Otra vez en el hotel kitsch por excelencia…

Pasamos el fin de semana después de Carnavales en Madrid porque celebrábamos el cumpleaños de nuestro añorado Luchito. Ya se que la palabra celebrar no parece la más apropiada para recordar el cumpleaños de una amigo que ya no está pero Lili quiso que el ambiente fuera de celebración y no de tristeza.IMG-20140316-WA0000_resized Y allí estuvimos con un gran éxito de convocatoria (más de 30 personas muchos recién llegados de carnaval!) abarrotaban la sala reservada en un restaurante, como no, peruano. Así nos reimos acordándonos de los pisco sours que preparaba Lu (incluso cuando él ya no podía degustarlos…) y los tiraditos o la causa limeña que tanto disfrutaba y, como no, de ese suspiro limeño que ha de coronar cualquier cena peruana. Exitazo!

De Madrid directo para China haciendo escala en Dubai. Llegué a Hong Kong en un viaje extraño pues hasta las 10 de la noche no llegué al hotel y, sin haber dormido mucho por las muchas posibilidades de entretenimiento que ofrece el flamante A380 (incluso con un bareto en la parte de atrás donde te puedes tomar desde unas cañitas (de lata) hasta una copa de Moet Chandon…to gratis total!).

imageY si bien el hotel de Hong Kong no es, precisamente, muy glamouroso, si que es verdad que tiene una terraza (la llaman tropical) donde poder fumar un buen puro y tomarte una Qingdao. No tiene mucho más pero es barato y no está mal situado.

Al día siguiente trámites, visitas a partners y constitución de la sociedad en Hong Kong que necesitamos para poder dar de alta al chaval que tenemos allí, curiosa comida en un centro comercial malayo, autobús hacia China, follón en el paso de la frontera, taxi y atasco, mucho atasco y….por fin, llegada a ese remanso de paz que es mi hotel fetiche, la gloria de los amantes de lo kitsch, la horterada hecha hotel; mi hotel preferido sin duda, el Intercontinental de Shenzhen, con sus chinitos vestidos de lunares ellas y con sombrero cordobés ellos, con sus toros y cornamentas a gogó, con su restaurante chino que se llama “El Chino” y sus salones grande (da en chino) España y pequeño (xiao)image Barcelona (generará un problema diplómático si reciben visitas de la Generalitat?

Imagino que la de protocolo se va a la puta calle al día siguiente si los mete allí!) y, como colofón, el bar galeón en la piscina que, efectivamente, es un galeón a tamaño natural donde disfrutar de magnífica cerveza de trigo y amenas actuaciones en directo de grupos de versiones rock (buenos bailes nos pegamos durante el comité de Logis hace un par de años!)

image

Claro que está al lado del parque temático wonders of the world donde se pueden visitar (a lomos de un cómodo monorraíl que, por cierto, pasaba muy cerca de la ventana de mi habitación) casi todos los monumento mundiales a escala reducida (también hay otro de China relativamente cerca….y un hotel que construyó un millonario enamorado de Venecia….). vamos que hay para elegir…

Y en el próximo post os contaré sobre Shanghai (otra vez pero es que últimamente no varío mucho de destinos). Y escribo esto con el Atleti líder…que dure!

Din Tai Fung: dumplings con estrella Michelin en Hong Kong

Comer dumplings es una actividad muy corriente en el sur de China (hablamos de esa especie de empanadillas cocinadas al vapor y rellenas de todo tipo de cosas). De hecho, como para nosotros sería ir de tapas, para los cantoneses o hongkonitas el Dim Sum es casi una religión. Esto es una especie de brunch (generalmente acuden los domingos) en que los camareros van pasando con carritos con diferentes tipos de manjares (generalmente los socorridos dumplings pero no exclusivamente). Pues bien, resulta que en Hong Kong además, puedes comer dumplings con estrella Michelin, y todo gracias a la cadena taiwanesa de restaurantes Din Tai Fung que tiene 2 locales en Hong Kong y la que acudimos con Alvaro y nuestro hombre en HK (Steven) durante mi último viaje.

Como Singapur, Hong Kong es un centro culinario de primer nivel donde puedes encontrar restaurantes de chefs renombrados (mucho francés pero también algunos españoles como Paco Roncero) a unos precios de escándalo (nunca, repito nunca pidáis vino en estos restaurantes…bueno en HK en general…). También los hay más locales para turistas que están muy bien como el que ya os he comentado alguna vez el Hutong en Kowloon (impagables las vistas!). Eso si, barato, barato ninguno. Donde hay pasta…ya se sabe!

Empiezo diciendo que el Din Tai Fung merece la pena, y mucho, pero no os esperéis mucho más que un restaurante donde tomar dumplings con cerveza y mesas sin manteles. Especialmente el de trufa y cerdo es espectacular. Eso si, no esperéis otra cosa que el típico restaurante chino donde te sirven de inmediato ya que la preparación de los dumplings no es trabajosa (lógicamente están hechos cuando llegas) y atiborrado de turistas. Precios muy razonables y en 45 minutos fuera y rotación de mesa. Nosotros llegamos a las 9.30 al que está en la isla (Yee Woo Street) por lo que no hubimos de esperar pero cuidado porque cierran a las 10!.

Es una eterna queja a la que me uno contra el chauvinismo francés: ¡Qué fácil es dar estrellas a restaurantes en Asia no competidores directos de la desfasada cocina gala (fácil ver el ejemplo de Japón donde en Tokio hay más estrellas que en toda España) y que difícil en España (valor al alza y competidora directa de la casa madre en turismo de lujo gastronómico!).

IMG-20140108-WA0003Otra buena elección en este viaje fue el hotel. El recién abierto Indigo de Hong Kong es muy recomendable con un diseño muy moderno a unos precios razonables para HK. Impagable la piscina en el piso 20 que sobresale el edificio con el suelo de cristal!

 

 

Por cierto, fuimos a tomar una copa en la IMG-20140108-WA0004famosa calle de bares de Lan Kwai Fung y me hizo gracia el cartel que avisaba de lo que te podía pasar si bebías…  todo muy gráfico!

Y yo que venía con la resaca de los pisco sours de la noche anterior en el Ceviche de Shanghai con los Alvaro´s

La dura vida del proveedor textil

Llevo un tiempo pensando en preparar un post sobre los proveedores de los “gigantes de la moda”. Siempre hablamos de estos últimos como historias de éxito y siempre se nos olvida reconocer la labor de los sufridos proveedores que tienen que seguir el ritmo de los grandes sin que nunca se les reconozca su porción en el éxito global y, desde luego, sin participar, ni de lejos, en los golosos beneficios.

Creo que es justo que este post vaya dedicado a los esforzados proveedores.  Y lo voy a hacer apoyándome en un par de anécdotas que me han contado en los últimos días amigos/clientes que, por otro lado, son proveedores de los grandes. Si bien, estos grandes, incrementan sus beneficios año a año haciendo las cosas muy bien, los proveedores dedican el día a día a tratar de seguirles, muchas veces con la lengua fuera, sin capacidad alguna de financiación, sometidos a decisiones discrecionales en forma de millonarios cargos por pequeños problemas, tratando con jóvenes ejecutivos robotizados cuyos objetivos son sagrados “caiga quien caiga” y cansados de que sus diseños sean fusilados a la primera de cambio para ahorrar un puñado de céntimos.

Como decía, me voy a apoyar en un par de anécdotas; una me la contaba ayer un buen amigo proveedor de éstos sobre el riesgo que tiene cuando les presenta muestrarios. Hasta 20 modelos presentó para la campaña de invierno esperando que le hicieran una buena compra que le permitiera, si no ganar dinero, si generar volumen para conseguir mejores precios en sus fábricas. Claro que era consciente del riesgo pero es un “lo tomas o lo dejas”; muestra que entra en nuestras oficinas, muestra que se queda…. Al cabo de un par de semana, estando en su ciudad de origen en plenas fiestas navideñas, le llaman para que se presente en las oficinas al día siguiente (situadas a mas de 400kms). Como le iba fatal intenta retrasarlo pero “el joven ejecutivo con mucho poder hecho a imagen y semejanza de su marca” le dice que lo quiere allí mañana porque se va a China al día siguiente. Allí se presenta un poco mosca para que le digan que de los 20 modelos le van a hacer un pedido de solo 2 modelos, con unas cantidades ridículas y a un precio inferior al ofertado. Mi amigo, cansado de tanta prepotencia le contesta al “joven ejecutivo con…” que no le interesa y que le devuelvan las muestras que se las lleva.

No puedo porque las he mandado a China para que las copien

¿Perdona? ¿estoy escuchando correctamente lo que me estás diciendo?

Sí, es que yo viajo y no quiero llevarme un maletón por lo que las he mandado por adelantado….

¿mis muestras? ¿las has mandado para que las fusilen…? ¿y me lo dices así…?…joder…¿y no se te cae la cara de vergüenza?

También conozco a otro que les vendió una partida de piel para fabricar zapatos; que fabricaron los zapatos y salió mal la producción (según mi amigo por un problema de confección, nada que ver con la piel…). Pues ni cortos, ni perezosos le devolvieron el valor de la piel en zapatos mal confeccionados…imagino que también la fábrica pagaría por lo que, financieramente, sería una operación redonda para “el joven ejecutivo con…” que cumpliría objetivos y sería recompensado.  ¿Y sigues trabajando con ellos? Le pregunté a mi amigo…”pues si…ya me dirás si no a quien vendo”…por cierto, si queréis comprarle botines de piel de mujer os doy el contacto, os las venderá barato…el problema es que todas son del pie izquierdo….

images

Tristes noticias las que sigue habiendo sobre el textil español. He vivido de cerca muchos EREs y muchos cierres de empresa; ayer salió publicado la de Basi/Lacoste y el cierre y despido de la producción en España para trasladarla a Francia. Lástima todas estas noticias…

¿hacia donde vamos?

¿Cuándo dejaremos de caer?

Hong Kong y Camboya, negocios y placer

Hong Kong y Camboya

Llegamos a Hong Kong en el ferry rápido que une el puerto de Nansha en la desembocadura del Rio Perla con la terminal de Koowlon. Durante una hora entera, metidos en la habitual bruma china, recorres instalaciones portuarias y te cruzas con interminables barcos y barcazas que llevan mercancías arriba y abajo con un ritmo frenético. En un área de menos 100kms de costa cruzas 3 o 4 terminales portuarias que están entre las 10 más transitadas del mundo (Hong Kong, Yantian, Chiwan, Shekou, Guangzhou….) ¡Impresionante!

En HK teníamos cena con John Lau, dueño de Cargo Services. Esta es una empresa logística hongkonesa por la que, hace un par de años, el banco HSBC pagó 100M€ por un 10% de su capital, es decir que la valoró en 1000M€. Pues bien, con su dueño, uno de los tipos más ricos de Hong Kong (y eso es ser muy rico) nos había invitado a cenar para seguir hablando del proyecto conjunto de montar CS Logisfashion como una joint venture al 50%.Este tipo se jacta de trabajar 20 horas al día (sólo necesita dormir 4) y doy fe que lo hace; su equipo dice que tiene la costumbre de llamarles en cualquier momento, si bien parece que, adicionalmente a las 4 horas que duerme, de 2 a 6 de la mañana, la franja horaria de 12 a 2 también suele respetarla (qué detalle!).

Durante este viaje me he reunido 3 veces con él, el día que llegué a Shanghai desayunamos en mi hotel a las 7:30 porque tenía que coger un vuelo a las 10; el día en que llegamos a Hong Kong cenamos en un restaurante de marisco junto con mis socios (Carlos y Juan que, como es normal, quedaron muy impresionados de que un personaje así nos dedicara tanto tiempo) y a la mañana siguiente, el día en que nos íbamos. En esta reunión cerramos los términos del acuerdo (creo que muy favorables o interesantes para nosotros) y eso que nosotros acudimos un poco resacosos porque la noche en HK es durilla (Lai Kwai Fong, Dusk till Dawn…). El nos dijo nada más llegar que ese día se había acostado a las 4 trabajando en un tender (le encanta hablar de lo mucho que trabaja y lo poco que duerme); yo me callé pero lo cierto es que ese día había dormido bastante menos que él….

Bueno, sin liar más el tema, esa tarde dejaba a mis compis de Logisfashion que se volvían para España después de la dura semana de trabajo, y me fui para Camboya a conocer la tierra de los jemeres.

Phnom Penh es sorprendente; desde el coqueto aeropuerto de Pochetong que te retrotrae al caos de la evacuación de extranjeros tras la entrada en la ciudad de los Jemeres rojos en 1975, se toma un tuktuk (elemento de transporte habitual que consiste en moto pegada a carricoche) que se inmiscuye en el caos urbano de motos, bicicletas, muchos más tuktuks y, sorprendentemente, Lexus de gama alta (muchísimos…no me preguntéis por qué).

Me alojé en el hotel Pavillion (recomendación del gran viajero Coché). Muy céntrico, agradable, con trato exquisito y barato (indispensable las suites con piscina privada y darse el gustazo de un buen masaje a 35$ la hora). Paula llegó esa misma tarde y nos fuimos a cenar al Malis. Si vais no dejéis de probar las ancas de rana. Otra buena recomendación son los restaurantes de la cadena Friends con su obra social dando empleo a niños de la calle. Otro restaurante de la cadena, el Romdeng tiene como especialidad (y están muy ricas) las famosas “deep fried spiders” o tarántulas fritas; dan asquillo pero están muy ricas ¿no sé si el paso de Paula por el hospital viene de la obligación de haber probado algo que nunca tuvo intención de pedir?

Después de cenar, en el Riverside hay multitud de locales para tomar una copa con vistas gracias a 2 ríos que allí se juntan, el Ton Lep que viene del lago más famoso de Indochina y el gran Mekong.

Respecto al Tonle Sap, el lago que recorre longitudinalmente el país, hay que contar que de la época de lluvias (de junio a noviembre) a la seca (de diciembre a abril) hay una diferencia de caudal que hace que varié de una profundidad de 1 mt a una de 10 en su momento álgido. Esto es debido a que la fuerza de bajada de aguas en el Mekong durante la temporada de lluvias, empuje al Tonle variando su curso y llenando el lago.

En el lago hay mucha pesca lo que lleva a que una gran cantidad de personas se hayan instalado en el mismo y, para evitar desaparecer con este cambio de orillas, viven en poblados flotantes que, lógicamente, suben y bajan según el caudal.

Prometo más sobre Phnom Penh en el próximo post…

Más anécdotas en el Comité de Logis en China ( 2º parte)

Con todo el equipo cenamos  en el Lost Heaven (restaurante de comida Yunanesa que es de los que más  de moda está en Shanghai), no faltó la “copa” y el “puro” en el cocktail bar japo Constellation (que tanto le gusta a Alvaro) y cierre de noche en el Apartment con la presencia estelar de “Massimo Dutti” y su amiga Winnie… prefiero no dar más explicaciones…

El viernes por la mañana, madrugón y a visitar almacenes. La buena organización del equipo de China permitió que cumpliéramos con la agenda del día a la perfección visitando los 3 partners más importantes que tenemos en Shanghai y donde realizamos operaciones para clientes como Geox, Lanvin, Mayoral entre otros. Un gran  equipo y mejor dirección nos están llevando a crecimientos anuales del 20-30%.

Al finalizar el día, nos llegó la noticia de que estábamos en la final del proyecto de Inditex; podéis imaginar el subidón que eso provocó en la tropa….claro que pasar a la final significaba más trabajo durante el fin de semana….pero sarna con gusto no pica.

Si bien la cena en el peruano Chichas no fue la mejor y la cuenta fue un poco clavada (aquí empezaron los recortes en presupuesto dado que nos estábamos pasando del mismo), la postcena en el Velvet cumplió con Pepito Fiestas como maestro de ceremonias. Unos cuantos valientes llegamos al antiguo Mao que ahora se llama Hollywood y que las 2 veces que he ido me ha parecido excesivamente ruidoso….teniendo en cuenta que es una discoteca imagino que el problema es que me vuelvo viejo y prefiero lugares más tranquilos.  Eso si, olé por Miriam y Amalia que aguantaron como campeonas y al día siguiente a las 11 estaban como 2 rosas para la vuelta turística por Shanghai que habíamos organizado.

Otros estuvimos trabajando en el proyecto de Inditex que no se acababa nunca y cerramos la noche en el Bar Rouge que es un clásico por las vistas desde su terraza al Bund; impagables. Eso si, si bien antes me encantaba, ahora se están poniendo un poco tontitos impidiendo la entrada por motivos demasiado subjetivos (impecable en el caso de nuestro IT Manager pero criticable en el caso de nuestro BCN Manager…)

El domingo, tras nueva reunión resacosa con nuestro partner CS para definir como prepararíamos la propuesta final, nos fuimos para el aeropuerto para tomar el vuelo a Shenzhen (ciudad pegada a Hong Kong donde tenemos nuestra oficina). No os aburro con datos de Shenzhen porque ya he hablado de ella en otros post. Como siempre vuelo con retraso de 2 horitas y llegada a mi hotel preferido de China del que también os he hablado pero no puedo dejar de  mencionar la orgía de toros, sombreros cordobeses, trajes de lunares…en definitiva españolidad de esa que tanto le gusta a Rajoy.

Os podéis imaginar que a todos se le caían las lágrimas porque, si bien les advertí, el efecto que produce en un españolito de a pie tamaña barbaridad nacional es interesante de observar.

A todo esto se une que llegamos justitos para disfrutar en el bar Galeón (si, efectivamente, sito en un galeón español plantado en medio de la piscina…) de una jornada de deporte patrio de esa de los que tenemos 40 tacos no disfrutamos de chicos…

Nadal, España-Italia y Fernando Alonso…. ahí es nada y todos unos detrás de otros. A todo esto, grupazo en directo y fuentes de cerveza a gogó….y yo que quería retomar fuerzas esa noche.

El viaje que no fue, ¿y si hubiera llegado a Hong Kong?.

Por la mañana me levanté (básicamente porque sentía un terrible malestar) y me di cuenta que lo que tenía no era una gripe, que estaba mucho más hecho polvo que jamás me hubiera encontrado en mi vida. Con buen criterio, me fui a urgencias y me confirmaron que tenía neumonía…así que ingresado con antibióticos y a ver qué pasa en unos días. La neumonía es una infección en los pulmones por una bacteria (en mi caso la más normalita, neumococo) que normalmente afecta a personas mayores o niños y que en ese caso puede ser muy grave. En mi caso, seguramente la estaba incubando durante la maratón y, después, al estar bajo de defensas, me pegó muy fuerte…Pasé 2 días en la clínica Teknon bien fastidiado y después de convalecencia en casa…

De todas maneras, me quedan 2 conclusiones:

La primera es que menos mal que no me fui a China; el viaje podía haber sido terrible pero no me quiero ni imaginar lo que podía haber ocurrido llegando a Hong Kong; una de las cosas que te hacen en la aduana es la temperatura corporal y yo he sido testigo de un vuelo en el que abrieron las puertas del avión y entraron 3 tíos vestidos de blanco en plan emergencia nuclear y se llevaron a una chica llorando (imagino que habían reportado que tenía fiebre). De la chica nunca más supe (lógicamente pues no la conocía de nada) y siempre ha alimentado en mi cabeza las más truculentas historias sobre lo que los chinos pudieron hacer con ella…Incluso, en la mejor de las soluciones, que me hubieran llevado a un hospital chino, un escalofrío me recorre la espalda…

La segunda es que en la categoría de corredores con neumonía de la maratón de Barcelona 2012, seguramente gané…

Saludos y buen finde.

Hong kong para fanáticos.

Hola, no hace mucho escribí un post sobre Hong Kong, como vengo muy a menudo y es una ciudad que me gusta mucho, en este post pretendo ir a los lugares poco comunes que sólo los fanáticos y no los turistas de 2 días visitarían.
Para empezar diría que, si o si, el que venga a Hong Kong se ha de quedar en Kowloon.  Esto es básicamente porque la vista de la isla de Hong Kong desde Kowloon  es imbatible y los hoteles son algo más baratos que en Central. Sin duda, mis preferidos son el Península (por el toque colonial) y el Intercontinental por las vistas desde su bar. Es verdad que te pegan buenas clavadas pero…no estoy hablando de relación calidad-precio. Si se busca otro hotel (hay opciones más baratas como el otro Intercontinental o el Marco Polo en cualquiera de sus  versiones) siempre se puede ir a tomar una hamburguesa al bar del Intercontinental y disfrutar de la vista (de nuevo, te la cobran en la factura pero…). Si vais sobrados, os recomiendo encarecidamente el Nobu (franquicia del gran cocinero japonés donde trabajó mi cuñadito Gonzalo y que ya tiene 23 restaurantes en todo el mundo), que está también en el Intercontinental, no es barato pero no importa porque a mi “siempre” me invita mi gran microcliente Cristobal…jejeje.
Como sitio muy interesante que acabo de descubrir está el Temple St night market en Mong kok donde se pueden comprar cachivaches curiosos para los niños y cenar muy barato. Por supuesto se ha de subir en el funicular al pico Victoria (es un trayecto que mola mucho).


Otra excursión diferente es ir a comer a la isla de Lamma (el ferry se toma en Central pier y tarda media horita). Se puede comer buen marisco (aunque si os digo la verdad yo me metí en un restaurante chino) y hacer una excursión entre las 2 ciudades de la isla donde no hay coches (el ferry te deja en una y puedes volver desde la otra). En total una horita de trayecto durante el cual se cruza una playa que me habían vendido como paradisiaca y de la cual os ruego opinéis viendo la foto…


saludos

 

Una pequeña guía de Hong Kong y visita a Macao.

La vista del skyline de la isla de HKG (Central) desde el lado de Kowloon es impagable (os aconsejo verlo desde el bar del hotel Intercontinental (os dejo algunas fotos). Para cenar hay gran cantidad de restaurantes de primer nivel (caros) y bares de copas. Mi favorito desde siempre el “Dusk till dawn” (tiene música en directo, pero cuidado con el “garrafón”; hasta la 1 o las 2 de la mañana no se anima). Si duda, una hamburguesa antes en el Delanies, junto con una buena pinta de cerveza Tetleys no es mala opción.

Macao es como Las Vegas para los chinos. Se puede ir en helicóptero desde hong Kong a gastar dinero en los casinos (propiedad de las mismas compañías que en Las Vegas; MGM, Winns…con su Venetian y gondoleros incluidos). Tiene la gracia de la ciudad antigua de estilo portugués y los buenos restaurantes de cocina lusa (ya sabéis, que no solo es bacalhau….).

Saludos

 

Hong Kong.

“Un país, dos sistemas” propugnaba el gobierno chino para favorecer la integración no traumática de la antigua colonia británica y sus habitantes preocupados por lo que se les podía venir encima si la “chinaficación” de Hong Kong se hacía de manera drástica. Y, como suele ocurrir, los chinos lo han conseguido; si bien tanto Hong Kong como Macao pertenecen a “China mainland”, tienen una autonomía prácticamente total y su propia legislación. De hecho, este mismo argumento lo utilizan para intentar convencer de la reintegración de la traviesa Taiwan a la patria china.

Hong Kong se creó como colonia británica a raíz de la I guerra del Opio y se amplió posteriormente a cambio de que tuviera un horizonte temporal (100 años). Finalmente, los británicos la devolvieron a China a finales del siglo XX. Como centro financiero y Zona franca tuvo un desarrollo importante convirtiéndose en el puerto más importante del mundo, así como la puerta de entrada y salida de capitales en China y Asia.

Al ser  zona franca, es un sitio interesante para realizar operaciones logísticas ya que todo es sencillo y barato a nivel aduanero y fiscal. Sin embargo, la alta demanda de almacenes y el poco espacio disponible hace que los precios sean mucho más caros que al otro lado de la frontera. Además los almacenes (en edificios de varios pisos) distan mucho de parecerse a los modernos almacenes logísticos a los que estamos acostumbrados. El personal también es caro y con incrementos inflacionistas similares a los de China. Por tanto, tiene sentido siempre y cuando se trate de operaciones complicadas donde se mezclen muchos orígenes y, sobre todo, muchos clientes en muchos destinos diferentes.

La semana que viene os recomiendo algunos sitios interesantes de Hong Kong y os cuento de Macao..

Buen fin de semana,

Saludos