India más profunda y el Taj Mahal

Qué bárbaro la visión del Taj Mahal cuando cruzas el arco de entrada construido precisamente para eso, para que no tengas visión parcial sino que te lo encuentres “de repente”… y en lo alto, para que destaque sobre todo y sólo el cielo detrás le sirva de marco.

IMG-20141206-WA0003Dicen que cambia de color según la luz del día pues el mármol es de tanta calidad que repele cualquier elemento salvo la luz, y por eso se conserva igual que cuando lo construyó el cuarto emperador mogol en honor a su segunda esposa (de nombre Mahal) para que sirviera de sepulcro poco después de su muerte. Incluso planteó construir al otro lado del río uno muy similar donde reposaría él pero no tuvo mucha suerte ya que su propio hijo lo destronó y le encerró en el fuerte de Agra impidiéndole cumplir su último deseo. Aunque en cierto modo fue condescendiente con su padre porque no es mal sitio para estar encerrado y, por cierto, la vista del Taj Mahal es espectacular desde sus diferentes palacios.

Eso sí, para llegar a Agra, ciudad donde está situado el Taj, desde Delhi hay 2 opciones (contrastes de la India); la nueva Safeway que es una moderna autopista de peaje recién construida por donde apenas pasan coches y por donde se lanzaba en su pequeño bólido nuestro chofer Sij Ranjeeb ( el tema baches no lo tienen muy logrado) y la vetusta autovía por donde volvimos al día siguiente (por cierto también de peaje) donde estuvimos a punto de matarnos en varias ocasiones por: atropello de motoristas que se cruzaban a pesar de nuestra endiablada velocidad (no íbamos a más de 100kms/h pero os aseguro que parecía que íbamos a 200…), baches y badenes puestos para joder, vacas suicidas y, por supuesto la locura de nuestro chofer y de todos aquellos que nos cruzábamos que pensaba que el otro carril es tuyo si tocas el claxon.

IMG-20141206-WA0004Agra no tiene mucho más que el Taj y el fuerte, eso sí, entre el viaje que se hizo eterno (especialmente la salida de Delhi pues decidimos pasarnos por un mall para ver tiendas…tema meramente profesional aseguro), el viaje ya de noche por esos lares donde en cada kilometro hay una sorpresa y la llegada al hotel reservado y pagado por Alvaro donde nuestra habitación no existía y nos pasaron a otro (increíblemente mejor) y blablábla con siempre mucha gente acompañándonos que, como no, esperaban unas rupias. Y al día siguiente lo mismo con el guía que nuestro chofer se empeñó en buscarnos que no llegaba y le dijimos que tirara para el Taj pero este ponía todo tipo de excusas hasta que llegó y luego nos dio la vuelta a hurtadillas porque debía de ser ilegal y tuvo que pagar mordidas y al final nos dijo que no tenía sentido que nos acompañara al Fuerte donde queríamos ir pues se veía mejor solo y cuando salíamos del fuerte nos lo encontramos con otro grupo de turistas…en fin.

IMG-20141206-WA0000Pero lo mejor fue la visita a la cercana ciudad de Fatepuhr Sikri; que en su momento fue capital del rey Mogol Akhbar y construyó tremendo palacios y mezquitas pero que, finalmente se abandonó porque no había agua…¡fallo de cálculos! Aquí batimos el record de guías acompañantes; el primero nos recogió en un parking a un par de kms de la ciudad donde te hacían dejar el coche, negoció la tarifa y nos acompañó a la ciudad donde le dijimos de comer en un sitio que aparecía en la Lonely (comimos bien por 5€ en total e incluso nos planteamos echar una siesta a 5€ la noche en el hotel…Dios mío, había que ver la habitación!). No apto para muchos remilgos.

Mientras comíamos nuestro guía nos dijo que venía su tío que era el experto en el área palaciega de la ciudad para darnos el tour. Así fue, se le veía senior y experto pero ni puta idea de inglés con lo que…estoy medio sordo y me cuesta mucho entender a los indios en inglés…de poco importaba su know how (eso sí espectacular como vivían…ahh y tremendo el cartel de guías autorizados a un precio que era 3 veces más barato que la cantidad hábil y previamente negociada por mi). Luego le dio el relevo a un muchacho que alardeaba de hablar español (como yo indio) que nos dio la vuelta por la mezquita y, como no, nos llevó a una esquina donde sus colegas vendían “artesanía” que hacía su familia y por eso era un chollo. Impresionante como te separaban del grupo al que veían más débil para que no te ampararas en la manada para no comprar…al final acabamos comprando una cosa para poner velas que, por cierto, estaba en todos los puestos del camino de vuelta a un precio mucho más económico.

IMG-20141206-WA0002Aunque el que nos dió una lección fue el chaval que se nos pegó al final. Nos pedía la entrada porque nos explicaba hacía postales con la foto. Alvaro que es agarrado como si fuera catalán (aun siendo de Bilbao) se negaba a dársela. Yo le quise dar 20 rupias para que nos dejara respirar y me dijo que no aceptaba limosnas, que era un business man.

Como no, al final me ganó y le compré unas postales que nunca hubiese adquirido por 100 rupias…y consiguió la entrada de Alvaro, como no podía ser de otra manera…chapeau!!!!

Y llegó el día…#maratónNY

IMG-20141107-WA0017Y llegó el gran día. Tras poco dormir, suena el despertador a las 5am. Me asomo a la ventana y confirmo la predicción de viento huracanado. De hecho era la primera vez que la app del tiempo del iphone me indicaba un símbolo como el de la nubecita soplando (imagino que los windsurferos lo verán de otra manera pero no hay cosa que me desagrade más que el viento).

Para más inri, viento del norte lo que es especialmente jodido por: los 5 puentes que atraviesa la maratón y porque es una maratón que comienza al sur de NYC (en Staten Island) y acaba al norte (en Central Park) por lo que la mayoría del recorrido tienes el viento en contra. Hace 4 años, en mi primera maratón (donde por cierto hice mi mejor marca con 3.10) había llegado a la isla en ferry (que es más coñazo pero también más impresionante cuando pasas por delante de la Estatua de la Libertad). Esta vez tenía que tomar el autobús enfrente de la Biblioteca pública en la Quinta Avenida lo que me daría una horita más de sueño. No quita para que abandonara el hotel con mi disfraz de homeless al que no le faltaba el cartón, la mantita adquirida el día antes en Century 21 por 11$ y todo tipo de ropa de abrigo también adquirido para luego desechar (pantalón de pijama de forro polar (12$), chaqueta cedida por Cristobal de Tokyo (esta me supo mal dejarla), jersey de Tuck de Paula, bufanda regalo de unos reyes antiguos, gorrito de golf…). Claro que también tienes la parte que puedes recuperar pues te dan una bolsita transparente con tu dorsal donde puedes meter una chaqueta, el móvil, la cartera y una camiseta de repuesto que luego te entregan en la meta…42 kms después.

IMG-20141107-WA0011Todo está muy bien organizado, imaginad si no como sería realizar una carrera con más de 50.000 participantes que salen desde un punto remoto para acabar en el centro de la ciudad. Si a esto le añadimos que, por el miedo a un atentado terrorista después de Boston 2013, las medidas de seguridad son extremas, más vale que esté bien organizado; y lo está.

Todo está medido al detalle, la zona donde has de esperar un par de horitas hasta que llega la hora de empezar a quitarte capas, la zona de carpas de desayuno y baños (fundamental), el momento en que has de entregar tu bolsa al camión de UPS, la hora en que ya has de entrar al corral (así se llaman) asignado, el momento en que ya has de quitarte todo lo que quieras donar. Son esas dos horitas cortas las que yo (perro viejo) me tumbo en el cartoncito y me tapo con la mantita a la espera de la salida dando sorbitos a un café calentito. Y menos mal porque la temperatura (4 grados) y el viento, sobre todo el viento, hicieron la espera muy desapacible.

Y llega el momento de la salida. Como no, himno americano a capella a los pies del puente de Verrazzano. Impresionante espectáculo, incluso para los que salimos desde abajo y no vemos a los pros salir disparados a ritmos que seríamos incapaces de mantener ni 500 metros seguidos. Adrenalina a tope, pasas por el detector del chip y suben las pulsaciones. Ya estamos en carrera y me pongo a seguir al grupo de 3:10 (hay pacemakers que marcan el ritmo con un cartelito para el que quiera conseguir una marca determinada). Muy útiles si lo hacen bien y no te meten el cartel en el ojo como ocurrió con el japonés chiquitito que llevaba la que yo seguía. El viento que entra de costado en el puente es bestial tirándonos hacia nuestra derecha. Las bolsas y prendas finales que la gente descarta al iniciar la carrera cruzan el puente como proyectiles hacia el Oceano. Son las primeras 2 millas que se hacen complicadas; se me vuela un imperdible del dorsal que he de llevar sujeto con la mano porque me da miedo que se vuele. Además, bajo el puente, no funciona el gps por lo que es imposible saber el ritmo. Me limito a seguir al pacemaker que tiene grandes problemas para sostener en alto el cartel y que no lleva el ritmo adecuado. Pasamos el km 5 y el que lleva el cartel de 3:15 va por delante nuestro con lo que el japo se pone nervioso y cambia de ritmo. Es pronto para quejarse pero se oye algún gruñido por detrás…

Así seguimos hasta el km 15 donde debía ver a Paula; no la veo pero voy fuerte y casi sin darme cuenta me da la sensación de irme del grupillo lo cual me lleva a pensar que puedo mejorar sensiblemente la marca. En el 20 me vuelven a coger y ya no voy tan sobrado. Son kilómetros complicados con varios puentes mientras se cruza Brooklyn y se llega a Queens. Ya más justito, por el kilometro 25 se cruza el puente de Queensboro para entrar en Manhattan. La primera parte del puente es una subida sostenida en la que me cuesta mantener el ritmo del grupo pero me agarro con las uñas; acostumbrado al ruido del millón de personas que salen a las calles en el Bronx en el puente se respira tranquilidad. Se baja hacia la primera Avenida en fila casi de 1 y, sorpresa al tomar la curva para dejar el puente, el griterío es nuevamente ensordecedor, parece que te animan a ti. Me crezco y aguanto 5 kilometros más con el grupo. Tal vez fui demasiado optimista, en el 30 digo basta (el muro?) y veo como se aleja el cartelito mientras entramos en el Bronx. Mi ritmo ya es muy bajo pero no quiero bajar de 5 minutos kilometro; lo mantengo hasta el 35 ya en la Quinta Avenida con dirección a Central Park. Esos 7 últimos kilómetros se me hacen eternos…me pasa hasta el apuntador. No me siento cansado pero las piernas no me van, siento que me voy a caer en cualquier momento, quiero correr más pero las piernas me duelen demasiado. Se que no voy a mejorar por lo que me dejo ir. Veo a Paula a falta de 3 kilometros y le hago el habitual ya símbolo del pulgar hacia abajo…otra vez pinché. Te dicen que una buena maratón se corre cuando haces la segunda media un poquito más rápido que la primera (sólo un 5% de los hombres y un 8% de las mujeres la hicieron así en 2013). Me arrastro pero todavía paso cadáveres, gente que anda, que estira en los costados…Ya estoy en Central Park y esto está acabado pero hay que sufrir un poco más. Por fin el km 40…South Central Park (impresionante el gentío), últimos metros, intento esprintar (por llamarlo de alguna manera) para, al menos, bajar de 3:20….3:19:46…me duele todo. Miles de voluntarios para atenderte en la meta (en total 12.000 voluntarios que hacen un papel espectacular). Keep walking, keep walking…feeling ok?

Te dan tu medalla con la consiguiente felicidad de la gente; ves caras de alivio, de sufrimiento, de alegría…sigues andando cuando lo que tu cuerpo te pide es tirarte…pero hace frio, mucho más a medida que el sudor se enfría. Te ponen un plástico térmico y sigues andando. Feeling ok? Feeling ok? Pues no, tengo mucho frío…tenemos la warming tent donde entrar en calor. Y que maravilla, era una tienda con la calefacción a tope donde te controlaban como estabas, te medían la tensión, la temperatura, caldito caliente…me puedo dar un masaje?

Of course…y a 2 manos me lo dieron 2 simpáticas señoritas…vamos que no me sacaron de allí ni con agua caliente…

Oncotrail: 100 kilometros por una buena causa

onco trail, carrera solidaria, cancer, girona

Onco trail, carrera solidaria, Girona

Y fue mi buen amigo Xavi el que me embarcó en esta locura; correr 100 kms por equipos por el Empordá para recaudar fondos para las salas de quimio de la provincia de Girona. Ahh, que es por equipos de 6…entonces no es para tanto ¿no?, que va! sólo tienes que correr 64 kms!!!

Ahí es nada…

Bueno, para eso estamos; y yo que nunca había corrido más de una maratón y en asfalto me meto en este follón y a 4 semanas de la maratón de Nueva York, momento en que una ligera sobrecarga podría ser fatal.

A las 7 de la mañana estábamos ya calentando por Palafrugell, lugar de salida y llegada de esta aventura que recorría una buena parte del Camí de Ronda de la Costa Brava y después se metía hacia el interior atravesando Pals y la sierra de Las Gavarres para acabar llegando a Palafrugell por la puerta de atrás. Y teníamos un buen equipo pero, y sobre todo, un gran equipo de asistencia y seguimiento encabezados por la admirable Mercé (que gran chavala y que mérito) y el muy profesional Marcel, en todo momento presto y dispuesto a lo que necesitáramos los corredores.

A las 9 salimos el primer grupo de 4. Cada 10 kms, mas o menos, estaban dispuestos avituallamientos donde era posible cambiar los corredores (equipos de 6 con siempre 4 corriendo). Como no estoy muy acostumbrado a estas distancias se me fue un poco la olla con el ritmo y pasamos el primer avituallamiento (ruta llana y sin mucho calor) en el grupo de cabeza (4 equipos llegamos a la vez) a un ritmo fuerte para lo que quedaba (por debajo de 5 minutos kilómetro).

oncotrailComo es fácil de imaginar, esto lo íbamos a pagar. Tampoco nuestra estrategia fue la idónea, planteando relevos muy largos (yo de hecho debía de correr los primeros 64 kms junto con Santi, 2 hacían los primeros 30 y los últimos y 2, los mejores, hacían los últimos 70). Ya en el primer avituallamiento, cuando agarrábamos el Camí de Ronda desde Platja el Castell, y en la primera rampa fuerte, vimos que los de delante se irían hacia delante y nosotros empezaríamos a sufrir esos primeros 10 kms fuertes. Así, y aunque todavía estábamos fuertes, empezamos a aflojar de manera significativa y a andar en las cuestas…De todas maneras, el magnífico (y escarpado) paisaje; Cap roig, Calella…, el clima todavía suave y alguna bajadita nos permitió mantener un ritmo aceptable llegando al siguiente avituallamiento de Llafranc pletóricos en cuarta posición y  a sólo 10 minutos de los primeros.

Como molan los avituallamientos en este tipo de carreras, allí estaban todos nuestros seguidores (Paula, Anna, Gueorgui y Alex con pancartas animándome) e hizo que nos olvidáramos de que estábamos en plena carrera. Después de una breve parada (eso si mucho más larga que los primeros que casi no paraban porque ya estaban haciendo cambios) seguimos para adelante. La siguiente etapa era dura con una primera subida al faro de Sant Sebastiá que, básicamente y menos mal, anduvimos (yo todavía estaba medio fuerte pero…menos mal que no corrimos en la subida). Aquí nos pasaron un par de equipos que ya no volveríamos a ver por mucho que pensaramos ya os pillaremos más adelante, loquitos…

Escarpadas bajadas y subidas en preciosas calas hasta llegar a Tamariú y empezar la subida más jodida de la carrera hasta Puig Son Rich al que llegamos ya muy justos (km 26) y con más de uno sufriendo por el ritmo y el calor. En ese avituallamiento, primer cambio (Xavi manso (qué bestia) por Carles con una buena pájara). Aquí ya nos vieron con otra cara, eso si, mucho mejor que la llegada a Sa Riera que, por mucho que fuera bajada nos machacó bastante. Aquí, y después de 36 kms y una buena parada (ya daba igual el tiempo porque sufríamos mucho), otro cambio (Xavi que iba sobrado sale y entra Quim). Muy descompensados (2 sobradísimos y Santi y yo sufriendo como perros tiramos para dentro en dirección a Pals). Camino escarpado en el que si yo voy justo, Santi más todavía por lo que, al menos, no tengo todavía la sensación de ir deteniendo demasiado al equipo pero lo cierto es que voy arrastrándome. Para más inri me equivoco en un cruce y obligo al equipo a recorrer 600 o 700 metros más que, especialmente para el pobre Santi es un putadón…

IMG-20141017-WA0015Y llegamos a Pals…yo a mi ritmo (trote cochinero) y el equipo unos metros por detrás con Santi que necesita el cambio. Que grande Jose María allí dándome ánimos y que casi le hacemos correr… (y grande todo el equipo de animadores…que importante en un momento como este). Ya vamos octavos y, joder…he de seguir porque nadie me puede dar el cambio. Intento comer (hay macarrones con aceite que se me cae por todo el brazo generando una sensación bastante desagradable). Bebo…me siento, me levanto…todos me esperan y finalmente digo…cuanto antes acabemos con esto mejor…son 8 kms hasta el siguiente avituallamiento…que recorre el equipo a mi ritmo (joder con Xavi que ha vuelto a entrar y le veo muy fuerte) y sobre las 16.15, sin que nos coja ningún equipo e incluso agarrando a los que nos precedían que andaban vomitando por las esquinas (no todos pero si uno) y tras 7 horas y cuarto caigo derrengado e imploro el cambio.

Creo que me lo he ganado!! Muy bien Juan pero llevas sólo 57 kms…te falta otro relevo al final…

Pues así será…veo en el móvil que en el minuto 15 de partido el Atleti pierde 3-0 en Valencia…vaya por Dios!! Pero allí estaba Paula con su misión (conseguirme hielos para el tobillo; mission accomplished!) y Gueorgui buscando bichos…como no!

Llevame porfa a darme un masaje y comer algo; por lo menos el estómago no me había fallado con tantos geles y barritas energéticas (incluso me había pimplado un ibuprofeno para los calambres). Y tras un descanso y un buen masaje (reparador) a las 8 estaba preparado para el último relevo (el penúltimo del equipo) que era una bajada vertiginosa y a oscuras. Yo jamás había bajado a oscuras y tenía un frontal (tipo minero) bastante cutre que casi no alumbraba y que me llevaba en penumbra siguiendo a Quim que bajaba como una cabra. Si a esto le sumas que las piernas no me iban sobradas…pues pasó lo que tenía que pasar después de un par de sustos…que IMG-20141017-WA0016me calcé una buena hostia que casi me deja fuera de combate. Rodilla maltrecha, un par de heridas en manos y piernas y la cara llena de barro pero como un jabato me levanté y seguí (gracias Xavi Manso por ponerse a mi vera como un perro pastor y alumbrarme el camino…se nota que es mosso de esquadra…que voluntad de servicio al prójimo) y no cejé hasta llegar al último avituallamiento en Vall Llobrega donde Xavi me dio el relevo y salieron como fieras hacia la meta donde llegaron eufóricos tras 13:40 minutos de carrera en décima posición de 55 equipos. Yo sin embargo me fui en la otra dirección; a Vilo a pegarme un bañito caliente que me lo había ganado.

Chapeau por el equipazo!! Todos dentro de sus posibilidades nos dejamos la piel y chapeau por el equipo de seguidores/animadores; todo habría sido imposible sin su aliento.IMG-20141017-WA0017

El argentino de Carcassone

Lo que tiene vivir estos tiempos de radicalización nacionalista es que te permite descubrir cosas nuevas. Mira que tenemos cerca Francia pero mira que la visitamos poco. Yo me tiro todos los fines de semana en el Empordá y habré pasado a Francia 3 o 4 veces en 8 años…

A lo que iba, uno está muy en contra de que te metan en la cabeza odios y fobias y no cree en Dioses omnipotentes ni tampoco en nacionalismos demagógicos (aclaro que me da igual que vengan de Madrid o de Barcelona, el tema de las banderitas y sus discursos anexos me soliviantan hasta el punto de que allí donde esté siempre acabo llevando la contraria a mi interlocutor…quiero pensar que porque soy el único que razona…y razonar al final no está de moda). Es más, me gusta aquello de que el nacionalismo (repito venga de donde venga y dejando claro de antemano que creo que, en este “proceso” los catalanes tiene muchas razones para estar hasta els collons) es el mayor de los fascismos y que todas las grandes guerras se han causado por fanatismos xenófobos, religiosos o ideológicos. Vamos que todo aquello que me meten como dogma de fé, pues no me mola…mmmmh…miento, ¿Cómo he de considerar al Atleti y el Cholismo? Vaya, a lo mejor yo también he pontificado sin demasiada autoridad moral para hacerlo…en fin, que esto es muy complicado y las soluciones que dan los políticos van de mal a peor…

Lo bueno de estos discursos es que como no los pienso mucho me salen redondos…No creo que nadie me quite la razón (¿o si?). Lo cierto es que esto tiene mala pinta y yo aproveché para viajar a Francia y aislarme de tantas verdades absolutas y demagogia barata.

IMG-20140925-WA0005El objetivo del viaje era recorrer el departamento de Midi Pirinées, cruzando el país de los Cátaros hasta llegar a la región vinícola de Burdeos. La primera etapa Carcassone a la que llegamos de noche, cosa esta de agradecer porque las hordas de turistas que la visitan a diario ya han recogido velas a esa hora. Impresiona la Cité fortificada a lo lejos; parece realmente sacada de un cuento de Disney con sus murallas y torres cónicas. Y en lo bueno y en lo malo lo es, ya que tiene un toque artificial, no sólo por las tiendas de souvenirs y los turistas que llenan a diario todos sus rincones y restaurantes, sino también porque es una reconstrucción de la fortaleza medieval que fue realizada por Violet Le Duc en el siglo XIX!. Vamos que es un poco de cartón piedra aunque da el pego. Y ya digo, siempre visitarla por la tarde…sin turistas…

IMG-20140925-WA0008Y fue al día siguiente desayunando, en un sitio muy francés…muy cuco, con todo su glamour, en una patisserie sita en una torre anexa a las murallas. Fue allí donde, sentados en el patio interior, pedimos la típica “formule” francesa de desayuno con tu cestita de pain au chocolat, croissant, baguette con mantequillas y mermelada y café au lait. Allí y no en otro sitio presenciamos la entrada de un grupo que ya de inicio llamaba la atención. Ella, rubia teñida, chabacana y con un perrito que parecía rata, la hija repipi, él, gordo con bermudas, sobrado a lo nuevo rico y con la que, sin duda, era su mamá (vieja y no exenta de mal gusto, con mucho dinero invertido en joyas y peluqueros).

Primer round con la camarera que, muy francesa ella, no se iba a dejar avasallar por semejantes contrincantes. De rasgos orientales (tal vez de familia emigrante vietnamita muchos años ya) pero con actitud de servicio francesa cuando no hablas francés (afortunadamente YO si lo hablo…). Unos llegaron fuerte pidiendo en español lo que querían desayunar (con acento claramente porteño). Otra se mantuvo en sus trece de ponerles las cosas difíciles con cara de culo.

IMG-20140925-WA0004Segundo round; “eso, yo quiero eso!” espetaba el argentino señalando de forma descarada nuestra mesa (yo que tenía posición privilegiada intentaba hacerme el despistado, sobre todo para que no se estableciera ninguna complicidad idiomática entre ambas mesas). No acabé de entender porqué la camarera no les trajo simplemente lo que tomábamos nosotros (que por otra parte era lo que tomaba todo el mundo sentado alrededor). Pero siguió la discusión un buen rato con varios intentos por parte del argentino de que me sumara a su carro (“pucha, no es tan difícil…eso, eso!” y yo mirando al infinito un poco violento…), hasta que ella, airada y con la cabeza bien alta, abandonó el escenario para, al cabo de un buen rato, retornar  con, básicamente, lo mismo que nosotros.

Tercer round: parecía que todo acabaría en una anécdota difícil de novelar pero, un detalle mínimo comparado con la batalla inicial cambió el curso de los acontecimientos. Como en la película de Polanski “Un Dios salvaje”, fue un detalle nimio el que hizo que todo explotara, una gota que colmó el vaso. Y no fue sino que la madre, hasta el momento poco participativa, le pidió a la camarera que el vaso de leche de la niña lo quería caliente (o frío no recuerdo). Doy fe que la forma en que la china cogió el vaso y se lo llevó para calentarlo (o enfriarlo) y sobre todo la cara de desprecio que puso fue para enmarcar pero…cualquiera hubiera pensado “puta ch…que la fo…” y lo hubiera dejado pasar sin embargo algo hizo clic en el cerebro del argentino.

 Fue ese momento en que sin entenderlo muy bien, en una conversación que se ha vuelto tensa, apretamos el botón de no retorno. Probablemente sin razón aparente para ello pero siendo conscientes de que nos hemos subido a un tren que ya no tiene marcha atrás.

Cuarto round “puta china maldormida” (me encantó este último insulto que no había oído nunca y que le iba a la perfección). “vení, vení” y se levantó esperando que toda su familia le siguiera al unísono y dejando las cestas de croissants y baguettes sin tocar en la mesa. Cuando alcanzaba la puerta se dio cuenta que nadie le seguía sino que en su familia se hacían un poco los remolones lo que le hizo darse la vuelta y empezar a conminarles con más fuerza. Esta duda permitió que la china empezara a gritar y se lanzara sobre la puerta para franquearle el paso al grito de “appeler la pólice”. La mamá y la mujer se levantaron (más rápida la mamá que acudió en auxilio de su hijo). La mujer parecía un poco ida, el perrito ladraba (no había dejado de hacerlo) y la china se había hecho fuerte en la puerta estirando los brazos para cubrir el mayor espacio posible y seguía gritando “appeler la pólice”. El dueño, sin entender bien lo que ocurría y sin saber bien como actuar, tenía el teléfono en la mano pero no acababa de tomar una decisión que salvara la situación (hay que pensar que el local estaba lleno de turistas, ahora si interesados en la escena). A todo esto, la niña se puso a llorar “nos van a llevar a la cárcel” sollozaba. El lado tierno del argentino le hizo retroceder y abrazar a la niña. Parecía que se calmaba pero lejos de eso, volvió hacia atrás para fotografiar la mesa “viste, no toqué nada” me decía intentando conseguir un testigo para un futuro juicio al que se veía abocado.

Entonces, y solo entonces, pareció darse cuenta del ridículo de la situación, pero la niña le seguía llorando al oído con lo de la policía y un segundo arrebato le surgió de muy dentro: “puta maldormida” volvió a gritar abalanzándose sobre la camarera que ya había cogido una postura más natural en el marco de la puerta…”tu lo vas a pagar, hiciste llorar a mi hija y lo vas a pagar”. El perro ladrando, la mamá intentando sujetarlo, la hija llorando, el dueño intentando hacerse entender al teléfono con la policía y la china, impidiendo que salieran a la calle y gritando nosequé de los españoles…; tal vez debía de haberle explicado que no eran exactamente españoles pero…estaba disfrutando tanto de la situación que por nada del mundo quería que se acabara!!

IMG-20140925-WA0007PS: lo siento por mis amigos argentinos a los que quiero mucho. No he pretendido dar la imagen de que los argentinos se mueven así por el mundo, podía haber sido murciano, colombiano o uruguayo (coño, a lo mejor era uruguayo; chi lo sa!)

 

Pulque: el muchachero.

Me pillaron por México los fastos previos al día de la Independencia donde se conmemora el famoso grito del cura Hidalgo el 15 de septiembre de 1810 y que acabó con la independencia de México de la “Madre Patria”. Eran otros tiempos y otra España, aunque 200 años después las cosas en España parecen no haber cambiado mucho…y no me meto en ningún jardín pero que ridículos son algunos proclamando los 300 años de opresión de los pueblos ante la indiferencia del mundo civilizado y que gran fábrica de independentistas es el PP…vaya me he metido de lleno en el jarEl grito de Méxicodín y he destrozado todas las flores y algún que otro cactus!

En fin, que la celebración en México, aparte de las fiestas de rigor, tiene su máximo apogeo con el grito que, empezando por el Presidente, y seguido en cada plaza por los gobernadores y presidentes municipales (alcaldes) realizan en la noche del 15 imitando al cura Hidalgo “Viva México y mueran los gachupines!” (entiéndase español por gachupín…). Posteriormente ondean la bandera (siempre descomunal) en un gesto muy patriótico y todo el mundo celebra alborozado…Todo acaba con una monumental fiesta donde corre el tequila a mansalva y siempre se cierra la noche con muchos muertitos fruto del ardor guerrero mezclado con el tequila barato…” Hay gente pa tó!”, que diría aquél.

Pues efectivamente, de nuevo en México con mucha lluvia (por cada extremo el país un huracán…Norbert, Odile…que no dejaban de traer tormentas que convierten a la Ciudad de México en más caótica todavía). A pesar de las inclemencias y de un viaje maratoniano que me hizo pisar varios continentes antes de llegar, fue un viaje muy provechoso.

Con una visita relámpago a Guadalajara donde vamos cada vez mejor y creciendo con nuestro cliente local y varios días en el DF donde también seguimos creciendo. Acabamos de abrir un nuevo almacén de 6.000m2 en el mismo parque donde ya teníamos casi 10.000 y la previsión es llenarlo rápido. A fecha de agosto el crecimiento con respecto a 2013 está por encima del 75% y esperamos nuevas cuentas que estamos a punto de cerrar en breve.

Todo son buenas noticias en México y quiero aprovechar para felicitar al equipo, tanto Logis México el radicado en Guadalajara que se ha tenido que pegar una buena currada con un cliente difícilDavid (el que siempre se mueve y recién papá) y Susi), como el de Cuautitlán (encabezado por Yuri, Erick, Hector, iris, Karla…) y a los desplazados desde España que han tenido un agosto complicado (Gonzalo y Pere).

Chapeau chavales!:))

¿Qué más os cuento? Que no pare la fiesta en el DF! Se nota la alegría en lo difícil que es conseguir mesa en los restaurantes cuando se ponen de moda. Parece que La Unica toma la delantera como el local fresa en Polanco y conseguir mesa en el Central de Santa Fé no es tarea sencilla. Mira que también a alguno se le acaba la estrella y esa sensación me dio el Bar Tomate (sucursal del Grupo Tragaluz) que tiene otros 2 establecimientos en el DF pero que ya no brilla como antes (conseguir mesa sin reserva un jueves por la noche dice mucho de la buena mano de Yuri o poco del local…).

Tenía a la vuelta un viaje complicado, cosas de los billetes económicos que, normalmente me arrepiento de haber adquirido, cuando veo más cerca el momento de viajar. Y es que, si, era barato, pero mi vuelta con Air Canada saliendo el viernes a las 23:55 de México, haciendo escala en Toronto (de 12 horas) y, enlazando con un Toronto-Frankfurt para llegar a Barcelona el domingo a las 9 de la mañana se me empezó a atragantar a partir de que me di cuenta que estaría 2 noches seguidas en el avión. Cuando lo compré debí pensar (o estaría un poco borracho) que así conocería Toronto pero se me fueron quitando las ganas poco a poco. Moví Roma con Santiago para intentar cambiar el vuelo por otro más razonable pero los precios que me daban eran ridículos (cosas de las aerolíneas).

El viajeroAsí las cosas, pedí un taxi para que me condujera desde Logis al aeropuerto para llegar con tiempo y ver si tenía algún chance de cambiarlo in situ. Insistí en que me mandaran una unidad que supiera llegar por la autopista de peaje pues cruzar México un viernes por la tarde puede ser eterno. Parece baladí pero una vez que se abandona la autopista es complicadísimo llegar al aeropuerto que está imbuido entre callejuelas amenazantes en un barrio complicadito.

Cuando veo el taxi, utilitario típico del extrarradio con el cristal roto como una tela de araña y el taxista acorde al modelo de “conductor que no te va a llevar al aeropuerto por la autopista de peaje” y que, posiblemente mejor no hacerlo por el riesgo que corres, doy por perdida cualquier opción de llegar a tiempo para intentar cambiar el vuelo al anterior de Lufthansa que me permitiría llegar el sábado a Barcelona ganando un día en casa.
“¿Pero Vd sabe ir al aeropuerto por la autopista mexiquense?”
Tanto la cara del colega, como la risita de Yuri que me deseó lo mejor y que, por supuesto me dijo que le llamara si tenía algún problema, me quitó las ganas de luchar y acomodarme a la idea de pasar las siguientes 36 horas entre aviones y aeropuertos.
Me dijo que en una hora estaríamos en el aeropuerto, y no sólo lo cumplió, sino que fue una de las horas más amenas pasadas en un “carro”. Si bien al principio respondí con indiferencia (y cierta incredulidad) a sus intentos de entablar una conversación, y a pesar de declararse madridista y seguidor de Chicharito, poco a poco me fue ganando la curiosidad en ese personaje y fui picando el anzuelo. Primero con que si Raul Jiménez era mejor que Chicharito (más que nada por lo malo, malísimo que es este último), que si el Atleti y el Madrid…

Lo de siempre cuando me voy creciendo y trato de hacer apología del colchonerismo hasta que caí en un bucle imposible, me cambió de tercio de manera memorable y sin entender bien porqué, me empezó a contar la historia de su amigo Ramón (vasco él, creo por el acento que ponía) que vino a México hacía ya unos años y trabajaron juntos. Con gracia y desparpajo, me vino a decir que su gran preocupación era dejar preñada a su mujer, con la que no había podido tener hijos. Como era ya madurito (en sus 40…un chaval) quedarse sin descendencia era un trauma que no podría superar (se entiende que ambos). A todo esto, en Cuautitlán, seguía habiendo pulquerías o vendedores ambulantes en burro (hago un inciso para explicar que el pulque es un fermentado de cactus muy apreciado en México y que no se encuentra con facilidad, cuestión de modas). Si señor, el pulque o el “muchachero” como se le conoce por sus habilidades afrodisíacas.
“Esto tengo que probarlo”…me dijo que le comentó su amigo cuando se enteró y así, hasta que volvió a España a reencontrarse con su mujer, día si y día también se bajaba un litro de pulque. Vaya, que cuando hubo de volver, su gran preocupación era como conseguir el pulque en España pues ya se notaba él henchido de facultades varoniles (así me lo definió). Y efectivamente, la historia acaba de manera feliz.

Ramón volvió y dejó preñada inmediatamente a la mujer de gemelos, el taxista fue el padrino de uno de ellos y yo pude cambiar mi vuelo.

Inexmoda y el Foro de Estrategia de América Latina en Bogotá

“Joder….esto es muy profesional!” pensaba momentos antes de tener que subir al escenario mientras escuchaba las ponencias previas.

Me da que lo mío no va a ser muy interesante que se digaIMG-20131110-WA0006 y es que me veía rodeado de un elenco de profesionales de la conferencia, con presentaciones explosivas y dinámicas mientras yo veía que la mía iba a ser un tostón…y las veía todas super amenas sobre aspectos del glamour de la moda muy alejadas de la mía que trataba de la no muy glamourosa cadena de suministro textil.

 Para más inri, cuando voy a subir al escenario me falla el micrófono por lo que me dan uno de mano y ahí me encuentro, ante 300 asistentes con mi micrófono pegado a la cara y otro en la mano sin saber cual funcionaba (si es que alguno lo hacía…). juan

Menos mal que tenía a Carlitos apoyándome al fondo (lejos pero se le veía bien…). Y yo sudando empiezo a soltar chorradas sobre lo que me hubiera gustado dedicarme a la parte bonita de la moda, con sus desfiles y sus fiestas a las que nunca me invitan (salvo los clientes que me deben dinero con lo que acabo pensando que la fiesta la financio yo) y el poco encanto de la logística con sus camiones, almacenes y códigos de barra….y me voy animando y al final no estuvo tan mal (eso si, paseo arriba, paseo abajo…que poco dominio del escenario comparado con el gran Jesus Vega (@jesusvega_) y su empresa sensual (como no Zara…otra vez Zara…con lo que no me pude inventar nada como habitualmente hago en estos caso porque del tema sabía mucho más que yo…). En fin, gente que vive de esto vs el amateur con su presentación “poco fotogénica” y el baile de San Vito.

Eso si, contactos hice y de los buenos, aunque con gente más bien rara que, y esto es cierto, pensaban que estaban ante un gurú de las tendencias de la moda (ya digo que eran raros). Y creo sinceramente que Colombia está en un momento exuberante y puede, sin duda, ser el próximo país al que le llegue su momento (COMO; Colombian Moment)). Y lo digo porque tienen diseño, gente preparada y marcas interesantes que gustan en los países limítrofes. Y allí queremos estar nosotros! Y un Instituto para la exportación de la moda (Inexmoda) que fue quien me invitó y que, a pesar de eso, son buenos, muy buenos….

Aprovechando los buenos contactos de Carlos hicimos visitas interesantes, especialmente una a una empresa que se llama Pepe Ganga (se que el nombre parece de coña pero es un monstruo) y que tienen una bodega (almacén) que podría definirse como el Frankestein de los almacenes…muy mejorable, vaya. Vamos a ver si sale algo de eso y podría ser nuestra cabeza de playa.

Y aprovechamos para hacer una ruta gastronómica por Bogotá (que como digo antes está en pleno apogeo). No perdonamos uno: La Brasserie, Casa, Harry Sasson, Rafael (magnífico peruano)…IMG-20131110-WA0009y dejamos para el fin de semana (junto con MªIsabel, Paula y Jorgito/Paulina recién llegados de México) el imprescindible Andrés carne de res (en el original de Chía, no el que abrieron en Bogotá). Que cara está Bogotá!

Y ya os cuento porque luego nos fuimos para el Amazonas….

Por cierto, a modo de curiosidad, me alojaron en el muy exclusivo Club El Nogal donde, hace justo 10 años, las FARC pusieron una bomba que mató a casi 40 personas…no fue un mal presagio sin embargo!

Por una buena causa … Oncotrail #Girona

 

Mi gran amigo Xavi me ha liado para correr esta bonita iniciativa. Son 100 kms pero es un privilegio poder ayudar a una muy buena causa !!

El objetivo es recaudar fondos para mejorar la calidad de vida de los enfermos de cáncer, especialmente para mejorar y adaptar las salas de quimioterapia de todos los hospitales de la provincia de Girona.

Esta propuesta tiene un cariz absolutamente benéfico y todo el dinero que se recaude será para contribuir a la lucha contra el cáncer.

La carrera se llevará a cabo en el Empordà el 12 y 13 de Octubre y tendrá un recorrido circular de unos 100 kilómetros con llegada y salida en Palafrugell.

Súmate al reto. Allí estaremos corriendo en el Keep Fighting Team.

Más info en Oncotrail

onco

Esta vez si…el Viajero en el mejor restaurante del mundo

Abrí boca el miércoles con la tradicional comida que todos los años tengo con mi buen amigo y cliente (últimamente, desgraciadamente, más lo primero que lo segundo…) Javier Raventós de Pepe Jeans en el Racó de Can Fabes. Con cierta tristeza porque la concertamos días antes de que la familia propietaria comunicara oficialmente el cierre definitivo del Restaurante a partir del próximo 31 de agosto.

Como está situado en Sant Celoni, al lado de mi ofi en Logisfashion Barcelona, es un restaurante al que he acudido en múltiples ocasiones pero, desde la muerte de Santi Santamaría hace ahora 2 años, el negocio ha ido poco a poco degenerando en cuanto a resultados. Todos dicen, y será verdad, que un restaurante como este no puede ser rentable salvo casos paradigmáticos y que, al final, todos viven del negocio que generan las marcas en que se convierten los cocineros. Pues bien, muerto Santi desapareció la marca y con ello fueron desapareciendo los ingresos por licencias, publicaciones, asesoramiento de restaurantes (hay que recordar que bajo su dirección estaban el magnífico Sanceloni de Madrid (el único 2 estrellas de Madrid en esa época), el no tan bueno Evo de Barcelona (con 1 estrella) y un restaurante en Singapur que dirigía la hija y que hubo de volver a tomar los mandos del Fabes a la muerte de su padre.

También me decía al día siguiente Joan Roca que un restaurante es alegría y que el ambiente en el restaurante tiene que ensalzar la fiesta interna que vive el comensal. Nunca el restaurante debe expresar tristeza y, desgraciadamente, la familia no ha podido/sabido desprenderse de la amargura provocada por la temprana pérdida de Santi.

Además de pena, me produce cierto cargo de conciencia que, cada vez que quedo con el bueno de Javier en nuestra comida anual, alguna desgracia se cierne sobre la familia  Santamaría; hace 2 años el mismo día que comimos se murió Santi, el año pasado el día que comimos en el Racó se comunicó de la pérdida de la tercera estrella Michelín del que, por cierto, fue el primer restaurante catalán en tener 3 y, este año, nada más quedar anuncian el cierre (espero que no lean este post porque pienso volver en agosto antes del cierre)  Y lo cierto es que se sigue comiendo igual de bien que siempre; es una comida basada en productos tradicionales, puede ser que no tan vanguardista como otros pero que nunca defrauda; como echaré de menos los raviolis de gambas!!! Qué clásico!!! Además, creo que el anuncio del cierre hace que el restaurante esté más lleno que nunca. A ver si Angels tiene un toque de suerte (que se merece y evitan el cierre…)

Esto fue el preludio de lo que se venía encima la noche del 1 de agosto. Cenando un día en mi casa previo a un Consejo en enero, con Juan Martínez el “Pijo” acordamos reservar y pegarnos un homenaje; lo hicimos para 4 y nos dieron mesa para el 1 de agosto; esto fue antes de que la revista Restaurant nombrara al Celler de Can Roca como el mejor restaurante del mundo superando al Noma de Copenague que lo fue el año pasado y que anteriormente había sido varios años el Bulli.

IMG-20130804-WA0004

Curiosidades de la vida, fue un 1 de agosto de 2003 (hace justo 10 años) que habíamos cenado en éste último (justo el mes que Adriá apareció en la portada del Times y dio oficialmente comienzo a la Bullimanía). Esa vez además de los presentes en esta ocasión, estuvo Carlitos y mi recordado Luchito con Lili (como habría disfrutado esta vez el gran Lu…).

 

Eso si, la que no faltó fue Mariangel jr, la otra vez con meses, esta vez con 10 años…y es que sólo a un tío de Lorca se le ocurre llevar a una niña de 10 años al mejor restaurante del mundo!!!!

Lo primero que sorprende al entrar en el precioso chalecito situado en un barrio marginal de Girona (para más info bucear en el post donde hablaba de los inicios de la familia Roca con el restaurante de la madre Can Roca, por cierto, situado a tiro de piedra) es la recepcionista/telefonista que no hace sino atender llamadas para, de la mejor manera posible, responder a las múltiples llamadas en busca de una mesa y explicarles el revolucionario sistema puesto en marcha desde la avalancha de llamadas provocadas por la nominación del Restaurante number 1. Resulta que, para no tener las reservas por años, abren cada mes la lista para el mes correspondiente del año siguiente y, de esta manera, pueden gestionar la afluencia de una manera más racional. Claro está, no vale con no coger el teléfono, hay que mantener la imagen y eso obliga a tener una persona dedicada. Como nos comentaba Joan Roca, lo que no quieren es morir de éxito….

Y vuelvo a explicar que son 3 hermanos (Joan, Josep y Jordi) que empezaron en el  Restaurante familiar; que son un equipo con las tareas bien diferenciadas; Joan en los fogones, Josep en los vinos y Jordi en los dulces.

En teoría no se puede comer a la carta, sólo hay 2 menús (el clásico de degustación y el festival, con más platos y más innovador) que se pueden degustar con o sin maridaje de vinos.La razón de no haber carta es que la mayoría de clientes son extranjeros y les daba pena lo que pedía algún cliente que, viniendo de tan lejos, con su elección se cargaban la cena. Siguiendo las indicaciones y, como tampoco se va todos los días, optamos por el menú festival…y con maridaje de vinos…tonterías las justas!

El comienzo es espectacular con un aperitivo servido sobre una especie de sombrilla en la que se expresan sabores de 5 países (Japón, China, México, Marruecos y Perú); espectacular el ceviche de este último con un bombón que explota en la boca. Sigue un bonsái de olivo donde cuelgan una aceitunas caramelizadas que se deshacen en la boca. Por no extenderme y destacar algún plato: la Contessa de espárragos blancos y trufa, las gambas a la brasa, jugo de cabeza con algas, agua de mar, quinua y bizcocho de plancton, la cigala al vapor con amontillado presentado sobre una pequeña olla de vapor donde se cuece entre efluvios del vino…

De carne, espectacular el parfait de pichón con cebolla y de pescados el lenguado a la brasa con ajonegro fermentado. Cada plato con su maridaje de vino, haciendo un recorrido por, prácticamente todas las variedades. Me gustaron especialmente un fino de Jérez muy dulce (Equipo Navazos), un Riesling alemán (como veis soy de blancos dulces), un sake muy curioso (Katsuyama) y el Idus de Lluis Llach. Todo lo escribo con el menú delante…como os podeis imaginar…ahh!! y un vino dulce de Alta Alella (los viñedos están pegados a mi casa de Tiana…)

En total 16 platos antes de los postres; ahora me preguntareis por la niña; pues bien, ahí se mantuvo estoica y lo cierto es que se portó muy bien para lo que pudo ser; pidió sólo un plato de lenguado que costó más que mis últimas 20 comidas en restaurantes con menos de 4 comensales, aunque probó todo lo que pudo.IMG-20130804-WA0002

Eso si, entre su plato y el postre ya le advirtieron que, si quería esperarnos…nos faltaban 2 horitas aproximadamente para llegar al mismo…si es que lo que no tiene sentido no tiene sentido…también es verdad que no era mucho mayor que las rusas espectaculares de la mesa de al lado que rodeaban al que, sin duda, era el Paquirrín ruso.

Mención aparte el universo de los postres; ya conocíamos lo que le gusta a Jordi jugar con la representación de perfumes en los sabores de los postres pero lo que más nos sorprendió, sobre todo por la forma de presentarlo, fue el helado de masa madre con pulpa de cacao y lichis salteados que venía sobre la masa madre que, literalmente, respiraba (fijaos que me recordaba al hongo búlgaro que tenía mi madre en casa hace 30 años con el que diariamente obteníamos yogurt y que respiraba y se desarrollaba como un alienígena dentro de un tarro de cristal; alguna que otra pesadilla infantil me produjo).

Saciados, salimos al jardín donde nos fumamos un magnífico 898 de Partagás el Pijo y yo mientras dábamos buena cuenta de los post postres que te presentan en un carrito inspirado en el de la película “Charlie y la fábrica de chocolate”. Aprovechamos para comentar el espectáculo recién degustado y me quedé con una frase de Josep: “un restaurante no te hará rico pero te puede permitir ganarte la vida muy bien si haces las cosas como debes…y algo que debes de hacer es estar al pie del cañón” ¿aviso a navegantes?

IMG-20130804-WA0001(1)

En el restaurante de la Mamá de los dueños del mejor restaurante del mundo

Pues sí, resulta que la historia de los hermanos Roca se fraguó en el restaurante familiar, situado en un barrio humilde gerundense. En la Carretera de Talaiá, muy cerquita de El Celler que, flamantemente según la revista Restaurant, ha desbancado al Noma danés como mejor restaurante del mundo, se encuentra el original Can Roca. Restaurante que fue casa de comidas regentado por la Señora Montse, mamá ésta cuyos 3 vástagos fundaron en el mismo edificio el primer Celler de Can Roca. Como bien sabemos ahora, uno de los hermanos se dedica a los fogones, otro a los postres y el tercero a los vinos (parece mentira tanta sincronización aunque el de los vinos es el que yo siempre hubiese querido ser…no os parece como el más fácil y agradecido? Es como el que toca el bajo en una banda de Rock…) Allí estuvo el Celler hasta el 2007 que, ya creo con la segunda estrella Michelin, se trasladó a la nueva ubicación 100 metros calle abajo. Después todos conocemos la historia (tercera estrella, quinto del mundo, segundo y, desde hace un par de semanas, mejor restaurante del mundo) pero me voy a centrar a la visita que hice al original can Roca.

No os penséis que vais a encontrar un ápice de la sofisticación del Celler; que va! Aquí es donde comen habitualmente los hermanos y, parece ser que lo que buscan en la cocina de mamá es poca tontería y muchos sabores de siempre, tradicionales de la tierra.

Realmente es un bar de menú (a 10€ con vino de la casa y postre…) pero con una lista de espera propia del que quiere comer en la casa donde aprendieron a cocinar los mejores cocineros del mundo.

IMG_0808Aquí me fui con mi buen amigo Carlos Gil que, si no comía en el restaurante de Montse le daba un mal.

Tuvimos que reservar con antelación y esperar un ratito…se juntaba que era “temps de flors” en Girona (una especie de patios de Córdoba que engalana las calles de Girona de composiciones florales durante toda la semana).

Y es que Girona está de moda…el Celler, el AVE que ya llega, el equipo de futbol en primera?… Y recordé cuando comí aquí por primera vez, creo que en una comida de navidad de Logis de allá por el 2006, y como me extrañé que la siguiente vez que estuve en el Celler, yo creo que un Sant Joan de hace 3 años, pensando que no me acordaba de nada del lugar… Como dije, el menú era básico; te reciben con una ensalada que no aparecerá en ningún libro guiness, unos fideos a la cazuela, mongetas con butifarra de perol de primero y de segundo unos sabrosos peus de porc, pescado frito con calamares…y de postre crema catalana (cremada o no). Café y vino de la casa por 10€…Lo más destacable es, que si te pones pesado, y mi amigo lo puede ser y mucho con su gracia mexicana, puedes conseguir reserva en el Celler convenciendo a Miguel (que no es la alegría de la huerta…) a 6 meses vista o, por lo menos, eso esperamos para que el tour del chupe sea exitoso. IMG_0809

Yo tengo mesa para el 2 de agosto con D. Juan Martínez y familia (yupi!!!!)

 

Si vais a Girona, que tiene mucho que ver (Catedral, barrio judío, ribera del río Onyar con sus casitas pintadas…) no dejéis de comer en otro gran restaurante; el Massana, más clásico que el Celler pero sobrado de calidad (delicioso el carpaccio de ceps con trufa y el rabo de toro…se me hace la boca agua…). Además Girona, perfectamente ahora comunicada con el Ave (3.30 desde Madrid y 50 minutos a BCN) es punto de partida para magníficas excursiones por la Costa Brava; de una de ellas, Cadaqués y Port Lligat, os hablaré en breve….

La dura vida del proveedor textil

Llevo un tiempo pensando en preparar un post sobre los proveedores de los “gigantes de la moda”. Siempre hablamos de estos últimos como historias de éxito y siempre se nos olvida reconocer la labor de los sufridos proveedores que tienen que seguir el ritmo de los grandes sin que nunca se les reconozca su porción en el éxito global y, desde luego, sin participar, ni de lejos, en los golosos beneficios.

Creo que es justo que este post vaya dedicado a los esforzados proveedores.  Y lo voy a hacer apoyándome en un par de anécdotas que me han contado en los últimos días amigos/clientes que, por otro lado, son proveedores de los grandes. Si bien, estos grandes, incrementan sus beneficios año a año haciendo las cosas muy bien, los proveedores dedican el día a día a tratar de seguirles, muchas veces con la lengua fuera, sin capacidad alguna de financiación, sometidos a decisiones discrecionales en forma de millonarios cargos por pequeños problemas, tratando con jóvenes ejecutivos robotizados cuyos objetivos son sagrados “caiga quien caiga” y cansados de que sus diseños sean fusilados a la primera de cambio para ahorrar un puñado de céntimos.

Como decía, me voy a apoyar en un par de anécdotas; una me la contaba ayer un buen amigo proveedor de éstos sobre el riesgo que tiene cuando les presenta muestrarios. Hasta 20 modelos presentó para la campaña de invierno esperando que le hicieran una buena compra que le permitiera, si no ganar dinero, si generar volumen para conseguir mejores precios en sus fábricas. Claro que era consciente del riesgo pero es un “lo tomas o lo dejas”; muestra que entra en nuestras oficinas, muestra que se queda…. Al cabo de un par de semana, estando en su ciudad de origen en plenas fiestas navideñas, le llaman para que se presente en las oficinas al día siguiente (situadas a mas de 400kms). Como le iba fatal intenta retrasarlo pero “el joven ejecutivo con mucho poder hecho a imagen y semejanza de su marca” le dice que lo quiere allí mañana porque se va a China al día siguiente. Allí se presenta un poco mosca para que le digan que de los 20 modelos le van a hacer un pedido de solo 2 modelos, con unas cantidades ridículas y a un precio inferior al ofertado. Mi amigo, cansado de tanta prepotencia le contesta al “joven ejecutivo con…” que no le interesa y que le devuelvan las muestras que se las lleva.

No puedo porque las he mandado a China para que las copien

¿Perdona? ¿estoy escuchando correctamente lo que me estás diciendo?

Sí, es que yo viajo y no quiero llevarme un maletón por lo que las he mandado por adelantado….

¿mis muestras? ¿las has mandado para que las fusilen…? ¿y me lo dices así…?…joder…¿y no se te cae la cara de vergüenza?

También conozco a otro que les vendió una partida de piel para fabricar zapatos; que fabricaron los zapatos y salió mal la producción (según mi amigo por un problema de confección, nada que ver con la piel…). Pues ni cortos, ni perezosos le devolvieron el valor de la piel en zapatos mal confeccionados…imagino que también la fábrica pagaría por lo que, financieramente, sería una operación redonda para “el joven ejecutivo con…” que cumpliría objetivos y sería recompensado.  ¿Y sigues trabajando con ellos? Le pregunté a mi amigo…”pues si…ya me dirás si no a quien vendo”…por cierto, si queréis comprarle botines de piel de mujer os doy el contacto, os las venderá barato…el problema es que todas son del pie izquierdo….

images

Tristes noticias las que sigue habiendo sobre el textil español. He vivido de cerca muchos EREs y muchos cierres de empresa; ayer salió publicado la de Basi/Lacoste y el cierre y despido de la producción en España para trasladarla a Francia. Lástima todas estas noticias…

¿hacia donde vamos?

¿Cuándo dejaremos de caer?