Haciendo un poco de turismo por Shanghái

Recién acabada la semana tomábamos Paula y yo el vuelo para China donde tenía asuntos  pendientes antes de comenzar las vacaciones en Vietnam. Y estaba peleando un upgrade para Paula cuando se dio la paradoja que al que se lo hicieron (error mayúsculo de Emirates) fue a mi sin pedirlo y, sin comerlo, ni beberlo y por primera vez en mi vida, me vi viajando en First…

Lo malo es acostumbrarte a estas cosas…después del Dom Perignon, me trajeron un plato de caviar y me abrieron una botella de Vega Sicilia Único que pedí dejaran directamente en mi compartimento (por una vez en la vida había que aprovecharlo…). Eso si, como un caballero que soy le llevé a Paula una copa de champagne (y buena bronca me echaron por mezclarme con los de detrás de la cortinilla), incluso dudé en ofrecerle el cambio (lo hice con la boca pequeña) pero…hubiese sido malo para nuestra relación 😉

Juan en Yu Yuan ShanghaiMe gustó aprovechar el domingo para visitar los sitios turísticos de Shanghai que hacía mucho tiempo no veía. A pesar del calor húmedo que te hacía sudar a chorros, paseamos por la “French Concession”; la Concesión Francesa de Shanghái es una zona histórica en el centro sur de la ciudad que se denominó así tras la II Guerra del Opio, cuando los franceses ocuparon esta zona tras ganar la guerra, junto con los británicos, contra los chinos. En esa época la Concesión Francesa era gobernada por los franceses como si fuera parte de Francia, desde 1849 hasta 1946, cuando la Francia de Vichy firmó un acuerdo en Nankín. Fueron los primeros distritos residenciales y comerciales de Shanghái, y fue también el centro del catolicismo en Shanghái.

Luego paseamos por  Xin Tian Di, que literalmente significa  «Nuevo Cielo y Tierra» es una zona peatonal llena shikumens tradicionales (puerta de piedra) de mediados del s. XIX reconstruidos en callejones estrechos y algunas casas adosadas que ahora funcionan como librerías, cafeterías, restaurantes y centros comerciales, nos acercamos al centro y a los jardines de Yu Yuan (donde tomamos un té en la famosa tetería en medio del lago) y finalmente el Bund.

Bund ShanghaiBund es el nombre que dieron los británicos a la zona del malecón de la ciudad de Shanghái, es la zona de edificios situados a orillas del río Huangpu, justo enfrente del barrio de Pudong. Aquí están situados algunos de los edificios más emblemáticos de la etapa colonial europea. A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, esta zona fue uno de los mayores centros financieros de Asia.

Posteriormente nos fuimos a relajar con unos masajes  en mi local preferido, el Dragonfly. (¡Como le está cogiendo Paula el gusto!) y acabamos el día con una cena en el Fu1015 que está en el ranking nº 16 de restaurantes de Asia pero, aparte de que nos pegaron una clavada de campeonato (ya podían haber devaluado antes el yuan) me pareció frío y …¡ni fu, ni fa!

logisfashion ChinaAl día siguiente después de un largo día de trabajo nos fuimos al Shanghái fake market    (mercado de las imitaciones) donde Paula se puso las botas, y de allí partimos para Hong Kong en otro viaje relámpago. No me cansaré de repetir (porque ya lo he dicho muchas veces en este blog) que las vistas de la isla de Hong Kong desde el vestíbulo del hotel Intercontinental son una de la más impresionantes que se puedan ver. Además esta vez nos quedamos en el hotel por lo que pudimos embobarnos con las mismas durante muchos, muchos minutos (incluso desde la habitación). Aprovechamos también para subir al Victorias peak (madrugando porque la cola para el vetusto funicular si no superaba las 2 horas) y pegarnos buenos homenajes de dumplings en el estrellado Din Tai Fung (impresionantes pero difícil de entender la facilidad con que la Guía Michelin otorga estrellas en Asia, sobre todo si se compara con su cicatería con los restaurantes españoles), el Hutong con unas vistas también espectaculares y el Nobu del hotel Intercontinental, caro, caro pero rico, rico…Además se me fue la olla con el tema del vino y por querer ahorrar y no pedir una botella me tomé 2 copitas de un vino francés que estaba delicioso pero que valía 30€ cada copa!!!!

¿Por qué coño es tan caro tomar vino en los restaurantes fuera de España?

hong kong desde intecontinental

Comité Dirección Logisfashion en China …1ª parte

Cada año organizamos el Comité de Dirección Intercentros de Logisfashion en el que, a los miembros habituales en España, se unen los Directores Internacionales (México y China), así como algunos consejeros . Este año fue el primero en que decidí hacerlo fuera de España con objeto estrechar lazos dentro de la organización, así como permitir a aquellos que han de vender el servicio a sus clientes entender bien la operativa que hacemos en China que es muy diferente a la que hacemos en Europa o América ya que trabajamos más en operaciones tipo control de calidad y consolidación de fábricas y preparación de pedidos para diferentes países.

Nuestra estructura está basada en Shanghai, Shenzhen y Hong Kong con una red de proveedores controlados desde nuestras oficinas en Shanghai y Shenzhen. El concepto es diferente y, para complicarlo más se añade que hay mucho componente de transporte y de almacenes en depósito aduanero que no son fáciles de entender para alguien que no lo conoce. En resumen, que alguien vendiendo algo que no conoce canta mucho y te lleva a  “problemillas” como confundir ciudades o no ser capaz de explicar al cliente las diferencias entre un control de calidad en plataforma o en fábrica y las ventajas/desventajas de ambos.

Yo llegué un día antes pues estábamos inmersos en un tender importante de Inditex que, cruzo los dedos, a fecha de hoy sabemos que estamos en la final pero todavía no hay resultado definitivo. Os podéis imaginar que este proyecto puede suponer un cambio radical en el negocio de Logisfashion China por lo que hemos puesto todos los recursos en que salga adelante. Para garantizar la escalabilidad de metros cuadrados y la presencia en el país, nos hemos aliado con una empresa de Hong Kong llamada Cargo Services de la que os hablaré más adelante…

Ese primer día me llevé a Gonzalo (nuestro IT manager y gran noctambulo) al fake market a que comprara ropa un poco decente… y luego un masajito. Fuimos a una sala de masajes de una cadena diferente de la que me gusta (Dragonfly) y me preguntaron si quería el 3 estrellas o el 5 estrellas; conociendo el percal (y porque había dicho que invitaba) pedí el 3 estrellas que me pareció correcto para el precio que pedían; además me dijeron que la única diferencia era que en el 5 la masajista era “algo” más profesional. Como me valía una amateur pues tan ricamente. Es verdad que la sala era más cutre de lo normal y allí nos pusimos los calzoncillos  de tela indescifrable que te dan en todos los centros de masaje (Gonzalo, como está recio, no tardó 2 minutos en romperlos). Tras una breve espera se presentó un muchacho con los kits de masaje instándonos a tumbarnos…. ¿pero, va a ser un tío?  preguntamos ambos al unísono; “3 stars no lady….”; “coño, pues 5 stars” respondí con soltura calculando lo que me iba a costar la bromita…” en fin, todo para tener al equipo contento.

El grueso de la expedición llegó el jueves por la mañana y, tras un breve descanso y una primera comida china que permitió un aterrizaje forzoso en el país de aquellos que no salen de la tortilla de patatas y el filete de ternera, celebramos el Comité en el hotel.

Aparte de los anteriormente mencionados y las 10 personas desplazadas desde las diferentes oficinas de Logis, se añadieron todo el equipo de Logis China. Creo que fue muy interesante y, aparte de algún pequeño desliz idiomático, quedó bastante apañadito. Cada vez parece más claro que la estrategia de crecimiento internacional de la compañía emprendida hace años, será la que nos permita seguir creciendo en el futuro ya que la situación en España está durilla.

 

Un restaurante vegetariano “fake” en Shanghai.

Imaginad la papeleta, el jueves, nada más llegar a Shanghai tengo una reunión con comida posterior con un el director de logística y su equipo de un cliente importante francés. La comida posterior la organiza su transportista internacional que es quien tiene la cuenta y con quien Logisfashion trabaja en China para los proyectos de logística de sus clientes textiles. A todo esto, nos enteramos que el Jefe de los franceses es musulmán (o eso imaginamos porque se llama Brahim). En el proceso de decidir dónde ir, proceso en el que toma parte un equipo “multidisciplinar” de 8 personas se decide, para evitar situaciones desagradables, acudir a un restaurante vegetariano ya que existían dudas sobre que algún otro de los comensales fuera  judío. Todo este proceso supuso un par de días de mails arriba y abajo…
El restaurante elegido, situado muy cerca de Renmin Sq, se llama Pure Beauty. Después de elegir los platos por parte del equipo multidisciplinar (aquí ya solo intervinieron los representantes chinos) empiezan a sacar los platos: pato laqueado, cerdo en salsa, ternera picante a la sichuanesa, pescado en salsa, gambas con guindillas….vamos, lo típico de un restaurante chino…


Los no chinos nos miramos un poco extrañados sabedores de que las cosas no iban como debían. El cliente pone cara extraña por motivos obvios. A todo esto, los chinos se explican: “todos los platos son falsos:….están hechos de tofu”. De verdad que de los chinos en materia de copias me creo casi todo pero esto ya era demasiado…es que eran perfectos, el pato pequinés con todas sus diferentes capas y texturas…la piel, la carnes más tierna, el hueso…….eso si, el sabor dejaba un poco que desear. Otro punto a mencionar eran las fuentes donde servían la comida, con imágenes de pajaritos multicolores picando en las fuentes, otra con forma de cisnes y las mandarinas finales (estas no eran falsas) en  una fuente con 2 ranas enfrentadas….
Sin duda, la comida no fue memorable pero si las risas que provocó. El cliente musulmán comentó que, cuando menos, era una decisión controvertida por su parte comer las falsificaciones de cerdo ya que no estaba seguro que valiera que supiera que era falso. De todas maneras se lo comió y creo que le reafirmó en su voluntad de no comer cerdo…con sabor a tofu!

 

Alrededores de Shangai.

Que nadie espere que, subiendo al coche en Shanghai y a una distancia prudencial de la ciudad, nos encontraremos con paisajes idílicos en la montaña o playas paradisiacas. Este concepto en China no existe. Salir de las ciudades es encontrarse con grandes autopistas que van atravesando pueblos/ciudades alternando edificios de viviendas monótonos con fábricas de varios pisos.

Así, salir de Shanghai hacia el norte (Jiangsu) o hacia el sur (Zhenjiang) no promete pintorescos paisajes, ya que se trata de regiones muy industrializadas con fuerte implantación de industrias como la textil y el calzado (que son las que me ocupan e interesan) y electrónica. A esto se le añade la persistente niebla o falta de sol fruto de la humedad e, imagino, la contaminación.

Sin embargo, hay ciudades interesantes que merece la pena visitar (incluso en excursiones de un día desde Shanghai). “Arriba el cielo y en la tierra Hangzhou y Suzhou” dice una leyenda clásica china. La primera, a un par de horas en coche (y a mucho menos en el moderno tren que la une con Shanghai), merece mucho la pena para, incluso, un fin de semana. Es preferible no ir en verano ya que su precioso lago está abarrotado de turistas chinos. Además, es de las ciudades con más calidad de vida en China y de las pocas donde los precios de la vivienda no se han visto frenados en los últimos años (me dijeron el otro día que junto con Wenzhou son las 2 ciudades cuyos precios siguen desbocados por su alto desarrollo y crecimiento económico). Suzhou, sin embargo, donde fuimos la semana pasada, me decepcionó un poco. Por sus canales se la conoce como la Venecia china pero….que os voy a contar….hay algo de exagerado en la comparación; eso sí, sus jardines merecen mucho la pena (me gustó mucho uno llamado “master of the net”).

Más hacia el Sur, atravesando el puente (35 km) que, sobre la bahía, une Shanghai con Ningbo, se llega en unas 3 horas a esta coqueta ciudad desde donde se puede hacer una excursión (si se quiere inmersión total en cultura china) a la isla de Putuoshan, que más o menos podría ser el “Lourdes chino”: templos budistas de todos los tamaños, monjes y chinas que acuden esperando casarse o quedarse embarazadas….o ambas cosas…

Saludos, buen fin de semana.

Bienvenidos a Shangai.

Shanghai es una ciudad que ha surgido, como hoy la conocemos, en los últimos 20 años. El skyline de PuDong (al este del rio Pu) en los años 80 era un campo de arrozales poblado de humildes campesinos. Era una ciudad llena de reminiscencias coloniales pues, no en balde, después de la segunda guerra del opio en el siglo XIX, se la repartieron la potencias coloniales, vencedoras de la guerra, otorgándose concesiones los franceses, los ingleses, los norteamericanos… Así, en el famoso Bund en la orilla izquierda del rio estaban asentados los ingleses y los norteamericanos y, más al oeste (Puxi), los franceses en lo que todavía se llama la French Concession y donde, desde mi punto de vista, están los restaurantes y bares más interesantes de la ciudad. También había zonas japonesas, alemanas…

Es la ciudad donde más se ha podido ver el cambio que ha transformado China en las 2 últimas décadas desde que Deng Xiao Ping vino a decir aquello de “enriquecerse es de buen comunista”. Es la ciudad comercial por excelencia de China, con el puerto más grande del mundo (si no ha superado a Hong Kong y a Singapur, está cerca) y, sin duda, la más cosmopolita.

Desde que vine por primera vez, en cada visita hay nuevos restaurantes y bares a cual más chic, nuevos hoteles espectaculares (sobre todo a raíz de la expo del año pasado que tuvo más de 60 millones de visitantes…) y, nuevos edificios a cada cual más impresionante. Me quedo con el Jin Mao (imprescindible subir al bar en el último piso y deleitarse con la vista ….me recuerda a la guerra de las galaxias). No hace mucho construyó una empresa japonesa el  IFC que es bastante más alto (superó al Taipei 101 como el más alto de East Asia  y creo que sólo es superado por un edificio en Dubai). Curiosa la anécdota pues a los chinos no les gustan nada los japoneses y estos pretendían acabar el edificio con una especia de círculo que recordaba al sol naciente de su bandera; los chinos se lo prohibieron y les obligaron a convertirlo en una especie de trapecio que recuerda a un “abre chapas”.

En Shanghai está la oficina central de Logisfashion China y varios almacenes con operativas diversas tanto de exportación (control de calidad y preparación de pedidos), como de logística para China que, como os podéis imaginar, crece más y más. ¿Con que clientes trabajamo?: Geox, Lanvin, nuestros amigos de Venturmoda…

Algunas recomendaciones en Shangai (si vais no dejéis de preguntarme y encantado os ayudo a organizaros):

Bares: cuando llegué el sitio de moda era el Bar Rouge en el Bund (no es lo que era pero es impresionante la terraza sobre todo en verano); luego el Velvet en la Concesión francesa me parecía muy divertido….ahora parece que el Apartment se lleva el gato al agua. Para fumar un puro y tomar un buen whisky japonés el Constellation con varias sedes (decid que venís de parte de Alvaro…)

Restaurantes: últimamente vamos mucho al Lost in Heaven de comida Yunanesa (región al oeste de China donde está el Tibet). Muy recomendable

Hoteles: yo me quedo siempre en el Intercontinental de Puxi que es una maravilla a un precio muy razonable y como tenemos tarifa de empresa así que sólo tenéis que pedir que os reservemos y, encantados.

Disfrutad  Shangai, un saludo.