yo había dejado las mías en un techo que resistió). Es en una situación así cuando entiendes la fortaleza del mar y lo que tiene que ser un tsunami…

Y para que no parezca que el fin de semana entero estuvo dedicado a hacernos daño, no voy a contar la velada con los buenos amigos Zoe y Héctor, que son íntimos de la acogedora familia y que han tomado mucho cariño al gachupín que se bajó 6 tequilas para asombro del personal (y el suyo) y que hasta las 4 no se retiró a sus aposentos…

Acapulco…mereció la pena las 10 horas de viaje

Tras celebrar el Consejo de Logisfashion en España en el que se acordó apostar por el crecimiento de Logis que nos tiene que llevar a una facturación de 50 millones de€ según objetivo del plan de negocio a 2020, tomé junto con el gran Villa el vuelo a Bogotá desde Madrid.

Este iba a ser el viaje de las grandes palizas. Y todo empezó con uno de los trayectos en avión que se me han hecho más largos, probablemente fruto de que venía con la cabeza embotada y que dormí en el avión mucho menos que en otros viajes. De hecho, de las 10 horas y media, no debí de dormir más de 1 horita…y estar 9,5 horas sentado se te puede hacer muy largo. Además, era llegar a Bogotá, ir al hotel que estaba cerca del aeropuerto y, a las 6 de la mañana en pie para tomar el vuelo a la Ciudad de México. Ya sé que es extraño pero es largo de explicar. Sólo deciros que era la única opción para poder llegar a tiempo al motivo por el que hube de cambiar todos mis planes de viaje: la visita a nuestro centro de Cuautitlán (México) de uno de los gerifaltes de Puma a nivel mundial. Y es que llevamos mucho tiempo tratando de trabajar con ellos en México por lo que de ninguna manera podía saltarme esta visita y  tenía que apoyar al equipo de Logis México.

Llegué hecho polvo a México y además me tuvieron todo el día con reuniones e historias. Al final conseguí escabullirme sobre la 9 de la noche y que me dejara Yuri en el hotel saltándome la inauguración de la tienda en Antara de un nuevo cliente (los españoles de BDBA). Es que no podía con mi alma y todavía tenía que preparar cosas para la reunión del día siguiente.

Creo que ésta última fue un éxito y la imagen que se llevaron de Logisfashion hace justicia al gran trabajo que se está haciendo en México. Recordad que en México llevamos 3 años seguidos creciendo al 60% y este 2015, con la apertura del nuevo centro en Cuautitlán, seguiremos por encima del 50%. Eso sí, este año la competencia será dura porque España también plantea crecimientos importantes (por encima del 45%) y está la puesta en marcha de Colombia, Miami, Panamá…vamos que no nos aburrimos.

Celebramos el éxito de la reunión con Yuri en el restaurante que, hasta la fecha era el más trendy de Polanco (La Única) pero que, como suele suceder en la Ciudad de México a una velocidad de vértigo, lo vi un poco menos de moda que hace un par de meses. Incluso conseguimos mesa con un solo día de antelación. Eso sí, estaba lleno a rebosar…

IMG-20150504-WA0004Estaba dudando en que hacer el fin de semana que, además era largo pues coincidía con el puente del 1 de mayo, cuando se cruzó mi buen amigo Jorge en el camino y me invitó a casa de sus suegros en Acapulco. Me pareció una magnífica idea pues, lo sabréis bien los que habéis estado por tierras mexicanas, la hospitalidad de los mexicanos es una de sus grandes virtudes (y tienen muchas). Saldríamos el viernes 1 de mayo a las 7 de la mañana para evitar el tráfico. Yo ya estoy acostumbrado a estos horarios cuando vengo a Latinoamérica así que me pareció hasta bien. Me iría a la cama prontito, las 6 de pie y a las 11 podríamos estar ya en Acapulco evitando todo el tráfico de salida de la Ciudad de México. Ya de por si caótico, en esta ocasión se unía el puente y no sé qué otra historia con los colegios que hacía que el martes no hubiera escuela.

Ilusos de nosotros. Todo fue bien hasta el embudo que se formaba en la salida de la carretera a Cuernavaca. Es cierto que habíamos salido a las 8 en lugar de las 7 pero pensábamos que sería suficiente. Y no lo fue. Empezó entonces una carrera contrarreloj de Jorge (siguiendo indicaciones de google maps) y Pau (aconsejado por Waze) para encontrar un camino alternativo que, huelga decir, nunca lo encontramos. Callejeamos, subimos, bajamos, dimos la vuelta y siempre acabábamos de darnos de morros contra la realidad, salir de la Ciudad de México nos iba a llevar mucho, mucho tiempo. Mención especial para una calle (la del Congreso) a la que no sé muy bien cómo llegamos pero en la que estuvimos una hora parados. Aderezado por una llamada desagradable de un cliente de quien no doy más datos porque no lo merece…y la mención de google según la cual en esa calle en el último mes habían ultimado a 5 muertitos…¡así son las cosas en México!

¡Qué malo es el tequila!

IMG-20140721-WA0001Empezamos el fin de semana con una cena de celebración en el Villa María; no es que sea el mejor restaurante pero está bien ambientado para turistas y no dejaba de ser la primera noche de la mayoría de los integrantes del Grupo. La comida aceptable y el trago abundante hicieron que unos se animaran y otros empezaran a notar las muchas horas de vigilia. Entre los primeros, como no, mi socio, entre los segundos, como no, Toni y, por raro que parezca, Pepito Fiestas…debió de ser la altura…Porque más tarde acudimos a la Roma, para ser más exactos, al Bengala, donde el ínclito Walter, hombre maduro él, de largas melenas blancas, DJ a tiempo completo y, a veces, agente de futbolistas, parte y reparte. Es más, porque uno tiene amistades que le abren muchas puertas, que a punto estuvimos de quedarnos fuera por lo descompensado de chicos/as. Utilicé mis artimañas de perro viejo y entramos sin más. A las 3, cuando obligan a echar el cierre de los bares normales, Walter cierra las puertas delanteras y sólo permite el acceso o salida atravesando la cocina por la parte trasera. Como Yuri, generoso él, abrió cuenta y dejó su tarjeta…lo que no acabo de entender es como acabó de comprobar la cuenta…

IMG-20140721-WA0003Y es que  quedaba mucho, mucho más, pero aquí empezaron las dificultades. Tempranito por la mañanita, con alguna cara de circunstancias, autobús para Xochimilco. Es una zona de lagunas (realmente toda la antigua Tenochtitlan lo era) situada cerca de Coyoacan, al sur de la Ciudad de México a la que normalmente no se tarda más de media hora en llegar pero nuestro chófer (el hombre impasible) la convirtió en hora y media.  Es típica entre turistas pero también entre familias o grupos de amigos que rentan unas embarcaciones coloridas llamadas trajineras con capacidad para, mínimo, 20 personas. Propulsadas por unos palos enormes tipo góndola, se va dando un paseo donde lo de menos es el paisaje. Lo gracioso es lo que se lleva (neverita con chelas, tequila y comida para llevar) y lo que te ofrecen las barquitas que se acercan. Por supuesto todo tipo de comidas (tacos, elotes), bebidas (tequilas, cervezas y hasta pulque) y mariachis que te ofrecen sus canciones a 100 pesos la unidad. Tuvimos mucho de todo; desde luego de comer, más de tomar y muchas veces el Rey haciendo el agosto los mariachis con nosotros. ¡Qué fácil es pedir cuando no paga uno!

Subía la temperatura, especialmente la alcohólica, y en una de esas fotos exaltación de la amistad, Juanito Martínez me pasó la mano por la cabeza y…uuuuups, gafas de sol al agua. En un rápido movimiento intenté alcanzarlas pero…se hundieron irremisiblemente en esa agua a la que no me acercaría demasiado…y a la que posteriormente cayó la gorra de Karla en otro rebrote alcohólico. Finalmente alcanzamos puertos sanos y salvos, salvo `por los episodios anteriores que me afectaban muy de lleno (de hecho acabé con la gorra pasada por agua en la cabeza…y sigo con todo el pelo…)

Sin mucho más que contar, nos dejamos caer por la plaza Garibaldi, allí donde se exponen los mariachis para que quien los quiera contratar negocie precio y dirección donde deben de acudir. Este hecho da mucho colorido a la plaza que dicen se pone peligrosa a cierta hora. Hay aquí un local, el Tenampa, famoso donde los haya, pero decidimos acudir a otro no menos famoso pero más de baile como les gusta a los mexicanos…y que a mi no me gusta demasiado. Comimos rico y seguimos con el trago, incluso Martínez y Gonzalo se lanzaron a la pista. En todo esto llegó Yuri y les aplacó los ánimos con una ligereza en el baile que a todos dejó estupefactos.  IMG-20140721-WA0005Salimos y yo creo que no nos sentó bien las descargas eléctricas que te dan a la salida a 10 pesos…luego pensándolo fue eso y no el tequila lo que nos sentó mal…y lo que nos dio mala suerte. Porque después de alcanzar algunos el Rhodesia social club (todos embutidos en el coche de Yuri…mamma mia!) y de tomar alguna copita más, decidimos que una retirada a tiempo era una victoria. Como no era tan tarde, estaríamos a tope para la visita a las pirámides del día siguiente. Pero fue llegar al hotel e ir a tomar unos tacos con Gonzalo (el compañero ideal pues nunca falla por la noche) y darme cuenta que no tenía el iphone.

Mierda!!!!!! Se me acababa de caer en el taxi y éste ya no contestaba, imagino que acabaría rápidamente en Tepito. Vaya día; el mismo día gafas e iphone y todavía me quedaba ver a la mañana siguiente el móvil que tengo en México con todo el cristal inexplicablemente rajado!!!

Si ya lo decía antes que las descargas eléctricas….

Seguimos en Colombia…ahora para Medellín

Y fue llegar al hotel Intercontinental de Medellín con ganas de parranda, pues no en vano nos acababan de confirmar el primer proyecto inhouse para LogisColombia, que recibimos el mensaje de Inexmoda que, como parte de la feria Colombiatex, justo en ese momento empezaba la fiesta de cierre de la edición…la fiesta del Denim a la que, por supuesto, estábamos invitados. Todo se unía a nuestras ganas de diversión, y es que en el hotel donde nos alojábamos (un poco ajado pues ya pasaron sus buenos tiempos) Pablo Escobar celebraba, en dichos buenos tiempos, megafiestas orgiásticas con mujeres, animales, alcohol y creo que también algo de drogas….vaya, vaya…

IMG-20140213-WA0003

Todo prometía pero, como suele ocurrir en esas situaciones, todo quedó en agua de borrajas pues, entre que se puso a llover, que muchas ganas de fiesta la gente que salía de currar todo el día no tenía y que había que pagar las copas (vaya fiesta más rara) no dio mucho de si. Por ello, con gran acierto por parte de Carlos, mantuvimos y alargamos la reserva que teníamos para cenar en el restaurante de moda de Medellín. El Carmen, teóricamente especializado en carne de cerdo pero que realmente tenían de todo…y rico, muy rico. Ya con el estómago lleno, nos dirigimos al antaño centro nocturno de Medellín (bien lo recordaba de mi último viaje 4 años atrás): el Parque Lleras. Dicen que en Medellín la rumba no para el fin de semana pero que, entre semana, la gente trabaja…y también dicen que el Parque Lleras no es lo que era…y así fue; no duramos mucho en desplazarnos a uno de los bares nocturnos de los múltiples amigos de villa que te vas encontrando por Colombia (a todo se suma que como le reconocen por alto muchas veces le confunden con sus hermanos lo que multiplica por 3 las ya muchas posibilidades de no pasar desapercibido…): No estaba mal el Sinko; por lo menos animado y con cierta gracia.

A las 6 ya estaba dándole en el gym…acaparando la máquina de correr ante la mirada pendenciera de los que esperaban (haberse levantado antes…). Y después de un copioso desayuno antioqueño (otra cosa no pero colesterol a cucharones…) empezamos la cargada agenda de visitas. Gente trabajadora y emprendedora en Medellín…se nota buen IMG-20140213-WA0005sitio para hacer business; Ondas de Mar, Crystal con su espectacular almacén y Hermeco para completar un día intenso de visitas sin ni siquiera parar a comer. Y por la noche, ya en solitario pues Carlos y Pere se me fueron a trabajar en el proyecto Pepe Ganga en Bogotá, de cena con mis amigos periodistas (Pilar de Modaes y Jaime de Noticiero), como no en el Parque Lleras…por cierto la gastronomía tampoco es el fuerte del Parque Lleras….Y aunque tratamos de tomar una copa, entre que en el sitio más de diseño que se debían pensar competían con NYC, no me dejaron entrar por llevar zapatillas (y deje a todos sin poder entrar) y que los otros estaban muertitos…a casa tempranito. Eso si, venían acompañados por un periodista mexicano inasequible al desaliento, con el que lo intentamos por activa y por pasiva pero…lo que no pué ser no pué ser y además es imposible…

Curioso por trágico la historia de las torres Space que era/es un complejo de 6 torres de lujo recién construidas justo detrás del hotel, en pleno barrio de El Poblado de Medellín. Parece que la constructora (propiedad de un exgobernador de Antioquia) se cubrió de gloria y utilizó materiales de baja calidad. Esto provocó que, en octubre pasado, la torre 6 se viniera abajo matando a 12 personas (había sido previamente desalojada pero estaban los ingenieros evaluando si había riesgo de hundimiento…y vaya si lo había, 10 de ellos murieron en el siniestro junto con un par de vecinos a los que se había permitido entrar para recuperar sus enseres…). Pues bien, ahora, entre toda la polémica, han decidido que hay que derribar las otras 5 torres…pues no hay garantías de que no pase lo mismo. Imaginad el follón montado pues están situadas en medio del barrio que escala la montaña…no quiero ni pensar el follón que se producirá.

Ya para acabar; después de ver varias de las películas candidatas al Oscar; por ahora, y a falta de ver la semana que viene Nebraska (en la que tengo todavía bastantes esperanzas) me quedo, sin duda con El Lobo de Scorsese…peliculón y actorazo Di Caprio!

¿Logisfashion en Colombia?

Pues esta es la gran apuesta que tenemos para 2014; ya os comenté mi último viaje en noviembre cuando me invitaron de Inexmoda a dar unas Conferencias en el entorno del Foro Latinoamericano de Estrategia celebrado en Bogotá. A partir de aquí, buenos contactos e interés por parte de varias empresas en la posible implantación de Logis en Colombia. Seguimos trabajando en el tema y estamos convencidos de poder cerrar algunas de las negociaciones que tenemos para instalarnos, como cabeza de playa, con un inhouse (operativa en casa del cliente) inminentemente, bien en Bogotá o bien en Medellín.

Son estas dos ciudades muy diferentes, una la capital, más burocrática pero también más efervescente, donde se nota más la entrada de dinero extranjero (dicen que sobre todo el de los ricos venezolanos…), y otra más clásica donde existe un fuerte tejido empresarial; ¿podría ser un Madrid vs Barcelona? Pues posiblemente….

IMG-20140205-WA0000En Bogotá se nota la proliferación de nuevos comercios y hoteles; bares y restaurantes de diseño por todas partes (especialmente en la llamada Zona T) donde se come bien y caro. He de anteponer que, desde mi punto de vista, la cocina no es una de las grandes virtudes colombianas…que tienen otras (y muchas..) pero no ésta. Eso si, no faltan los restaurantes abarrotados donde dejarse ver y los bares para tomar su copita (no meto en esta categoría al afamado Andrés carne de res porque está alejado de Bogotá, si bien tiene una sucursal en la ciudad que no conozco).

IMG-20140205-WA0001Están ahora con el tema de las elecciones legislativas y presidenciales (creo que en mayo) y parece que, gracias a Carlitos y su GNI, ha remontado el Presidente Santos (me sorprende que siempre hablan con mucho respeto tipo americano del Presidente…no me imagino aquí hablando del Presidente Rajoy…) y se va a merendar a Uribe (o más bien su secuaz porque no puede volver a presentarse…), cosa que me alegra. También están con la polémica del alcalde de Bogotá (Petro), que proveniente del grupo guerrillero M19 se enfrentó a la oligarquía que controlaba el negociazo de la recogida de basuras de la ciudad y fue destituido por el procurador (al que acusan de estar al servicio de dicha oligarquía….). Todo un lío, vaya…

Y la semana que viene os cuento como fue por Medellín y la fiesta del Denim

Os dejo una noti sobre el  tema en modaes.es : Logisfashion negocia su entrada en Colombia mientras se refuerza en el mercado mexicano.

De nuevo por México…y Logisfashion se instala en Guadalajara!

Me es muy difícil predecir el tiempo que va a hacer cuando voy a México; más o menos sé que a partir de mayo es temporada de lluvias (hasta noviembre?) y que de noviembre a febrero hace frío por las noches. Sin embargo esto es muy variable y puede hacer días maravillosos o encontrarte con lo que llaman frentes fríos (numerados correlativamente) que hacen que haga un frío del carajo…

Y esto es lo que me encontré el tercer jueves de enero cuando aterricé en el vuelo que llega de España a las 6 de la mañana…0 grados y una sensación térmica de mucho, mucho frío. Como además no vas preparado la cosa es todavía más dramática…¿por qué no miraré la previsión del tiempo antes de viajar?

Dejando este tema de lado y, como no, la bronca de siempre en el hotel cuando le dan las primeras habitaciones que preparan a las azafatas de Iberia y me hacen esperar mientras, graciosas ellas, se vanaglorian con sus llavecitas contoneándose camino del ascensor (Jesús que paciencia!); el viaje al DF puede ser considerado como muy provechoso.

mexicoConfirmamos un crecimiento en 2013 de un 60%, disparando la cifra de beneficio operativo hasta los 7M de pesos desde el millón y poco de 2012 y un presupuesto de 2M. Adicionalmente, los clientes están contentos y con previsiones de crecer ventas en 2014 ya que parece que los negros augurios para la economía mexicana que se vislumbraban en 2013 se han evaporado. Lo cierto es que todo el mundo confía de manera ciega en las virtudes (en forma de lluvia de dólares) que la reforma energética de Peña Nieto puede tener sobre la reactivación económica del país (siempre y cuando los argentinos no provoquen otra debacle mundial..). Además. México se clasificó llorando para el mundial…menos mal!.

IMG-20140127-WA0001Así pasé los días entre visitas a clientes, comidas copiosas, cenas regadas con tequilas y alguna que otra copita por la Roma (ese Bengala de moda). Como no podía ser de otra manera, he aprendido que cuando las noticias son buenas hay que celebrarlas lo antes posible…no vaya a a ser que venga alguien a joderlas…

Además el lunes teníamos cita en Guadalajara con Cloe; cliente al que le hicimos un buen trabajo de consultoría y que nos confirmó que sigue adelante con nosotros en el proceso de manejarle su bodega, lo que nosotros llamamos proyecto inhouse. Esto es entrar en casa del cliente y tomar su operativa a un coste variable (por unidad). Esto le permite al cliente variabilizar su coste fijo y aprovecharse de nuestro know how, obteniendo una serie de ventajas pactadas en coste y eficiencia. Por su parte a nosotros, crecer sin necesidad de acometer inversiones muy elevadas. De hecho es el modelo de implantación que estamos siguiendo exitosamente en México y que queremos seguir en otros países…como Colombia pero eso será parte del próximo post.

Para celebrar el contrato, nos metimos entre pecho y espalda una contundente birria IMG-20140127-WA0003tapatía (con Yuri y Pere…) que, cuando menos a mi, me provocó un ardor de estómago descomunal.

No se si sería por la grasa de la sopa (hecha con chivo y muchas especies…), por las grandísimas tortillas que las acompañaban (como llantas de camión) o, tal vez, por el mucho picante que le eché…

El eje cafetero

Dicen de las mujeres de Pereira que son las más “libertinas” de Colombia, de hecho dicen que son las más “perras” por eso la ciudad la han rebautizado como Perreira…o eso, al menos, me aseguró Carlitos.

Y parece que algo de cierto tiene pues, recién llegados al coqueto (por lo desfasado pues parece que es el único privado que no pertenece a la red de aeropuertos colombianos sino que fue auspiciado con fondos privados…mis fuentes en el ministerio de transportes me lo confirmaron….jeje) aeropuerto internacional de Matecaña ya nos advirtió el taxista: “que pena, usted sabe que aquí las mujeres son de pico y pala” afirmó sin venir a cuento “Ah si?, no es lo que me habían dicho” contesté extrañado “si, si, de pico y pala cama” acabó el chiste socarronamente.

Poco paramos en Pereira pues nos dirigimos directamente para la Hacienda donde habíamos reservado cerca de Armenia. Parece que hay bastante rivalidad entre ambas capitales del Eje cafetero (llamado así pues verdaderamente es el eje central del país…) que, de hecho, formaban parte de un mismo departamento hasta que Pereira se separó formando la Risaralda y Armenia se quedó como capital del Quindío.

“A las de Pereira les dices que se sienten y ya se han acostado” seguía crecido el taxista que, por supuesto, era de Armenia. Yo me reí (lo cierto es que el hombre tenía gracia) hasta que me dijo lo que me iba a costar el taxi. Parece que en la tarifa me incluyó el entretenimiento del viaje porque…vaya clavada!

IMG-20131125-WA0001Viajar por el eje cafetero es como moverte por Asturias; mucho verde y mucha vaca con montañas a los lados. La verdad es que el paisaje es espectacular, con las fincas cafeteras allí donde la altitud lo permite (más o menos hasta los 1800 metros) y plantaciones de bananos, maíz o yuca allí en las zonas más altas demasiado frías para el café.

Como todo el café en Colombia se recoge a mano (a diferencia de otros países de plantaciones más masivas como Brasil o Vietnam) la carretera es un trajín permanente de trabajadores que van y vuelven de la faena en bicicleta o andando por un salario en función de los kilos recogidos. Es precisamente esta recogida a mano lo que hace que la calidad del café colombiano sea muy superior, aunque también el precio lo que le hace muy difícil competir contra otros cafés que llegan a ser 10 veces más baratos.

Interesante la visita a la finca Recuca (Recuperación de la cultura del café) donde te explican todas las tradiciones (hasta te visten y te ponen a recolectar café) IMG-20131125-WA0003para acabar con una nutritiva comida a base de chistorra, frijoles, patacón y huevos…con su tintico claro está. Por cierto; ¿alguno sabía que el café más caro del mundo es uno malayo que tiene la característica que es deglutido…y expulsado…por un mico que es lo que le da intensidad al sabor?

La verdad es que la hacienda donde nos alojamos (El Delirio cerca de Armenia) era preciosa. Como la temperatura es generalmente suave (aunque llueve mucho) recuerda un poco a los cortijos andaluces, con patios abiertos donde se hace mucha vida. Tal vez lo peor era lo cerca que estaba de la concurrida carretera que llega hasta el cercano parque del café (una especie de disneylandia con la temática cafetera que no visitamos) e, imagino, a otros muchos sitios pues desde muy temprano no dejaban de pasar camiones impidiendo el idílico despertar con el trinar de los pajaritos…

Hay una excursión imprescindible que es recorrer a caballo el Valle de Cocora. La excursión parte cerca del precioso pueblo de Salento (cuna del Quindío) y te permite en un par de horas y cruzando 7 veces el rio Cocora, llegar hasta el refugio de montaña donde te obsequian con un reparador queso con panela. Si quieres puedes seguir al Nevado del Ruiz si bien es una excursión de 3 días que debe de ser espectacular en primavera (hay que pensar que el Nevado sobrepasa con creces los 5.000 metros de altitud). Es en el valle de Cocora donde se encuentra el árbol nacional de Colombia, las palmas de cera que impresionan por su altura y sensación de fragilidad (de hecho están en peligro de extinción…).IMG-20131125-WA0002 Al acabar, ya de nuevo en Salento donde puedes llegar en el tradicional Willis (una especie de jeep típico de la II Guerra Mundial muy utilizado en la zona por su versatilidad para acceder a las fincas y ahora convertido en una especie de atractivo turístico), se ha de recobrar fuerzas con un buen plato de trucha sobre fondo de patacón….y una rica club Colombia!

Y, como no, nosotros acabamos el día acercándonos a las termas de santa Rosa (un poco paliza el viaje, eso si…) y darnos un bañito en las aguas termales que caen de la montaña a una temperatura de 40 grados y que se van enfriando a medida que vamos pasando a piscinas más alejadas. Tuvimos la suerte de que nos llovía mientras estábamos dentro, espectacular el contraste aunque, eso si, qué frío cuando salimos!!!

Una tarántula juguetona

“No te preocupes, la tarántula nunca picará el suelo por el que pisa”

¿Estás seguro, Elvis?” le pregunté al guía mientras un sudor frío me recorría la espalda; “mira que no son animales racionales y a este bicho lo hemos excitado sacándolo de su guarida”   “Seguro no, pero a mi nunca me ha picado ninguna” insistía Elvis mientras agarraba con sus dedos pulgar y anular al espécimen peludo y, a primera vista, poco amigable; “además, un picotazo difícilmente mata a un hombre…eso si, se te pondrá el brazo como una morcilla…mira, estos colmillos son los que utiliza para inocular el veneno”

Joder, que tranquilo me dejas….en fin, todo sea para que mi hijo Gosha me vea como un héroe… Vamos allá!IMG-20131119-WA0002  me resigné como borreguito al matadero mientras le ponía mi brazo para que depositara la tarántula.

Es curioso ver como en estas situaciones, se produce una euforia general entre el grupo que formábamos parte de la excursión por la selva amazónica colombiana. Sobre todo lo veo en el video (pues hay referencia gráfica de la hazaña) en el cual, especialmente las mujeres, te animan a que cometas la locura con frases tipo: “si no pasa nada”, “eres un valiente” y “parece un bichito muy dócil…”.

Imagino por dentro todas esperaban más sangre de la que finalmente se produjo pues mi amiga la tarántula se limitó (como predijo Elvis) a recorrer mi brazo sin más. Una vez pude respirar (y creo que con cierta desilusión por parte de las acompañantes) siguió el grupo adelante mientras yo me quedaba respirando y tratando de recomponer la figura. “pues no era para tanto….” alcancé a escuchar a alguna de las decepcionadas excursionistas.

Y este sólo fue un episodio de la excursión por la selva en la que el guía (el susodicho Elvis que era una especie de Frank de la jungla en colombiano) capturó tarántulas, serpientes venenosas (una mapaná…causante de la mayoría de los accidentes ofídicos en la selva según sus palabras) y algún caimancito despistado (pequeñajo, eso sí).

IMG-20131119-WA0005Porque, como os anuncié, tras unos días en Bogotá, y con la inestimable compañía de Paula, nos dejamos caer por Leticia que es la capital del Amazonas colombiano porque, si, aunque desconocido por lo pequeño (sólo recorre 100kms aprox de territorio colombiano), el Amazonas separa Colombia y Perú durante una pequeña parte de sus 5.000 kms de longitud. Y es que Leticia está justo en la frontera con Brasil (la salvaje Tabatinga), en un trecho de río que pertenece también a Perú (las tres fronteras). De hecho el paso de la frontera es libre, sin ni siquiera existir puesto fronterizo entre Colombia y Brasil.

En Leticia, el hotel más afamado es del Decamerón que, a pesar de ser un hotel de pulserita, tiene el encanto de la decadencia (no le vendría mal una renovación) y de, sobre todo, la figura de Capax; este es una especie de Tarzán colombiano (así me lo describió Carlitos) que, en sus años mozos, se recorrió el cauce del Rio Magdalena a nado en, según me informó, un mes (son mil y pico kms por lo que se hacía 30 kms al día si no me fallan los números lo cual es una barbaridad). Como el hotel del que se precia en ser PR (relaciones públicas) los años no pasan en balde y se nota en su figura (sana pero avejentada) y en su aire despistado (habla contigo pareciendo que piensa en otra cosa). Sin embargo sigue siendo un activo entre los turistas colombianos pues, parece, efectivamente llegó a ser una eminencia (¿un mix entre Javier Calleja y de la Quadra Salcedo?)

El día que llegamos hicimos una excursiónIMG-20131119-WA0004 muy chula que recorría en lancha 90 kms río arriba hasta llegar a la ciudad de Puerto Nariño; vimos delfines rosados (tenía entendido que estaban extinguidos pero está claro que no) nadando junto a los grises. Dice la leyenda que los primeros son descendientes de unos vikingos que se ahogaron en el río y que se dedican a secuestrar bellas muchachas indígenas a las que embaucan para llevárselas al fondo del río donde habitan….

Además están muy bien dotados, como IMG-20131119-WA0003podemos ver en la talla de madera…

También vimos guacamayos (uno nos mordió la oreja mientras nos fotografiábamos con él al hombro) y micos, muchos micos en la isla de los mismos que, al darles de comer bananos, se te suben encima de una manera bastante graciosa. Es interesante saber que fueron traídos de manera artificial a la isla que actuaba como centro de acopio cuando, a mitad de siglo, se puso de moda el contrabando de animales salvajes; una vez prohibido allí se quedaron e hicieron fortuna con los turistas. Incluso jugué al “Trejo” con los nativos (una especie de petanca que consiste en lanzar un disco a una tabla recubierta de barro donde sitúan unos triangulitos explosivos que suenan (explotan) si les alcanzas.

Como es lógico acabé pagando las cervezas….