Estrenamos nueva nave de Logis en Gerona

LGF-Ruidellots-1Me llena de orgullo y satisfacción contaros que…….

A principios de Abril hemos (Logisfashion) estrenado una nueva nave de 12.000 metros cuadrados en la localidad de Riudellots de la Selva en Gerona.

El centro logístico está dotado de la más avanzada tecnología, y estarán dedicadas en exclusiva a las operaciones logísticas de comercio electrónico para marcas y cadenas de los principales grupos textiles del mundo, que nos han confiado su gestión.

Empezamos con  23 empleados, pero está previsto que este número se eleve a los 70 durante el mes de mayo.

“Para Logisfashion, el ecommerce se ha traducido en una oportunidad que hemos sabido aprovechar para posicionarnos como un operador dedicado a la moda y altamente especializado en la gestión logística de pedidos de comercio electrónico

LGF-Ruidellots-3Tras cerrar 2014 con una facturación de 14 millones de euros y un incremento del 37% en su plantilla, apostamos firmemente por dos líneas estratégicas: las operaciones logísticas de comercio electrónico y la internacionalización de la compañía.

Con la apertura de este nuevo centro en Gerona y la captación de nuevas operaciones de ecommerce en Europa, Logisfashion prevé un crecimiento de su negocio del 40 por ciento en España.

Aquí os dejo algunas noticias que salieron en la prensa especializada sobre el tema:

El Vigia.com Logisfashion abre un nuevo centro logístico de 12.000 metros cuadrados en Girona

Nexolog: Logisfashion se apuntala como operador logístico de referencia en operaciones de comercio electrónico

Manutención y Almacenaje: Logisfashion abre un nuevo centro logístico para el e-comercio

Moda.es:  Logisfashion instala en Girona un centro logístico para ecommerce para crecer un 40% en España

Celebrando al “Jarocho de pro” en Vigo

Ya repuesto del Oncotrail y después de un viaje relámpago a Colombia (donde he de agradecer a Avianca con un pleno de 100% de retrasos y aviones perdidos) las pocas horas de sueño, enfilamos hacia Vigo con toda la family para acudir al 75 cumpleaños de mi buen amigo y fiel seguidor del blog; Carlitos Gil.

Jarocho de pro y gallego de adopción, decidió dejar tan magno acontecimiento en manos de mi tío Lolo, afamado cocinero y siempre presto y dispuesto a la organización de eventos.

IMG-20141030-WA0000Parece mentira que, a finales de octubre, haga mejor tiempo en Galicia que en pleno verano, con días de playas abarrotadas como si fuera el mes de agosto. Da gusto poderte tirar en la playa de Saians con las islas Cíes cerrando el paisaje pero leche! ya toca que llegue un poquito de frío que no se vende ni una prenda de abrigo!!!!

Todo fue extraordinario y giró como no entornó a la comida; con una magnífica empanada de maíz con chocos espectacular, un delicioso salpicón de marisco, un pulpito a feira y un arroz negro (esto lo más flojito y es que mi tío se empeña con los arroces…).

Mención especial y marca de la casa el Pago de Carraovejas donde Carlitos se dejó parte de la jubilación y, como no, los postres de mi ahijadita Paloma (a destacar la tarta de queso).IMG-20141030-WA0004

Meritó una buena siesta (a una semana de la maratón de Nueva York tengo que ahorrar en esfuerzos) y un paseo por Vigo la nuit con todos los primos. Especialmente animado mi primo Iñaki reviviendo sus esplendorosos  años mozos de días de vino y rosas. Veinte años no son nada…que decía la canción pero ahí estuvimos reviviendo las tensiones nocturnas cuando no alcanzábamos acuerdos sobre la hora de volver a casa tras una noche de fiesta…(Samba, ¿te acuerdas?)

Menos mal que el domingo con el cambio de hora  nos regalaba una horita porque empezaba un maratónico viaje con salida a las 13 horas de Vigo (el único avión disponible) y megaescala de 10 horas en Madrid (lo cierto es que no los pasé en el aeropuerto sino que me fui a descansar a casa de mi padre), vuelo a México a las 23:55 con llegada a las 5 de la mañana para tomar el vuelo a Guadalajara donde a las 9:00 teníamos cita con el cliente. Comida posterior en el típico sitio de carnes en jugo que me cae siempre pesado al estómago y vuelo de vuelta para llegar al hotel en el DF  a las 21:30 de la  noche (esto es las 4:30 de la madrugada del martes en España…)

Y yo que tenía intención de descansar para llegar fino a la maratón….que desastre!!!!

Pintxos, txakolí y hasta un Akelare en San Sebastián

IMG-20140427-WA0004Seguimos por San Sebastián.

Lo primero eso sí, un paseo por La Concha, seguir hasta el Peine de los Vientos (preciosa escultura de Chillida) luego cruzamos Ondarreta y vuelta hasta la Parte Vieja.

Qué maravillosa tarde nos hizo! A las 10, recién puesto el sol, nos dejábamos caer por las callejuelas de la Parte Vieja a tomar una caña y un pinxito que al día siguiente más….después de 4 paradas, 4 cañas, 1 txakolí, 1 Riojita y 12 pintxos!!! decidimos que la famosa chuleta del Néstor la dejábamos para otra ocasión.

IMG-20140427-WA0006Este compite en la calle Pescadería con los pintxos de diseño galardonados del Zureko (espectacular el bacalao a la hoguera) y los más tradicionales (pero con poco pan como nos comentaba su dueño de la casa de Alaba (Araba etxea)).

Y es que en cada uno has de observar el procedimiento cautelosamente para que no te tilden de turista, como hizo este buen hombre cuando le pedí un plato…”aquí no es estila, eso es en los de turistas que les gusta….dime que quieres que estos no llevan pan y como son caseros (no como los otros que son muy amigos pero…) te los caliento al momento

IMG-20140427-WA0018Y para el día siguiente, el highlight, Akelare de Subijana. Que sitio más bonito situado en el Monte Igueldo! Después de una mañana nublada pero sin agua, empezó a jarretear recién llegados al restaurante , colgado en la montaña con unas vistas espectaculares al Cantábrico empezamos a disfrutar de la comida nada más sentarnos en la mesa.

Todo empieza con un jardín marino vegetal que tiene su hoja con sabor a ostra y reducción de txakolí, su mejillón con cáscara que explota en la boca, su esponja marina con crema de erizos y el coral de tempura con sabor a percebe, todo rodeado con arena de gambas. Vaya, un plato redondo para empezar.

Hay 3 menus, el clásico que tomé yo con la ensalada de bogavantes y el gintonic en elIMG-20140427-WA0016 plato, el Aranori que tomó Paula (buenísimo el Carpaccio de pasta que sabe a ibérico pero es vegetal) y el Bekarki (ni idea de lo que significa). Lo bueno es que, como habéis podido comprobar, no te obligan a que toda la mesa tome el mismo. También hay carta (cosa que sé les preocupa mucho a mis amigos mexicanos…).

En fin, comida redonda aunque luego se me hizo duro el viaje a Madrid en coche con mi bracito en cabestrillo…

Fin de semana gastronómico por el País Vasco

IMG-20140427-WA0007Y eso que el viaje no empezó del todo bien. Aparte de tener que levantarnos a las 5 (cosa que ya pone un poco de mala leche) y llegar al aeropuerto sin tiempo para tomar un café (cosa que, especialmente a Paula, la pone de muy mala leche…), nos marearon con la puerta de embarque y el destino final del avión. No quedó muy claro si por el mal tiempo reinante o por el tamaño del avión (¿no cabía en el aeropuerto?), o por perversos intereses de la compañía Vueling, en lugar de ir directos a San Sebastián  nos desviarían al aeropuerto de Bilbao desde donde nos trasladarían en bus (vaya, para esto me he despertado a las 5!).

Pero aquí no acaba el tema; ya en el avión, nos dice el comandante que ha echado chispas el motor al arrancar (literalmente) y que volvemos al finger para que lo vean los de mantenimiento….otra media horita y que hay que cambiar de avión…

Siempre en estas circunstancias emerge entre la masa aquél que, con madera de líder, busca conspiraciones de las aerolíneas o gobiernos, para dañar a los pasajeros y sus legítimos intereses. Efectivamente, se elevó la voz de alguien entre la modorra generalizada, para exigir la Verdad (con mayúsculas). A él (sin duda vasco por su forma de expresarse) y situado alrededor de la fila 20 y pasillo, no le iban a engañar tan fácilmente. Que la climatología no era el problema sino algún oscuro interés empresarial y que exigía nos dijeran la verdad (fuera cuan grave fuera….). todo esto se lo decía muy indignado a la azafata…es fácil meterse con las dulces pimpollitas de Vueling, me gustaría haberle visto enfrentándose a las veteranas de vuelos intercontinentales de IBERIA con su colmillo retorcido.

IMG-20140427-WA0008Siempre ocurre que, mientras unos arriesgan por el bien común, otros observamos (la mayoría) y alguno, más pragmático, llamaba desde la jardinera que nos trasladaba al otro avión para retrasar una operación de no se qué historia que tenía (entiendo que era cirujano…posiblemente plástico) y exigir que el rodaballo prometido no fuera a perderse en el limbo, fuera a la hora que fuera.

Y es que teníamos fin de semana gastronómico total, como no puede ser de otra manera en San Sebastián.

Enganchábamos con el grupo de mexicanos y mi padre que venían de tour semanal por todos los grandes chefs donostiarras y, precisamente, acababan ese día en Arzak.

IMG-20140427-WA0011Afortunadamente, en ningún momento se puso en riesgo nuestra presencia pues ya teníamos el horario organizado a prueba de posibles retrasos e hicimos acto de presencia sobre las 11 en el Hotel de Londres y de Inglaterra  en pleno paseo de La Concha. Como todo en la vida, lo pagas, pero es imprescindible elegir habitación con vista al mar pues es la verdadera gracia del hotel, por otro lado instalado en un precioso edificio artdecó del siglo XIX inaugurado por la Reina Isabel II para sus “baños de olas” tan famosos de las clases altas madrileñas en esa época.

Sorprende Arzak por la sencillez de la casona sita en el Alto de Miracruz y por el trato,

IMG-20140427-WA0003muy profesional y, sin embargo, sencillo para un restaurante de esta categoría (me encantó que el somelier, muy campechano él, me llamó machote). Espectaculares los guisantes (dulces como si llevaran azúcar) con habitas y la merluza de anzuelo con costra de arroz y algas.

Al salir comentaba Paula con razón: “todo muy rico pero sin la espectacularidad del Celler de Can Roca”. Por algo es este último, teóricamente, el mejor restaurante del mundo.

Efectivamente, más en la línea de cocina de producto que desvarío de cocinero…

12 Monos en ….los carnavales

IMG-20140315-WA0001No fallamos a la tradicional cita de Carnavales; es más, no sólo no fallamos sino que a medida que maduramos y nos vamos adentrando aceleradamente en los temibles 40’s, el ratio de asistencia sube y sube. Este año, aparte de los clásicos (Pijo, David, Ruiz, Macías, Porteros…), los reenganchados en los últimos años (Gerardo, Pardo, Raul…), hubo muchos “newcomers” (Horacio, el gran Ramiro (la revelación sin duda), Pepetoni y sus diversidades…). En total 12 monos naranjas salidos de Guántanamo o dispuestos a ayudar a las amas de casa a subir las bombonas, y sólo uno azul (el jefe de la manada).

IMG-20140315-WA0005Tras su segunda celebración ya se ha convertido en tradicional la cena de la primera noche en el Faro que supone una inmersión inmediata en el ambiente carnavalero (sobre todo para los que llevamos una semana de retraso). Tortillitas de camarones, ortiguillas, pescaditos de la bahía y musha, musha cerveza mientras escuchamos las primeras chirigotas en el improvisado escenario. Y de allí, como no, al Manteca, polo de atracción o imán nocturno sobre el que todo gira y sobre el que todos gravitamos durante esas horas de la madrugada que, desgraciadamente, tan rápido pasan. Eso si, perdernos no es fácil con los coloridos monos, ni siquiera cuando algunos empiezan a tomar el camino de la carpa y otros de la cama…

Si entra el hambre, los chicharrones del Manteca con su limoncito por encima son tremendamente reparadores y ayudan a un magnífico despertar. Este se produce bien entrada la mañana siguiente. Los clásicos pudientes, en el Francia y París (que maravillosos recuerdos aunque la remodelación le ha hecho perder la gracia de compartir baño con simpáticas cucarachas); los más cutres hacinados en la Hospedería el Marqués (que parece barato pero luego sale caro…).

Sin duda alguna, la comida aperitivo, que empieza tarde, en La Caleta y allí puede pasar de todo. Por supuesto comer, como no, pero también practicar todo tipo de lenguas (mucho francés algunos…) e, incluso, encontrarse al Cerezo de la Bahía celebrando títulos a doquier (Forza Atleti y Ramiro). De ahí ya es un sinvivir; que si se pone el sol (que bonito es Caí…), que si se tira hacia La Viña (son 2 pasos pero se hacen largos), que si otra vez aparecen un@s y otr@s, que si Villa le marca 2 golitos al Celta, que si escuchamos a esta u aquella chirigota (siempre las ilegales…)…

A Gerardo y a mi nos paró un gaditano ya mayor y muy elegante y con voz suspirante acompañado por un acompasado movimiento de su mano derecha, nos pidió acercarnos para preguntarnos:

IMG-20140315-WA0003

Vaís de butaneros?
-Si
-Pues os voy a contar un chiste
Timbre que suena y señora que responde:
¿Quién es?
-El butanero, señora
-Pues entra, entra que tu con esa labia no te puedes quedar sin follar esta noche…

 

Pues nada, que esto es Cai y aquí hay carnaval!

El Zara de las clínicas oftalmológicas

Igual de raro que en Coruña apareciera de la nada hace 30 años la que ahora es la empresa textil más grande del mundo y su dueño el tipo más rico de Europa y entre los 5 con más pasta del mundo, lo es que en Oviedo esté una de las clínicas oftalmológicas más reputadas del mundo. Pues así es, la clínica de los Fernández Vega (ya en su quinta generación) es número 1 a nivel mundial y sorprende por su organización y avance tecnológico.

Y es que con lo de mi desprendimiento de retina, me he convertido un gran experto en temas oculares, siguiendo la senda familiar pues mi padre pasó por la misma experiencia 2 años antes (eso si con unos cuantos años más que yo…buena cantera) y llevaba tiempo repitiendo las bondades de la clínica cuyas revisiones permiten, por otra parte, disfrutar de la maravillosa ciudad asturiana. Al final acabas entrando en el maravilloso mundo de las clínicas oftalmológicas y se convierte en tema recurrente de conversación de los que hemos pasado el trance que, sin duda, deja huella.

Además, a todo esto se une que mis orígenes son asturianos. Mi abuela y todas sus hermanas (7 hermanas y un hermano) era de un pequeño pueblo en la cuenca minera adonde había llegado mi abuelo (de origen vasco e ingeniero de minas) allá por comienzos del siglo pasado. Personaje este apasionante al que ni siquiera mi padre conoció, de carácter complicado y que se retiró a vivir en un hotel abandonando a su familia de la que nunca más quiso saber. Con sombrero y bastón se paseaba por Oviedo huyendo de sus fantasmas y escapando de cualquier atisbo de responsabilidad hasta el punto que, en una ocasión siendo mi padre niño, mi abuelo le llevó a Oviedo a conocerlo. Por el parque de San Francisco, donde habían quedado, vieron como se acercaba, erguido y pertrechado con su eterno sombrero de copa (así lo imagino al menos). A una distancia todavía prudencial, le entró un ataque de pánico y, tal como venía, se dio la vuelta dejando a la pareja (mi padre y mi abuelo) con un palmo de narices…

IMG-20140113-WA0000Pues bien, este controvertido personaje (mi bisabuelo) vivía en un hotel como os adelanté; el clásico de los clásicos en Oviedo, ahora por eso de la globalización un NH, el Principado. Y allí nos quedamos ese fin de semana esperando ver al fantasma de mi bisabuelo pues allí, no sólo vivió, sino que murió!!!

Especialmente divertía/asustaba a los niños (sus tataranietos, que les hacía especial ilusión esta situación, si bien poco tardaron en dejar de respetar la fantasmagórica presencia y empezaron pronto a revolucionarse y a portarse como suelen hacerlo, recibiendo varias reprimendas a la par, de clientes y trabajadores del hotel.

¡Qué poco respeto a los mayores de las nuevas generaciones!

Eso si, la céntrica localización permite disfrutar de la meláncolica ciudad de Oviedo (sobre todo en noviembre con lluvia siempre al acecho y poca gente por la calles). Aunque poco conocida merece mucho la pena pasearla con calma recordando de D. Leopoldo y su regenta; disfrutar de sus magníficas pastelerías y, como no, cenar o simplemente tomar unas sidrinas, en la calle de las sidrerías (donde acabamos los 3 días que estuvimos). descargaSi no se cena en alguna de ellas y se acompañan con oricios, el clásico Fermín es una magnífica opción (no dejéis de probar las deliciosas casadielles), como también lo es dejarse caer por Lugones y su Máquina a tomar fabada o, ¿por qué no?, acercarse a Gijón en el Alsa; son 20 kms pero te permite comprobar el contraste entre ambas ciudades (la tradicional capital y la ciudad portuaria más vibrante). Aquí nos pegamos un buen homenaje en la Salgar con su muy calentita (se la habían dado el día antes) estrella Michelin.

Debia de estar

Mientras escribo estas líneas debía de estar en Shanghai; habría pasado previamente por Hong Kong (por cierto, coincidiendo con el último tifón que dejo decenas de muertos en la zona) y el fin de semana lo habría pasado en Singapur, donde debería de haber asistido al Gran Premio de F1 con mi amigo Beretti (nuestro futuro socio en China) e invitado al paddock de Red Bull por la gente de Pepe Jeans (que esponsoriza al equipo).singapur

Incluso, por curriculum más que nada, habríamos pasado unas horas de escala junto con Paula en Colombo (capital de Sri Lanka); todo esto por un curioso viaje con Emirates que me permitía ahorrar bastante pasta.Y digo debía porque la realidad es que ando por casa convaleciente y en reposo.

Y resulta que llevaba viendo moscas desde que volví de vacaciones, que no acababa de ver bien por el ojo izquierdo…y sabiendo que es un tema delicado, pedí hora al oculista (aunque antes tuve que pasar por México…) y éste me mandó una eco en el ojo (para 10 días después…ya podía haber corrido un poco…).

Pues el viernes 13 (manda huevos) me fui a hacer la eco con total normalidad y con una agenda apretadita. “Ufff…aquí se ven unas manchitas que…podría ser…hay que hacer pruebas pero….podría ser un desprendimiento de retina”

Todas las alarmas se encendieron en mi cerebro; resulta que a mi padre le pasó hace un par de años y recordaba el postoperatorio infernal. No jodas, a mi edad? pero… Pues sí, afortunadamente era parcial (no se me había caído la cortina del todo) pero ya no era desgarro, paso previo que entendí evitaría la operación y valdría con meter láser… Bueno, dije tratando de mantener la calma cuando vi que todo el mundo a mi alrededor se movilizaba (se llamaban unos a otros y empezaban a preparar precipitadamente algo que no acababa de entender), pues si hay que operar habrá que operar pero yo tengo un viaje la semana que viene y la maratón de Nueva York en noviembre, …tal vez a finales de noviembre me podría venir bien….

Tu estás tonto chaval? Tu te operas esta tarde, zanjó la doctora sin ni siquiera molestarse en mirarme!  Coño…esta tarde? La de hoy?, seguía dándole vueltas al cambio radical que había sufrido mi vida en 2 segundos…pero…y esto es lo del postoperatorio bocabajo durante 10 días? ” Si, que más quieres saber?”, me respondió la doctora en otra dimensión (mientras tanto seguía organizando medios para la operación como si se tratara de la operación del Rey…). Claro, tu tenías miopía, no? Pues ya está…ese es el factor de riesgo fundamental  Y ese mismo día, a las 4 de la tarde me operaron de urgencia; no es que sea una operación a vida o muerte pero es laboriosa (según palabras del Dr Navarro, es la primera vez que me opera un médico con nombre normal después de que el Dr Verdugo me operara la rodilla y el Dr Conill me trajera al mundo). Y lo de menos es la operación (no mola porque son 2 horitas en que notas como te van metiendo mano en el ojo…); lo jodido es que, efectivamente, te has de pasar 10 días bocabajo 100%. Y estar por el día apoyado en una mesa sobre una almohada es fastidioso pero dormir…ay dormir…es un infierno, yo ponía un artilugio construido con cojines a los pies de la cama donde apoyaba la frente y la barbilla en la cama…

juanojo

Además notas como te va bajando la resistencia día tras día; nada más salir de la operación estaba eufórico (imagino que con el subidón de la sedación).

Salí hambriento pues no había comido. Vista la cena que me servían en el hospital, Paulita se ofreció a subirme un bocata (de camembert fundido con cebolla pochada) y una cervecita…¿por qué no?…y me puse con fruición a comerme el bocata. No podéis imaginar la bronca que me echó la enfermera  jefa…pero chaval; métete en la cama y deja esa cerveza de inmediato, que no hace ni una hora que has salido del quirófano !!!!

El veranito en el Norte

Dedicada a mi suegro Pepe, paladín del turismo familiar.

Pasas de la playita, el solecito, la alegría del Sur a la incertidumbre del tiempo, las nubes, el fresquito y al carácter recio del Norte. Esto es lo magnífico de España que puedes combinar fácilmente 2 veranos muy diferentes. Y como mi suegro huye en agosto de Valencia desde tiempos inmemoriales, nos traslada a ese verano de excursiones, balnearios, bocadillos a tutiplén y chocolate con churros que es Liérganes en Santander.

 Y es que en agosto, por un motivo u otro, media Valencia (eso sí, Pepe contribuye con 13 adultos y la friolera de 13 niños…) desembarca en este coqueto pueblo de raíces castellanas situado a la vera del río Miera, muy cerca de Santander y que cuenta con todos los highlights del verano norteño.

Como podéis imaginar, con tanto personal hay que espabilar porque el que se mueve no sale en la foto; el tema alojamiento se complica año tras año ya que no es fácil conseguir un sitio de hospedaje apropiado. Esto, de una manera u otra, se va consiguiendo, lo que no ha sido posible hasta la fecha es que nos admitan el año siguiente (y eso que la poca capacidad de negociación de la situación hace que Pepe pague a tocateja sin queja alguna). Por si acaso, y con la excusas de que en el albergue juvenil que habían reservado para este año, no había sitio suficiente, me hice fuerte en el Hotel Arral IMG-20130905-WA0004(preciosa casona al borde del río exponente claro de la reciedad norteña antes mencionada). Con cuartos espaciosos, techos altos, magníficos desayunos y unos dueños poco extrovertidos ella (la hija) y dicharachero, borrachín y fumador empedernido él (el padre) y lector asiduo de la prensa del movimiento (cosa que a Pepe no le disgusta…) .

Si bien el tema gastronómico no es, desgraciadamente, una de las prioridades de la familia Sancho (al tener que dar de comer a tantas criaturas siempre se opta más por la cantidad que por la calidad…), siempre hay oportunidad de aprovechar los buenos restaurantes de la zona. En Liérganes se toma más el aperitivo (un clásico el pikos y sus albóndigas…grandes gintonics a la fresca…por cierto, muy frecuentado por el cantante de lo Del Tonos, ¡como le habría molado al Lucho!) y el chocolate con churros (hago tremendos esfuerzos porque le guste a mis hijos porque me retrotrae a tiempos pasados pero no consigo despertar ningún interés por su parte) en el Hombre Pez o el Cantábrico (dice la leyenda que un chaval cayó al río y no sólo no se ahogó sino que apareció no sé donde ¿puede que en Cádiz? convertido en un pez…).

Pero en los alrededores es donde se pueden degustar las especialidades de la zona; hay que acercarse a la Trainera en Pedreña (imprescindible) para tomar las rabas, los bocartes y el bonito con tomate o, si quieres carne y un poco más lejos, a la gran recomendación de Antoñito Pardo el Casino de Treceño.

Pero hay un acontecimiento clave repetido año tras año y que se ha convertido en un punto de encuentro imprescindible en la región: las paellas en casa de las primas; curiosa tradición mantenida desde allende los tiempos en el que grupos de valencianosIMG-20130905-WA0002 menesterosos se unen en la espectacular casa de las “primas de Madrid” para hacer una competencia “paellil” que, básicamente, sirve para que, con la razonable propensión etílica familiar, nos cojamos una cogorza tremenda que provoca que las paellas (todas) sepan buenísimas a eso de las 4 de la tarde que es cuando empiezan a ser servidas. Y es que queda claro que las paellas saben mejor con hambre y que

“las primas de Madrid” son hospitalarias y buenas bebedoras…

Finalmente acabar con 2 curiosidades del lugar; por un lado, Liérganes está rodeado de bellas montañas, especialmente y muy famosas 2 colinas conocidas como “las tetillas de Liérganes” que merecen una excursión;IMG-20130905-WA0003 por otro, curiosos los dulces del lugar; nadie me supo decir el por qué del nombre de unas pastas: “los cojones del anticristo”; puro marketing….

Restaurante Aponiente: los embutidos marinos

Continuando con el último post de Cádiz y sus pescados, no quiero dejar pasar la experiencia de visitar el restaurante Aponiente en el Puerto de Santa María. Allí me dejé caer acompañado de 3 bellas damiselas (todo muy casto, eso si!) una tarde de viernes de agosto. Como está bastante de moda, su chef Angel León es una de las rutilantes estrellas televisivas en el universo de los realities televisivos (junto con el omnipresente Chicote que, por cierto, me parece bastante gracioso), hay que reservar con bastante antelación. IMG_0220

Y tiene mérito lo de este hombre que, hace no mucho, consiguió la estrella Michelin, porque no es fácil montar un restaurante de este calado en pleno centro portuense (es verdad que en una calle tranquila aislada del bullicio veraniego) y con un producto base compuesto de “descartes”. Por este término se refiere a los pescados que nunca han estado valorados o, mejor dicho, que han sido por siempre despreciados. Pescados baratos y productos del mar poco utilizados (plancton, algas…) con los que juega creando composiciones divertidas o, cuando menos, curiosas.

2013-08-09 22.28.36

El menú degustación, “Antojos de un marinero en tierra” (homenaje al gran poeta portuense) y el más comedido “Acercamientos al mar…” , te recibe con sus famosos embutidos del mar servido en papel de estraza. Diferentes chacinas (salchichón, butifarra, chorizo…) hechas a base de pescado (creo recordar que lisa) que, al menos, en textura y presencia dan el pego. Posteriormente el menú se presenta en 3 partes o lances (guiño marinero) que se pueden maridar con vinos de la tierra (impresionantes las manzanillas).2013-08-09 22.39.06

Empiezas por las tapas donde destacan los ravioles hechos con chocos finamente cortados sobre papas, el queso marino que parece burrata, sardinas asadas sobre huesos de aceituna y panceta que en realidad es pulpo…

El segundo lance ya es un derroche total de imaginación (también la manzanilla te va poniendo más a tono); unos 10 platos difíciles de describir; recuerdo composiciones estrambóticas con placton (si, esos elementos micróscopicos que son la base de la vida marina…y lo que comen las ballenas…); el “ostra parece pero placton es” o el risotto (que no lleva arroz sino placton) acompañado de chirlas y pepinos de mar o el surimi hecho con tomaso (pez local), remolacha para dar el color naranja y acompañado de helado de pepino (espectacular).

IMG_0219En cuanto a los postres he de decir que no me parecieron tan espectaculares como lo que antecedió. Seguramente estais flipando y no se si he sido capaz de transmitiros lo “especial” del lugar, que no es sólo por la originalidad de los platos (que también) sino por la experiencia, el paquete de sensaciones que diría alguno. En fin, de verdad, muy recomendable, lo malo es volver luego conduciendo a casa…

Los pescadotes de Cádiz

Por motivos familiares, mis vacaciones están muy definidas y no admiten demasiada variación: una semanita en el sur con mi padre (Cádiz) y una semanita en el norte (Cantabria) con el padre de Paula; muy familiar todo y acordadas “sine die” por los tiempos de los tiempos.
En este post me voy a centrar en el sur; playita rica, calorcito, golf y mucho “dolce far niente”…también pescados a tutiplén. Y es que ir a la costa gaditana pegada al estrecho es sinónimo de tener acceso a un tipo de pescado (el de la atunara) que se encuentra en pocos lugares.
Primero he de decir que mi padre no es de ir a comprar; eso no admite discusión, y menos aún de mucho cocinar (le das huevos para hacerse una tortilla y te los tira a la sartén sin cascar…) pero lo de ir al mercado de la Línea le gusta, y mucho…
Para acompañarle te ensarta su equipo (caja de plástico enorme para traer las piezas de pescado y carrito de la compra para la fruta(, te obliga a madrugar (de todas maneras el concepto de madrugar en mi familia no son las 6 de la mañana….ni las 7, ni las 8…) porque si no te quedas sin pescado (hay reglas claras; no ir los lunes porque los barcos no faenan en fin de semana, llegar prontito…antes de las 10 que esto tampoco es Japón…).
Y yo creo que le gusta, o eso dice siempre que nos adentramos en la Línea de la Concepción, por lo feo que es, porque le recuerda a Africa; y caray si lo es; es que la Línea es feo, feo…pero con encanto y vistas al Peñón (que mola).

20130826-195851.jpg

Entras en el mercado municipal rodeado de bazares chinos que le dan un toque todavía más “blade runner” al sitio y, para empezar, ves que hay pocos puestos abiertos (o mejor dicho, muchos cerrados). Eso si, los de pescados que están abiertos (mi padre siempre es fiel a su pescadero favorito de nombre Juan, poquitos dientes, verborrea gaditana y de creencias evangélicas) exponen unos bichos que se te cae el alma a los pies sólo de verlos: urtas, pargos, lubinas, doradas, sampedros…todos sanotes, fresquísimos y de unos tamaños descomunales (hasta 6 kilos pesaba uno de los animalitos). Bueno, el concepto pesaba es relativo porque, aunque te lo pesa delante, yo no me aclaraba mucho con la báscula (hemos de pensar que sus creencias religiosas le impiden engañarte). Lo que si que es alucinante es el precio; a 18€/kilo el pescado de atunara; da igual el que sea, todos valen lo mismo porque todos los cogen a la vez…
Y yo, que compro mucho pescado en la Costa Brava (asiduo comprador de la impresionante peixateria Coll de L’Escala) os digo que es un precio buenísimo para el pescado que es, que por ese precio en la Coll te dan el de piscifactoría de ración…

20130826-200215.jpg

Una vez cerrado el trato (básicamente Juan nos intenta colocar todo lo que puede y mi padre siempre busca excusas para llevar menos de lo que el ducho pecadero le trata de colocar); le dejamos preparando las piezas según el sistema de preparación elegido (a la sal, al horno, frito…) y nos trasladamos al puesto de Mateo el frutero. Esto si que es un espectáculo digno de grabar. Lógicamente mi padre tiene trato preferente y Mateo le cuela prestándole toda la atención que merece. A la vez que empieza a llenar el carro de la compra que pronto nos damos cuenta será pequeño de cerezas, kiwis, tomates, brevas, uvas, cebolla, sandía, calabaza, pimientos, cerezas (saca otra caja, no la expuesta y nos hace ver que son las de calidad suprema…lo cual nos encanta, especialmente a mi padre que me lo repite al oído…), patatas, plátanos, aguacates, paraguayas…, va atendiendo a las señoras que se acercan al puesto para compras ridículas comparadas con la nuestra. No está claro como Mateo calcula lo que cobra a unos y otros aunque algún sistema complicadísimo de entender para el profano debe de utilizar. Se apoya en 2 ayudantes que deambulan por los alrededores del puesto sin atreverse a acercarse demasiado para no importunar a mi padre que, cada vez más claramente, es el cliente estrella del puesto.
• Y como te va a cobrar si ni pesa, ni apunta?
• Hijo, este siempre cobra 28€, lleves lo que lleves
Al final fueron 30 (debió pensar que, esta vez estando yo habríamos llevado más cosas) y la verdad es que llevábamos muchos, muchos kilos…
Le pedí si no le importaba que hiciera una foto; “claro pisha, déjame que me peine, mientras no sea pal obituario las que quieras”
Como dice el rótulo “Verduras de los huertos del Zabal, Hermanos Mateos y Na mas”; genio y figura…

20130826-200332.jpg